BBC reúne en Wembley a 6 mil personas para debatir

Anoche, el ex alcalde de Londres Boris Johnson discutió con el actual, Sadiq Khan, sobre salir o seguir en la UE.
Según las encuestas, el voto está empatado.
Según las encuestas, el voto está empatado. (Stefan Wermuth/Reuters)

Londres

Fue el clímax de la campaña. Anoche, a las 20 horas de Londres, Boris Johnson, ex alcalde conservador de Londres y figura emblemática de los pro-brexit, enfrentó a su sucesor laborista y pro-europeísta en la alcaldía, Sadiq Khan, en el último debate antes del referendo de mañana.

Organizado por la cadena BBC y transmitido en directo en el canal BBC One, el epílogo de la campaña tuvo lugar en el estadio Wembley de Londres. Ante 6 mil personas, los dos campos, el Leave  (salir) y el Remain (permanecer) intentaron convencer a los últimos indecisos mientras los sondeos los muestran codo a codo. Para esto, tres partidarios de cada campo debieron turnarse para responder a las preguntas del público, bajo la batuta de tres presentados de la BBC. Del lado Leave, a favor de la salida de la Unión Europea (UE), Boris Johnson fue secundado por la diputada laborista Gisela Stuart y por Andrea Leadsom, ministro de Energía.

Del lado Remain, por la permanencia, Sadiq Khan debatió acompañado de Ruth Davidson, líder del Partido Conservador Escocés, y Frances O’Grady, titular del Trades Union Congress (Congreso de los Sindicatos). Otros diez participantes, cinco de cada campo, enriquecieron el debate, pero fue el cara a cara entre el ex y el actual alcalde de Londres el que centró la atención.

El tono subió muy pronto y el moderador luchó por impedir que la emisión no llegara a envenenarse. Respondiendo a una pregunta sobre la economía, Boris Johnson, achacó a la UE las dificultades que enfrenta la siderurgia británica. “Se nos dice que no se puede bajar nuestros costos energéticos para proteger los empleos (...) porque Bruselas dice no”, declaró el ex alcalde de Londres. A lo que de inmediato su sucesor laborista y primer alcalde musulmán que ha tenido la capital de Reino Unido, respondió: “¡No es más que una mentira tras otra! Boris, tú deberías saberlo: cerca de medio millón de empleos en Londres dependen directamente de la Unión Europea”, añadió para elogiar los méritos de permanecer en la mancomunidad de 28 países y 500 millones de personas.

Previo al debate, en una entrevista con el diario Standard, Khan, abogado y político nacido en Londres hace 45 años, de origen pakistaní, advirtió contra el brexit y previno que “no podrá haber vuelta atrás”. El alcalde, electo el pasado 7 de mayo —y quien nunca creyó poder acceder a ese cargo como musulmán—, calificó de “ridículo” a Johnson por haber sostenido que un brexit permitirá a Gran Bretaña negociar mejor las reformas con la UE. También lo acusó de “decir más y más mentiras” al azuzar el fantasma del “miedo” a la entrada —siempre postergada— a la UE de Turquía.

El debate coincidió con el distancimiento de Boris Johnson con Nigel Farage, otro líder de los pro-brexit, a raíz de la publicación de un póster de campaña antiinmigración que provocó la indignación del otro lado del Canal de la Mancha y cuando los partidarios de la salida han debido acallar parte de sus argumentos tras el asesinado el 16 de junio de la joven diputada laborista pro-europea Jo Cox.

El debate de anoche fue importante para ambas figuras londinenses: 12% de votantes aún está indeciso, según los últimos sondeos. Pero también fue la ocasión para que cada uno reiterara sus argumentos, en especial sobre los dos temas principales de la campaña, junto a la economía: la inmigración y la soberanía.