BRICS anuncia creación de nueva arquitectura financiera

Críticos con la hegemonía de Estados Unidos y Europa, los líderes de Brasil, China, India, Rusia y Sudáfrica, países emergentes, anunciaron la fundación de un banco de desarrollo con sede en ...
Dilma Rousseff (2d), su par chino, Xi Jinping (d), el premier indio, Narendra Modi (2i) y el presidente ruso Putin, en Fortaleza
Dilma Rousseff (2d), su par chino, Xi Jinping (d), el premier indio, Narendra Modi (2i) y el presidente ruso Putin, en Fortaleza (AFP)

Fortaleza

Críticos a la hegemonía de Estados Unidos y Europa, los líderes emergentes del BRICS anunciaron hoy en Fortaleza la creación de una nueva arquitectura financiera que contempla un banco de desarrollo con sede en Shanghai y un millonario fondo de reservas.

El banco de desarrollo, destinado a financiar grandes obras de infraestructura, tendrá un capital inicial por 50 mil millones de dólares, que será seguido por cien mil millones de capital autorizado, repartido equitativamente entre Brasil, China, India, Rusia y Sudáfrica, según la declaración oficial emitida al término de la sexta cumbre BRICS en Fortaleza (noreste de Brasil).

La sede del denominado "Nuevo Banco de Desarrollo" será en Shanghai, su primer presidente será indio y el primer presidente del consejo de administración brasileño, precisó. Los mandatarios del grupo BRICS firmaron también un acuerdo contingente de reservas por cien mil millones de dólares, que dijeron servirá para "evitar presiones de liquidez a corto plazo, promover una mayor cooperación entre BRICS, fortalecer la red de protección financiera mundial y complementar los acuerdos internacionales existentes".

La creación de este fondo muestra "la madurez" en la relación entre los miembros del grupo, dijo la presidenta brasileña Dilma Rousseff, en una declaración a la prensa al finalizar la cumbre. Las nuevas instituciones, consideradas como un contrapeso al Banco Mundial y al Fondo Monetario Internacional (FMI) donde los miembros del BRICS no se sienten justamente representados, "serán un medio muy poderoso para prevenir nuevas dificultades económicas", dijo por su lado el presidente ruso, Vladimir Putin.

El primer ministro indio, Narendra Modi, sostuvo que el banco ayudará también a muchos países en desarrollo. "Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica no pueden quedar ajenos a los grandes temas internacionales", dijo Rousseff. "El FMI precisa revisar urgentemente su distribución de poder de voto para reflejar el peso incuestionable de los países emergentes", afirmó.

"Precisamos trabajar en la mejora de la gobernanza económica a nivel global. Aumentar la representatividad y la voz de los países en desarrollo", apuntó por su lado el presidente chino Xi Jinping. Rousseff indicó que a pesar de una disminución en el ritmo de su crecimiento, los países emergentes del BRICS, que representan el 20% del PIB mundial y el 40% de su población, "continúan siendo una fuerza motriz".

El banco, destinado a financiar infraestructuras, deberá contar con un capital suscrito a partes iguales de 50 mil millones de dólares, de los cuales diez mil millones en efectivo, explicaron fuentes del ministerio de Hacienda de Brasil.

Para el ministro de Comercio e Industria de Brasil, Mauro Borges, "el nuevo banco de desarrollo es clave para impulsar el crecimiento en los países del BRICS", que ya no registran las astronómicas alzas de PIB de una década atrás. Y debe consagrarse a desarrollar la infraestructura que los cinco países necesitan para desarrollarse.

El acuerdo de reservas, inspirado en el fondo europeo de garantías, dispondrá de cien mil millones de dólares provenientes de las respectivas reservas internacionales de cada país en caso de problemas en la balanza de pagos de uno de los miembros. China compromete 41 mil millones de dólares, India, Rusia y Brasil 18 mil millones cada uno y Sudáfrica cinco mil millones.

En una entrevista a la agencia rusa Itar-Tass previo a la cumbre, el presidente ruso fustigó la "lentitud irracional" de la reforma de cuotas en el FMI. Los líderes del BRICS se trasladarán esta noche a Brasilia para su primera reunión con los presidentes de Sudamérica. Putin llegó a la cumbre BRICS aislado en la escena internacional por la crisis de Ucrania, a raíz de la cual fue excluido del G8.

Kiev, Estados Unidos y Europa acusan a Moscú de armar y financiar a los separatistas prorrusos del este de Ucrania, que mantienen sangrientos enfrentamientos con las fuerzas de seguridad ucranianas. Para el primer ministro indio se trata de su primera gran gira internacional. El líder nacionalista tuvo el lunes en Fortaleza su primera reunión bilateral con el presidente chino Xi Jinping.

Ambos lados enfatizaron la necesidad de resolver sus diferendos de décadas en la frontera y la importancia de fortalecer los lazos económicos y diplomáticos, según un comunicado del gobierno indio. El presidente chino aprovecha su gira latinoamericana para confirmar su interés en la región, en la que compite con Estados Unidos por la primacía comercial. El jueves lanzará en Brasilia un Foro China-América Latina con líderes de países latinoamericanos.