Bachelet se salva de "bomba de pintura" en su cierre de campaña en el sur

La candidata a la presidencia de Chile por Nueva Mayoría leía un discurso en La Araucanía cuando un proyectil, lanzado por familiares de un joven mapuche asesinado por un policía, cruzó el ...
Bachelet (c) recorre la comuna de Lo Espejo en el camión de campaña "Bachemovil" hoy en las afueras de Santiago
Bachelet (c) recorre la comuna de Lo Espejo en el camión de campaña "Bachemovil" hoy en las afueras de Santiago (EFE)

Santiago

La candidata a las elecciones presidenciales de la opositora Nueva Mayoría, Michelle Bachelet, fue atacada hoy con una "bomba" de pintura mientras leía un discurso de cierre de campaña en la zona de La Araucanía, situada a unos 600 kilómetros al sur de Santiago. Afortunadamente para la postulante, favorita en los sondeos para ganar en primera vuelta los comicios del próximo domingo, el proyectil cruzó el escenario de extremo a extremo e impactó a un vehículo que se encontraba a un costado del proscenio.

Según Carabineros (Policía militarizada), el ataque fue realizado por la familia del joven mapuche Matías Catrileo, asesinado por un funcionario policial en 2008, quienes increparon a la candidata y luego procedieron a lanzar la pintura.

Junto a varios comuneros indígenas se encontraban Mónica Quezada y Catalina Catrileo, madre y hermana de Matías, respectivamente, quienes después de la agresión fueron golpeadas por los adherentes de la ex presidenta, refriega en la que la primera perdió una pieza dental. Los manifestantes mapuches responsabilizan a la ex mandataria por la muerte del comunero mapuche que ocurrió durante su mandato (2006-2010).

Matías Catrileo era un estudiante universitario mapuche que recibió un balazo mortal en la espalda el 3 de enero de 2008, mientras participaba en una toma de una hacienda agrícola que estaba defendida por personal del Grupo de Operaciones Policiales Especiales (GOPE), de Carabineros. El predio, que rodeaba la comunidad Llupeco Vilcún, en el municipio de Vilcún, estaba custodiado desde 2001 por Carabineros dentro de lo que los mapuches llaman la "militarización de La Araucanía".

Catrileo tenía 22 años y cursaba cuarto año de la carrera de Agronomía en la Universidad de La Frontera, en la ciudad de Temuco. El autor material, el cabo Walter Ramírez, fue condenado en 2011 a tres años de libertad vigilada y Carabineros le permitió continuar en la institución policial, sin embargo el pasado 18 de enero fue dado de baja por la institución.

Bachelet, favorita para ganar las elecciones chilenas del próximo domingo, en las que también se renuevan la Cámara de Diputados y parte del Senado, no se quiso referir al incidente de hoy. Mientras, la temperatura de la campaña electoral chilena aumentó al entrar hoy en su recta final antes de las elecciones del próximo domingo, con fuertes críticas de la derecha gobernante contra Bachelet.

Su principal contrincante, la oficialista y ex ministra del Trabajo Evelyn Matthei, cuestionó el alto gasto electoral de Bachelet, asegurando que bordea el límite legal y que ha recibido financiación de los empresarios. Sin embargo, Osvaldo Andrade, presidente del Partido Socialista, al que Bachelet pertenece, refutó hoy las críticas de Matthei y aseguró que son parte de "la desesperación de una candidatura que no prendió".

El dirigente argumentó que los fondos que sustentan la campaña de Bachelet provienen de créditos financieros solicitados por la propia candidata y su partido. Bachelet se ha empinado en las encuestas con amplia ventaja sobre Matthei y otros siete candidatos que postulan a la Presidencia. Los últimos sondeos han sugerido incluso que la ex presidenta, que gobernó Chile entre 2006 y 2010, podría imponerse en primera vuelta y obtener una mayoría parlamentaria.

Sobre esa base, el oficialismo ha endurecido su discurso y ha dicho que las propuestas de Bachelet de reformar la Constitución aprobada bajo la dictadura de Augusto Pinochet, garantizar educación gratuita universal y elevar los impuestos a las empresas echarán por tierra los avances económicos alcanzados por el país en las últimas décadas.

"Si vence Bachelet, se puede imponer un giro a la izquierda demasiado brusco para un país moderado como Chile", aseveró el jefe de campaña de Matthei, Joaquín Lavín. Los partidarios de Bachelet han calificado las acusaciones de la derecha como una simple "campaña del terror", que no tiene sustento en la realidad.

Pero más allá de los dardos de lado y lado, los candidatos en carrera, que realizarán durante la semana sus cierres de campaña, han coincidido en llamar a la población a concurrir a las urnas el domingo para evitar una alta abstención, como la registrada en los comicios municipales de octubre de 2012, cuando se estrenó en Chile el voto voluntario.

Particularmente la derecha, que teme una escasa participación de sus adherentes por el mal posicionamiento de Matthei en las encuestas y los constantes roces que han tenido los dos partidos del pacto oficialista, ha redoblado sus esfuerzos por atraer votantes.

El vicepresidente de Renovación Nacional (RN), uno de los partidos de la alianza de derecha, Mario Desbordes, hizo incluso un llamado a la "familia militar" para que "entregue sus votos a la candidata Eveleyn Matthei", hija de un general en retiro que integró la junta militar en tiempos de Pinochet.

Los analistas coinciden en que si los resultados que obtenga el oficialismo, tanto en la elección presidencial como en las parlamentarias, son muy magros, la derecha podría ahondar la crisis en que se encuentra sumida y que se reflejó en el sucesivo cambio de candidatos presidenciales, hasta que Matthei fue proclamada en agosto.

El propio presidente de RN, Carlos Larraín, declaró este lunes que "fue un error" de la Unión Demócrata Independiente (UDI), el partido de Matthei, declinar la postulación del primer abanderado del sector, el ex ministro de Obras Públicas Laurence Golborne, tras un fallo judicial que lo vinculó con cobros abusivos por parte de una empresa minorista de la que antes fue gerente.

Golborne entregó el testigo a Pablo Longueira, exministro de Economía, que el 30 de junio se impuso en las primarias del sector sobre el candidato de RN, el exministro de Defensa Andrés Allamand, pero unos días después abandonó la candidatura a causa de una depresión. En medio de una fuerte tensión entre ambos partidos, la UDI proclamó a Matthei y RN la apoyó, dejando de lado sus propias aspiraciones.

El Gobierno ha hecho serios intentos por reforzar la opción de Matthei, aprovechando que la popularidad del presidente chileno, Sebastián Piñera, ha repuntado lentamente, hasta situarse en torno a un 40 por ciento, según los últimos sondeos.

Entretanto, las autoridades también deben preocuparse de resolver otros problemas que pueden afectar la jornada electoral del domingo, principalmente una huelga que desde hace tres semanas mantienen los empleados municipales, ya que los centros de votación se instalan mayoritariamente en escuelas que dependen directamente de los municipios.

Los sondeos más fiables, como los que publica trimestralmente el Centro de Estudios Públicos (CEP) y el realizado por Opina Research para el diario El Mercurio, coinciden en que la ex directora de ONU Mujeres no necesitará la segunda vuelta del 15 de diciembre para gobernar de nuevo en Chile.