Aviación ataca escuela en Alepo: 18 muertos, de ellos 10 niños

El bombardeo, en un barrio rebelde de la ciudad, tuvo lugar un día después de que un doble atentado con coche bomba en Homs dejara cien muertos, en una muestra de que la violencia recrudece en el ...
Una niña siria herida en el ataque a la escuela Ain Jalout, en el distrito de Ansari, en Alepo, descansa en la cama de un hospital
Una niña siria herida en el ataque a la escuela Ain Jalout, en el distrito de Ansari, en Alepo, descansa en la cama de un hospital (AFP)

Damasco, Nueva York

La aviación del régimen sirio protagonizó hoy un sangriento ataque contra una escuela en un barrio de la ciudad rebelde de Alepo, con un balance de 18 muertos, entre ellos diez niños. El ataque se produjó al día siguiente de la muerte de al menos cien personas, de las cuales unas 80 civiles, en un doble atentado con coche bomba en un barrio afín al régimen en Homs (centro), reivindicado por rebeldes yihadistas.

Siria celebra elecciones el 3 de junio, que el presidente Bashar al Asad ganará con toda probabilidad. Los comicios sólo se celebrarán en las zonas que el régimen considere seguras, por lo que la oposición los considera una "farsa". Rusia, aliada de Asad, expresó su "inquietud" ante estos "niveles sin igual de violencia contra la población civil" tras achacarlos a "los grupos armados ilegales".

En Alepo, la segunda ciudad del país devastado por más de tres años de guerra, el raid contra la escuela se produjo en el barrio de Ansari, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH). Los dos ataques tuvieron lugar con diez minutos de intervalo, explicaron militantes basados en Alepo, que transmitieron un video que mostraba una fila de cuerpos de niños en sacos grises, algunos de ellos ensangrentados.

Más al sur, en Homs, el balance mortal del doble atentado del martes en un barrio de mayoría alauita -confesión de Asad- ascendió a cien muertos. Es el ataque más sangriento en Homs desde el comienzo de la guerra, hace tres años, un conflicto que ha causado más de 150 mil muertos. "Dios permitió a los yihadistas del Frente al Nosra en Homs lograr una hazaña pese a las medidas draconianas de seguridad", informó en un comunicado el movimiento, rama oficial de Al Qaeda en Siria.

"Es para que conozcan un poco el infierno que nuestros hermanos han vivido", afirmó Al Nosra, refiriéndose a los civiles muertos en los bombardeos del ejército contra sectores de Homs controlados por los rebeldes. El Fondo de la ONU para la infancia (Unicef) fustigó en un comunicado la "escalada" de "los ataques contra escuelas y otros objetivos civiles que causaron decenas de muertos y heridos entre los niños".

En la provincia de Alepo cinco combatientes del Frente al Nosra se suicidaron con explosivos contra una serie de posiciones de las fuerzas del régimen y de milicianos aliados, con un saldo de "decenas de muertos y heridos", informó el OSDH. La escalada de los ataques rebeldes y la multiplicación de disparos contra Damasco "es un mensaje de los rebeldes a Asad de que no habrá zonas seguras para la celebración del escrutinio", advirtió Rami Abdel Rahman, jefe del OSDH.

El jefe del parlamento anunció, justo antes de que expirara el plazo de presentación de candidatos, seis nuevos aspirantes, todos desconocidos a excepción de Asad, que pretende un tercer mandato.

De otra parte, la ayuda humanitaria entregada a Siria llega apenas al 12% de las personas que se encuentran en "zonas de difícil acceso", dijo hoy ante el Consejo de Seguridad de la ONU la jefa de operaciones humanitarias, Valerie Amos. Globalmente, las organizaciones de asistencia sólo pueden llegar al 15% de los lugares identificados como necesitados de auxilio, agregó Amos en una sesión a puertas cerradas del Consejo, según diplomáticos.

"Lejos de mejorar, la situación se está agravando", porque los dos campos en conflicto continúan cometiendo violaciones al derecho humanitario, dijo la funcionaria. Amos volvió a pedir que los convoyes que trasladan ayuda humanitaria puedan atravesar las líneas del frente de batalla y las fronteras turca y jordana con "garantías de seguridad".

La ONU estima que 3,5 millones de personas se encuentran en Siria en zonas de difícil acceso y que 250.000 están sitiadas, la mayoría por el Ejército, pero también por la oposición armada. Amos habló ante el Consejo tras la publicación del segundo informe de la ONU sobre la aplicación de una resolución destinada a mejorar el acceso humanitario. Según el informe, nadie, ni gobierno ni oposición, tomó medidas para cumplir con ese objetivo.

Amnistía Internacional reclamó hoy que el Consejo disponga sanciones contra los responsables de estos bloqueos, pero algunos diplomáticos estiman que Rusia, fiel aliado del gobierno de Bashar al Asad, vetará cualquier iniciativa en ese sentido. En una carta abierta publicada el martes, una treintena de eminentes juristas internacionales pidieron a la ONU que fuerce el pasaje de convoyes con ayuda humanitaria provenientes de Turquía o Jordania.

Sin embargo, el portavoz de la ONU Stephane Dujarric consideró imposible esa alternativa en tanto no haya una resolución del Consejo de Seguridad en el marco del capítulo 7 que prevé, llegado el caso, el uso de la fuerza.