Celebra Bachelet aniversario de la Independencia de Chile

La mandataria encabezó el tradicional Te Deum de Acción de Gracias en la Catedral Metropolitana.

Chile

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, junto a su gabinete ministerial, encabezó el tradicional Te Deum de Acción de Gracias en la Catedral Metropolitana.

Este acto se celebra en Chile desde 1811 para conmemorar el primer aniversario de la Primera Junta Nacional de Gobierno y que tiene un carácter ecuménico, con la presencia de representantes de numerosos credos religiosos, incluidos judíos y musulmanes.

Por la tarde, Bachelet asistirá a la también tradicional gala del Teatro Municipal de Santiago, que este año ya no consistirá en la representación de una ópera, sino en un concierto sinfónico-coral con una selección de obras de Luis Advis, Alfonso Leng, Sebastián Errázuriz, Vicente Bianchi, Enrique Soro, Jorge Arriagada y Sergio Ortega, entre otros autores chilenos.

Las fiestas patrias chilenas comenzaron ayer con sus tradicionales fondas y ramadas, que son sinónimo de empanadas y cuecas, de chichas y choripanes, una celebración de grandes excesos que este año serán frenados con medidas de seguridad más restrictivas.

El 18 de septiembre se recuerda la instauración, en 1810, de la primera Junta de Gobierno, que dio inicio al proceso de independencia de la Corona de España y que culminó en 1818, mientras que el día 19 se celebra el Día de las Glorias del Ejército.

Bajo este pretexto histórico, ayer se inauguró la Gran Fonda Oficial, en el Parque O'Higgins en la capital chilena, donde la presidenta Michelle Bachelet acudió como es tradición a compartir y bailar cueca.

"Hoy que celebramos los primeros pasos de nuestra Independencia podemos sentirnos orgullosos de nuestra herencia, de nuestra historia y de la nación que hemos construido juntos", señaló la mandataria en un breve discurso antes de bailar un pie de cueca (baile nacional) con su hijo Sebastián Dávalos.

Una fiesta que mantiene algunas rutinas, como el masivo éxodo de vehículos de la capital que este año se estima en 390 mil coches, y que trae algunas novedades en el ámbito de la seguridad y el control ciudadano

El centro neurálgico del evento son las fondas y ramadas, locales levantados para la ocasión donde se sirven abundantes asados, cañas (vasos grandes) de chicha (bebida obtenida mediante la fermentación de la uva) y mucho pisco (destilado de uva).

En el sísmico país austral no faltan tampoco durante las fiestas los populares "terremotos", potentes combinados elaborados con vino blanco "pipeño", fernet y helado de piña,que en grandes cantidades produce a los valientes una sensación de inestabilidad similar al temblor de tierra.

Entre la variopinta oferta establecimientos se encuentra la "Fonda Hereje", fundada por la Sociedad Atea de Chile, que ofrece con humor a los visitantes choripanes talibanes, rabinos tintos y blancos o terremotos-apocalipsis.

No abrirá por primera vez desde su creación la exitosa "Yein Fonda", fundada en 1996 por el grupo musical chileno Los Tres, lo que coincide con la retirada de la presentación de Chico Trujillo, la más famosa banda de ritmos tropicales de Chile, en el centro de eventos Chimkowe por motivos de agenda.

Entre los actos oficiales, este miércoles la presidenta promulgó una ley que instaura la "rayuela" (competición con pesados tejos que hasta ahora reinaba sólo en quintas de recreo, chicherías y otros tugurios y que parte de la sociedad consideraba "de rotos y borrachos") como deporte nacional.

Una amalgama de posibilidades de celebración que se extienden desde el árido desierto de Atacama a las frías tierras del sur de Chile, pero en esta ocasión con una mayor vigilancia a los excesos.