Bachelet reasume el poder con reclamo de reformas

La presidenta socialista electa, que gobernó Chile de 2006 a 2010, prometió una grantransformación educativa, exigida por estudiantes, y cambiar la Constitución de la dictadura.
Bachelet, junto al presidente uruguayo, fue la primera presidenta de Chile y la primera mujer en ser reelecta.
Bachelet, junto al presidente uruguayo, fue la primera presidenta de Chile y la primera mujer en ser reelecta. (Reuters)

Santiago

Cuando el empresario derechista Sebastián Piñera le entregue hoy el mando de Chile a la socialista Michelle Bachelet revivirá una ceremonia que ambos protagonizaron hace cuatro años, cuando fue ella quien le entregó la banda presidencial.

Piñera, un multimillonario empresario que en 2010 acabó con dos décadas de gobiernos de izquierda en Chile, deja el gobierno con una aprobación en alza, que llegó a 50 por ciento, y su convicción de entregar un país "a las puertas del desarrollo", además de marcar un hito en lo político al conminar a la derecha chilena a romper sus lazos con la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

Fue durante la conmemoración de los 40 años del golpe de Estado que derrocó al socialista Salvador Allende, en septiembre pasado, que Piñera trazó una línea divisoria con la derecha más conservadora, tras calificar de "cómplices pasivos" a quienes guardaron silencio ante las violaciones de los derechos humanos bajo Pinochet.

También ordenó el cierre de una cárcel especial donde cumplían condena con ciertos privilegios 10 de los más cruentos represores, un paso que ninguno de sus antecesores de centroizquierda se atrevió a dar.

Altas expectativas

En tanto, Bachelet asume su segundo mandato a contrarreloj, en su carrera por derrotar una alta desigualdad mediante profundas reformas que los chilenos aguardan con altas expectativas.

En los primeros 100 días pretende concretar 50 medidas, entre ellas enviar al Congreso una gran reforma educativa y una tributaria a fin de recaudar 8 mil 200 millones de dólares (3% del PIB). También quiere delinear las bases del cambio a la Constitución, herencia de la larga dictadura.

Pero es en la reforma educacional donde miles de familias y estudiantes, que no tienen hoy la opción de estudiar gratis en la universidad o deben pagar altísimos aranceles, tienen cifradas sus mayores expectativas. Desde 2011, miles de estudiantes han exigido en las calles educación pública, gratuita y de calidad para acabar con el costoso y segregado sistema legado por Pinochet.

Pediatra, separada y madre de tres hijos, Bachelet (62 años) se convirtió en 2006 en la primera mujer en ocupar la presidencia de Chile y también en la primera en resultar reelecta al imponerse en segunda vuelta a la derechista Evelyn Matthei, con 62% de votos.

Hoy será investida en una solemne ceremonia en el Congreso a la que asistirán presidentes de la región, entre ellos el mexicano Enrique Peña Nieto, José Mujica de Uruguay, Cristina Kirchner, de Argentina y Nicolás Maduro de Venezuela, además del vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden.

En Santiago, Maduro se topará con Biden, quien el domingo calificó de "alarmante" la situación en su país, lo que fue considerado como una "agresión" por ártede Maduro. Mañana en Santiago, los cancilleres de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) se reunirán para abordar el tema de Venezuela.

También en Chile el influyente movimiento estudiantil mira con lupa cada paso de Bachelet. Ya antes de asumir, los jóvenes lograron la renuncia de la viceministra de Educación, Claudia Peirano, contraria a la gratuidad universal y anunciaron que seguirán con sus protestas.

Las altas expectativas ante el contundente triunfo de Bachelet en las urnas son también, para analistas, su principal escollo.

Piñera deja a Bachelet logros importantes, por ejemplo la casi completa reconstrucción del país tras el terremoto de 8.8 grados, seguido de un tsunami, que azotó Chile 12 días antes de que asumiera, con saldo de 500 muertos y 30 mil millones de dólares en daños.

En cifras, Piñera mantuvo un crecimiento promedio de 4.5 a 5.4%, se crearon casi un millón de empleos, con 3% de inflación y alza del ingreso per cápita de 15 mil a 20 mil dólares. Tras lograr un pico de popularidad de 63% con el exitoso rescate de los 33 mineros de Atacama, Piñera debió lidiar después con las protestas estudiantiles.

Ayer, Piñera se reunió con Joe Biden quien dijo que la democracia en Chile "nos enseña que el pragmatismo, no la ideología, es el secreto para el éxito".