Avance ultraderechista condiciona municipales en Francia

A pesar de que el Frente Nacional de Marine Le Pen solo obtuvo el 4.7% de los votos y únicamente se presentó en 597 municipios franceses de un total de 36,600, su peso en muchos ayuntamientos ...
Marine Le Pen, presidenta del ultraderechista Frente Nacional, en una rueda de prensa en París
Marine Le Pen, presidenta del ultraderechista Frente Nacional, en una rueda de prensa en París (EFE)

París

El avance en la primera ronda de las municipales francesas del ultraderechista Frente Nacional (FN) de Marine Le Pen, ha condicionado la confección de las listas para la definitiva vuelta del próximo domingo, en un contexto de fuerte abstención, avance de los conservadores y castigo para el Partido Socialista. Los resultados oficiales, aunque aún no definitivos, dan una victoria a la derecha con el 46.44 % de los votos, por delante de la izquierda, que logró un 38.2 %, y del FN, que obtuvo el 4.7% pese a haberse presentado solo en 597 municipios de un total de 36,600.

El tradicional intento de marginación del FN por parte de las grandes formaciones políticas de Francia -el Partido Socialista y la conservadora Unión por un Movimiento Popular (UMP)- ha dado frutos en varias localidades, pero evidencia algunas fisuras. Perpiñán, municipio de 120 mil habitantes junto a la frontera española por el Mediterráneo, es uno de los ejemplos de esa estrategia que se conoce en Francia como "pacto republicano" y que sirve para excluir del poder a la extrema derecha cuando se preven pugnas triangulares en la segunda vuelta, a la que acceden los partidos con más del 10 % de los votos de cada circunscripción.

El candidato socialista, Jacques Cresta, se ha retirado de los comicios para evitar que el compañero sentimental de Marine Le Pen y vicepresidente del FN, Louis Aliot, logre la que sería una victoria mayor para su partido, que hasta ahora no controlaba ninguna alcaldía en Francia. Tercero en la pugna, con el 12 % de los votos, el socialista espera que su espantada favorezca al conservador Jean-Marc Pujol, segundo (30.57 %), en detrimento de Aliot, ganador de la primera vuelta con el 34.20 % de los sufragios.

Casos similares se dan en localidades de la costa mediterránea como Fréjus, Saint-Gilles o Aviñón, donde tradicionalmente el FN logra buenos resultados. Pero no en todas las circunscripciones en liza en segunda vuelta -6,455 municipios de los 35,591 que concurrieron a las urnas- la disciplina de partido se muestra tan férrea. Algunos conservadores apoyados inicialmente por la UMP fusionarán sus listas con el Frente Nacional.

Una vez cumplido el plazo para cerrar las listas de cara a las segunda vuelta, Le Pen anunció hoy que habrá fusión de listas entre conservadores y ultraderecha en Villeneuve-Saint-Georges, localidad de 33 mil habitantes situada a las afueras de París, y en L'Hôpital de Moselle, municipio del norte de Francia donde residen 5,500 personas.

De ahí que el entorno del presidente de la UMP, Jean-François Copé, haya advertido a sus candidatos que quienes se alíen con la ultraderecha serán excluidos de su partido. Copé aboga por una estrategia inmovilista denominada "ni ni", que pasa por no apoyar al Frente Nacional pero tampoco favorecer las candidaturas de izquierda en los municipios en la que su partido no tenga opciones de victoria y donde se disputen el poder la ultraderecha y los progresistas.

En las filas socialistas no habrá listas conjuntas con la ultraderecha, pero también hay candidatos díscolos que se niegan a retirar su candidatura para penalizar al FN aunque sus opciones de hacerse con la gestión municipal sean mínimas, como en Grenoble o Béziers, ambas en el sureste del país. El aparato del PS ha comunicado que no considera suyas esas listas.

Pero más allá de la irrupción municipal del FN, en liza en 328 municipios y con opciones de hacerse con el control de Hayange, Forbach, Brignoles, Tarascone o Baucaire, que se sumarían a su consolidada victoria en Hénin-Beaumont, feudo del partido en plena cuenca minera norte, hoy se conoció el dato oficial de participación.

La abstención el domingo pasado fue del 36.45 %, superior al 33.46 % registrado en la primera vuelta de las municipales de 2008, y algunos expertos analistas hablan de "abstención selectiva" de los electores de izquierdas, que habrían decidido no votar para penalizar a los socialistas por su gestión gubernamental. Un ejemplo de la escasa participación es París, ciudad en la que no votaron el 38.6 % de los electores y donde todos los sondeos daban por ganadora en primera y en segunda vuelta a la aspirante socialista, Anne Hidalgo, francesa de origen español.

La actual "número dos" del ayuntamiento parisino finalmente fue adelantada por la aspirante conservadora y ex ministra de Nicolas Sarkozy, Nathalie Kosciusko-Morizet, por un estrecho margen (35.64 contra 34.40 %). Hidalgo anunció hoy la fusión de su lista con la de los ecologistas de EELV (que lograron más de un 10 % de apoyos en la primera vuelta frente al 8.86 % cosechado en los comicios de 2008), por lo que la socialista vuelve a ser favorita para convertirse en la primera alcaldesa de la historia de París.