Aviones rusos han destruido en un mes 1,623 objetivos "terroristas" en Siria

Según una fuente militar siria, "todos los bombardeos se ejecutaron de forma precisa y no causaron víctimas civiles", habiendo efectuado los aviones rusos 1,391 salidas en un mes, de ellas 291 ...
Un niño sirio recibe atención médica tras un ataque de las fuerzas militares sirias en Duma, a las afueras de Damasco
Un niño sirio recibe atención médica tras un ataque de las fuerzas militares sirias en Duma, a las afueras de Damasco (EFE)

Damasco

La aviación de Rusia, en colaboración con la Fuerza Aérea de Siria, ha destruido un total de 1,623 "objetivos de organizaciones terroristas" desde el inicio hace un mes de sus bombardeos en el territorio sirio, informó hoy una fuente militar del país árabe.

La fuente, citada por la agencia de noticias oficial siria, Sana, precisó que entre esos blancos había 249 centros de mando de grupos terroristas, 51 campos de entrenamiento, 35 fábricas de explosivos, 371 fortificaciones y 786 cuarteles. "Todos los bombardeos se ejecutaron de forma precisa y no causaron víctimas civiles", aseguró la fuente castrense.

En total, los aviones rusos han efectuado 1,391 salidas en un mes, de las que 291 fueron nocturnas, contra posiciones de la organización yihadista Estado Islámico (EI) y el Frente al Nusra, filial siria de Al Qaeda, apuntó Sana.

En paralelo y gracias al respaldo ruso, el Ejército sirio comenzó hace tres semana una ofensiva terrestre en las provincias de Alepo, Idleb y Latakia, en el noroeste, y en Homs y Hama, en el centro. Durante esas operaciones, los soldados sirios han recuperado el control de 50 localidades, de las que 19 se ubican en Alepo, según la fuente.

Rusia, uno de los principales aliados del régimen de Damasco, inició el 30 de septiembre pasado una campaña de bombardeos en Siria, en la que es su primera intervención militar directa en este país desde el estallido del conflicto en marzo de 2011.

Anteriormente, el Estado Mayor del Ejército ruso confirmó desde Moscú que las Fuerzas Armadas sirias, con el respaldo de la aviación de Rusia, habían retomado más de 50 ciudades y cerca de 350 kilómetros cuadrados de territorio que estaba bajo el control del EI.

Según el recuento del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, difundido ayer, al menos 595 personas han muerto en Siria desde el inicio de los bombardeos rusos. De esas víctimas mortales, al menos 185 eran civiles, entre los que había 48 menores y 46 mujeres. Los ataques aéreos rusos también ocasionaron la muerte de 131 miembros del EI y de 279 combatientes de facciones rebeldes y del Frente al Nusra.

Ataque cerca de Damasco

Además, según el Observatorio, al menos 89 personas murieron hoy mismo cerca de Damasco en un ataque del Ejército sirio y fuerzas leales a Asad contra un mercado en la región de Guta Oriental, principal bastión opositor de la periferia capitalina, y en varios bombardeos, algunos supuestamente perpetrados por aviones rusos, en Alepo, en el norte del país.

Al menos 89 personas murieron hoy y decenas resultaron heridas en ataques de las fuerzas leales al régimen sirio cerca de Damasco y en Alepo (norte), que coincidieron con una reunión internacional en Viena para buscar una solución al conflicto en Siria.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, al menos 57 personas perdieron la vida y decenas fueron heridas por el disparo de doce cohetes por parte de los efectivos gubernamentales contra la localidad de Duma, al noreste de la capital siria.

Los proyectiles impactaron en un mercado popular de esa población, situada en la región de Guta Oriental, principal bastión opositor de la periferia damascena. Tras el lanzamiento de los cohetes, aviones de guerra bombardearon la zona.

Un portavoz de la Defensa Civil siria dijo a Efe por teléfono que, según las cifras de que disponen, al menos sesenta personas fallecieron y trescientas resultaron heridas en Duma. Esta fuente detalló que los proyectiles fueron lanzados por aviones de guerra.

No es la primera vez que Duma es blanco de los ataques del Ejército sirio. El pasado 16 de agosto, los seguidores del Gobierno bombardearon un mercado y otras áreas de esa ciudad, donde 117 personas fallecieron.

Entretanto, en Alepo, la mayor urbe del norte de Siria, al menos 32 personas perecieron en varios bombardeos, algunos de ellos supuestamente perpetrados por la aviación de Rusia, aliada del régimen del presidente Bachar al Asad.

El Observatorio destacó que el más mortífero se registró en el barrio de Al Mogair, donde hubo veinte muertos, entre ellos cinco menores, y 40 heridos y desaparecidos. Esta fuente indicó que se cree que fueron aviones rusos los que llevaron a cabo este ataque.

Otras diez personas perecieron y veintiocho resultaron heridas en un bombardeo en el área de Al Firdús; mientras que al menos dos menores perdieron la vida y otros dos sufrieron heridas en un ataque similar en el barrio de Al Salahedin, también en Alepo. El portavoz de la Defensa Civil siria rebajó el número de víctimas mortales en el interior de Alepo a diez muertos, aunque apuntó que hay decenas de heridos.

Estos sucesos coincidieron hoy con una reunión en Viena sobre la contienda en Siria a la que acudieron los principales actores internacionales en el conflicto, como EEUU, Rusia, Irán y Turquía, aunque sin la participación de las partes sirias.

La Coalición Nacional Siria (CNFROS), principal alianza política opositora, consideró en un comunicado que los ataques de este viernes del régimen sirio y sus aliados en Duma y Alepo no hacen más que socavar los esfuerzos para acabar con la guerra.

La agrupación atribuyó a "Rusia, Irán y al régimen de Bashar al Asad la responsabilidad de la muerte de civiles y las masacres brutales deliberadas, que coinciden con la reunión de Viena y no son más que intentos de minar los esfuerzos para detener las agresiones y la violencia".

Por ello, instó a la comunidad internacional a "asumir su responsabilidad y condenar la agresión rusa e iraní, además de proporcionar la protección necesaria al pueblo sirio".