Balance de muertos por Ébola subió a casi siete mil: OMS

Los últimos datos de fallecimientos por el virus en África Occidental superan por más de 1,200 el balance que dio a conocer la Organización Mundial de la Salud el miércoles pasado.
El presidente de Francia, Francois Hollande (c) saluda a la multitud en Dakar, Senegal
El presidente de Francia, Francois Hollande (c) saluda a la multitud en Dakar, Senegal (AFP)

Ginebra, Bamako

Cerca de siete mil personas murieron víctimas de ébola en África occidental, según las últimas cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que superan por más de 1,200 el balance anterior dado a conocer el miércoles pasado.

Según los datos de la OMS hasta la noche del viernes, el número de infectados con Ébola es de 16,169 y de ellos murieron 6,928 en los tres países más afectados: Sierra Leona, Guinea y Liberia. Este nuevo balance probablemente incluye casos que no habían sido informados anteriormente.

El miércoles se había difundido un balance de 5,674 muertos en los tres países, con quince muertos adicionales en otros países. La OMS no explicó el súbito aumento de los muertos, especialmente en Liberia, pero el nuevo balance incluye caos no reportados con anterioridad.

Debido a la dificultad para recolectar datos y teniendo en cuenta el nivel de fatalidad de esta epidemia, calculada en 70%, la agencia había indicado antes que había más muertos de los registrados.

El balance de muertos por ébola ha aumentado considerablemente en Liberia, pese a que los observadores habían indicado que el avance del virus en ese país había disminuido en las últimas semanas.

Sin embargo, Liberia es el país con más nuevos muertos, ahora con 4,181 decesos de un total de 7,244 casos. El miércoles pasado el balance era de 3,016 muertos de un total de 7,168 casos.

Sierra Leona, donde según la OMS el virus experimenta un rápido avance en varias partes del país, tiene ahora un balance de 1,461 muertos de un total de 6,802 casos, mientras el 26 de noviembre pasado tenía 1,398 muertos de un total de 6,599 casos.

Guinea, donde la epidemia se inició hace casi un año, registra ahora 1,284 muertos de un total de 2,123 casos. Dos días antes eran 1,260 muertos y 2,134 casos. La OMS no suministró una actualización de los datos en otros países afectados.

En la actualización previa, la institución había informado que Mali, el país más recientemente afectado por el virus de Ébola en la región, registra ocho casos confirmados, seis de los cuales murieron.

Nigeria, con siete muertes por Ébola, y Senegal, que solo tiene un caso, no han registrado nuevos casos desde hace 57 días. Ambos países han sido declarados sin ébola. Se han registrado cuatro casos de ébola en Estados Unidos, uno de los cuales fatal.

También hubo un caso confirmado en España, una enfermera que se recuperó. El ébola, considerado el más mortífero de los virus conocidos, se contagia por contacto con fluidos corporales de una persona afectada que tenga síntomas como fiebre y vómitos. Los trabajadores de la salud son los más expuestos, con un balance de 340 muertos de un total de 592 casos.

Se agrava caso en Italia

De otra parte, el estado de salud del doctor italiano contagiado con el virus de Ébola en Sierra Leona se ha agravado desde el viernes, aunque el paciente no sufre ninguna hemorragia, indicó el sábado un nuevo parte médico.

"Desde el 28 de noviembre el paciente sufrió un agravamiento progresivo. Empezó a tener problemas gastrointestinales (náuseas, vómitos y diarrea). Tiene fiebre alta, actualmente superior a los 39ºC", indicó un comunicado del Instituto nacional Lazzaro Spallanzani en Roma, una de las dos únicas instituciones italianas equipadas para tratar casos de ébola.

El comunicado precisa sin embargo que no se registró ningún signo de hemorragia. Primer italiano contagiado con el virus del Ébola, el médico fue repatriado el martes de Sierra Leona a bordo de un avión militar medicalizado. De 50 años de edad, el médico trabajaba para la ONG italiana Emergency en un centro para enfermos de ébola en Lakka, con otros 25 italianos.

Desde su retorno a Roma y su hospitalización, su estado de salud ha mostrado altibajos. En Mali, un paciente contagiado del virus del ébola en Mali ha sido declarado oficialmente curado, según anunció hoy en una conferencia de prensa el ministro de Salud, Ousmane Koné, y el Representante Especial de la ONU para el ébola en Mali, Ibrahim Socé Fall.

El paciente entró en contacto con una persona infectada el 12 de noviembre y exactamente una semana más tarde presentó los primeros síntomas del virus; un día después, el 20, fue ingresado en el Centro de tratamiento contra el ébola.

La noticia constituye una señal de esperanza en Mali, donde hace dos semanas la enfermedad parecía fuera de control con el contagio de varias personas en muy pocos días, principalmente debido al foco de un anciano imán llegado de Guinea Conakry que falleció en un hospital sin ser diagnosticado, y luego lavado, amortajado y velado en una mezquita sin ninguna medida de protección.

Hasta el momento ha habido seis muertos en el país, de los que cinco tenían relación con el anciano imán. Además hay 285 personas que han tenido contacto con alguno de los infectados y que están en observación.

Hollande sigue su gira

Mientras, el presidente francés François Hollande expresó el viernes la solidaridad de su país con Guinea, inmersa en una lucha contra el ébola, en la primera visita de un mandatario no africano a uno de los tres países más afectados por la epidemia. "Tenemos el deber de apoyarlos" en "la prueba que atraviesa su país", declaró Hollande, que se dirigió luego a Dakar para asistir el fin de semana a la decimoquinta cumbre de la Francofonía.

"Estamos juntos en esta lucha", añadió Hollande, dándole las gracias a Guinea, "cuyo esfuerzo de prevención y vigilancia evita que el mundo entero y, por tanto, Europa y Francia resulten contaminados por ese virus terrible". "En Dakar, haré un llamamiento a la movilización internacional. Pero Francia debe dar el ejemplo", aseguró Hollande, en la primera visita de un presidente francés desde 1999, recordando que su país aportó unos 110 millones de euros -137 millones de dólares- en la lucha contra la epidemia.

"Para el pueblo de Guinea, la llegada del presidente Hollande es un símbolo muy grande. Si el presidente de un país tan importante como Francia viene a Guinea, significa que todo el mundo puede venir a Guinea", celebró el presidente guineano, Alpha Condé. "Es incluso más importante que la ayuda que nos aporta en el plano médico", consideró.

Hollande visitó el hospital de Donka en Conakry donde, ante una hilera de trabajadores sanitarios, bordeó el campamento de Médicos Sin Fronteras, una ONG que está en primera línea en la lucha contra el ébola. Los dos jefes de Estado, así como sus acompañantes, tuvieron que lavarse las manos y tomarse la temperatura antes de entrar al hospital.

El mandatario francés también firmará un acuerdo de cooperación para crear un Instituto Pasteur en la capital guineana para finales de 2016. El centro se centrará en "las enfermedades con alto potencial epidémico, responsables de varios episodios graves y severos en Guinea durante los últimos años", indicó el director del Instituto Pasteur, Christian Bréchot.

La epidemia causó 5,689 muertos entre los 15,935 casos registrados en casi un año, sobre todo en Liberia, Sierra Leona y Guinea, donde se declaró en diciembre de 2013, según el último balance de la Organización Mundial de la Salud (OMS) del 23 de noviembre. En Guinea murieron 1,260 personas entre los 2,134 infectados.

La lucha contra el virus avanza, sin embargo, y se consiguió un menor ritmo de propagación, en particular en Guinea y en Liberia. En Malí, el último país afectado, se anunció el viernes que una persona enferma de ébola fue tratada con éxito y es el primer caso de curación en el país. Las nuevas pruebas de detección de la enfermedad en 15 minutos, entre ellas una elaborada por el Instituto Pasteur de Dakar, se probarán en Conakry.

La visita de Hollande a Guinea avivó las tensiones políticas en esta antigua colonia francesa. La oposición denunció, en una carta para el presidente francés, "una democracia de fachada", acusando a Condé de "rechazar el diálogo". En 2015 se celebrarán elecciones presidenciales, al término del mandato del presidente Condé, en el poder desde 2010.

Este antiguo opositor es el primer jefe de Estado elegido democráticamente en Guinea. El país obtuvo su independencia en 1958, y, desde entonces, ha sido dirigido por varios poderes dictatoriales.