Aviación siria bombardea posiciones del EI en Palmira

Al menos cuatro civiles murieron en el ataque a los yihadistas del Estado Islámico, que según una onegé, también tuvo víctimas mortales, así como decenas de heridos.
Rescatistas sirios intentan salvar a un hombre de debajo de los escombros de un edificio destruido por un bombardeo del ejército en Alepo
Rescatistas sirios intentan salvar a un hombre de debajo de los escombros de un edificio destruido por un bombardeo del ejército en Alepo (AFP)

Beirut, Latakia

La aviación siria bombardeó hoy intensamente la ciudad de Palmira, en el centro del país, tomada el jueves pasado por los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI), dejando al menos cuatro muertos civiles, informó una oenegé.

"Desde esta mañana, la aviación del régimen efectuó quince ataques contra Palmira y sus suburbios. Se trata de los bombardeos más intensos desde que (los yihadistas) tomaran la ciudad", informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

"Hubo al menos cuatro muertos entre los civiles y decenas de heridos y es seguro que hubo también muertos entre los yihadistas del Daesh (acrónimo en árabe del Estado Islámico) durante el bombardeo del edificio de seguridad militar", agregó.

Los bombardeos se dirigieron contra varios lugares de la ciudad, conocida en árabe con el nombre de Tadmor, principalmente en los sectores del hospital público y en el área cercana al perímetro donde se encuentran las ruinas romanas.

Una fuente militar siria confirmó los bombardeos. "Las operaciones militares, incluyendo bombardeos aéreos, continúan en el perímetro de la localidad de Al Sajné, de Tadmor, de los campos de Al Hel y Arak y en todas las carreteras que conducen hacia Tadmor. Perseguiremos a Daesh allí donde esté", dijo a la AFP.

El grupo Estado Islámico ejecutó al menos a 217 personas, incluyendo civiles, desde que hace nueve días se hiciera con el control de una parte de la provincia siria de Homs, incluyendo Palmira, informó el domingo el OSDH.

Esta oenegé afirmó que tenía pruebas de las ejecuciones, efectuadas por los yihadistas del EI, de 67 civiles, incluyendo niños, y de 150 miembros de fuerzas sirias en varios enclaves de la provincia de Homs desde el 16 de mayo.

Explosión en Latakia

De otra parte, al menos cuatro personas murieron en una explosión de origen indeterminado en el centro de la ciudad de Latakia, un feudo del régimen en el litoral oeste de Siria.

Una periodista de la AFP, que se trasladó hasta el barrio de de Mar Takla donde tuvo lugar la explosión, constató que el techo de un inmueble se había incendiado y parcialmente desplomado. En el otro lado de la calzada el balcón del tercer piso de otro edificio estaba completamente calcinado.

Poco antes había escuchado el ruido de una explosión, vio llamas y mucho humo. Según habitantes del barrio, un padre de familia, su hija, su hijo y una vecina resultaron muertos y otras diez personas heridas. En el lugar, empleados municipales retiraban de la calle restos de cristales destrozados. Éstos afirmaron desconocer el origen de la explosión.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), la explosión la provocó un dron de origen desconocido, que se estrelló tras haber sido alcanzado por un misil lanzado desde el mar. Según los vecinos, se trataba de un cohete lanzado por los rebeldes.

Los alauíes, a cuya confesión pertenece el jefe de Estado Bashar al Asad, son mayoría en la ciudad y en la provincia de Latakia. Hasta ahora esta ciudad había estado al margen del conflicto que devasta al país desde 2011.