Ayuda humanitaria no llega a zonas afectadas

Mientras los equipos de rescate intentan acceder los habitantes de esas zonas están buscando salir
Afectaciones por tifón Haiyan
Afectaciones por tifón Haiyan (AP)

Filipinas

La la magnitud del desastre ocasionado por el tifón Haiyan y los desafíos para hacer llegar la ayuda dan como resultado que pocas personas en Tacloban una ciudad llena de escombros y cadáveres, hayan recibido apoyo y aunque la ayuda está llegando se mantiene detenida debido a la destucción de vialidades.

Un equipo de Médicos Sin Fronteras, junto con suministros para hospitales, llegó a la isla de Cebu el sábado en busca de un vuelo hacia Tacloban, pero para el martes aún no había partido. Un portavoz del grupo dijo que era "difícil decir" cuando podrían salir hacia allá.

"Estamos en contacto con las autoridades, pero el aeropuerto (de Tacloban) es sólo para uso de las fuerzas armadas de las Filipinas", dijo Lee Pik Kwan en una entrevista telefónica.

Y a la ciudad a donde los médicos desean llegar, miles de víctimas del tifón intentan salir.

"Necesitamos ayuda. No llega nada", dijo Aristone Balute, una anciana de 81 años que no logró subir a un avión para salir de la ciudad. "No hemos comido desde ayer por la tarde". Balute tenía las ropas empapadas de agua por la lluvia y lloraba.

El portavoz presidencial Edwin Lacierda dijo que los pertrechos de ayuda estaban llegando a la ciudad, y el suministro debería incrementarse en los próximos días ahora que el aeropuerto y un puente que conduce a la isla han sido abiertos.


"No vamos a dejar atrás ni a una sola persona; nadie que esté vivo será dejado atrás", afirmó. "Ayudaremos sin importar lo difícil que sea, sin importar lo inaccesible".

Los doctores en Tacloban dijeron estar desesperados por obtener medicinas. A un costado de la torre de control arruinada del aeropuerto, en una pequeña clínica improvisada con cristales rotos, los médicos del ejército y la fuerza aérea dijeron haber atendido alrededor de 1.000 personas por cortadas, golpes, laceraciones y heridas profundas.

A medida que pasa el tiempo sin que los sobrevivientes tengan acceso a agua limpia, alimentos, albergue y ayuda médica, aumentan las posibilidades de que se produzca una epidemia y la gente fallezca a consecuencia de las heridas sufridas durante la tormenta.