Avanza en el Congreso de EU ley contra el espionaje

La Cámara de Representantes aprueba modificaciones “diluidas” a la accesibilidad de datos telefónicos por parte de la NSA, que tendrá que pedir una orden de un tribunal secreto.
Manifestantes se concentraron ayer en Berlín para apoyar a Snowden y criticar al gobierno de Obama.
Manifestantes se concentraron ayer en Berlín para apoyar a Snowden y criticar al gobierno de Obama. (Tobias Schwarz/Reuters)

Washington

La Cámara de Representantes estadunidense aprobó ayer un proyecto de ley para poner fin a la recolección de mensajes telefónicos de los ciudadanos de la Unión Americana por parte de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), en la primera respuesta legislativa a las revelaciones del ex consultor cibernético Edward Snowden.

La norma, producto de un acuerdo, que resultó significativamente “diluida”, como la calificó el representante demócrata Jan Schakowsky, fue aprobada por 303 votos contra 120 y nueve abstenciones.

“No dejemos que lo perfecto sea enemigo de lo bueno”, dijo Schakowsky, miembro de la Comisión de Inteligencia, al expresar la posición de muchos republicanos y demócratas que esperaban algo más estricto.

Se abandonó, por ejemplo, la cláusula que hubiera incluido a un representante público independiente en la corte secreta que supervisa a la NSA (por sus siglas en inglés).

Se trata de la primera reforma de los programas de vigilancia electrónica de la NSA desde los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 contra Nueva York y Washington.

La llamada USA Freedom Act, o Ley para la Libertad de EU, codificaría una propuesta formulada en enero por el presidente Barack Obama, quien aseguró que quería poner fin a la práctica de la NSA de recolectar archivos “de y a” casi todos los teléfonos fijos en Estados Unidos bajo un programa que buscaba conexiones con potenciales conjuras terroristas en el exterior.

El controvertido programa de la NSA vio la luz el año pasado por obra de Snowden, quien utilizó su empleo como administrador de redes de internet para retirar miles de documentos secretos de instalaciones de la NSA en Hawái.

En la actualidad, Snowden está asilado en Rusia.

Según el texto aprobado, que aún tiene que ser tratado por el Senado en las próximas semanas, la NSA no podrá obligar a los operadores estadunidenses a entregarle íntegramente los metadatos (horarios, duración, número) de las llamadas hechas sobre sus redes en EU.

Para obtener esos datos, el FBI y la NSA deberán contar antes con una orden individual del tribunal secreto dedicado a las escuchas, la Foreign Intelligence Surveillance Court (FISC), sobre la base de una sospecha “razonable”. Los mandos de la NSA estaban complacidos con el proyecto, ya que el programa en vigencia les niega acceso a muchos archivos de teléfonos celulares. El nuevo programa les daría ese permiso.

“Creo que es un acuerdo viable que protege la función central de un programa de contraterrorismo que, como sabemos, ha salvado vidas en todo el mundo”, dijo el republicano Mike Rogers, presidente de la Comisión de Inteligencia de la Cámara baja.

Activistas por los derechos civiles y de protección de la privacidad dijeron que la medida había sido “rebajada” para obtener el acuerdo de legisladores como Rogers, que apoyaba el programa de espionaje telefónico de la NSA.

“Esta norma fue diseñada para prohibir la recolección en bloque, pero se la ha debilitado tanto que no protege la información privada de los estadunidenses de la recolección en masa”, argumentó, a través de un comunicado, Nuala O’Connor, presidenta y directora general del Centro por la Democracia y la Tecnología.

:CLAVES

RECIBE CIBERCRÍTICAS

La nueva ley light en torno de la NSA, aprobada ayer por la Cámara baja de EU, provocó una airada reacción de los gigantes de internet, entre ellos Google, Apple y Microsoft.

Las empresas cibernéticas estadunidenses sostienen que la reforma no impedirá que la NSA vigile masivamente a “un grupo de personas, potencialmente a millones”.

 “La última versión crea un vacío jurídico inaceptable”, estimó ayer a través de un comunicado la coalición From Government Surveillance que reúne a compañías como AOL, Apple, Dropbox, Facebook, Google, LinkedIn, Microsoft, Twitter y Yahoo!