Avance del Ejército sirio en Alepo provoca éxodo «dramático»

Activistas y oposición siria revelaron hoy que la ofensiva gubernamental con el apoyo de Rusia en el norte de la ciudad está obligando a huir a miles de civiles, mientras 16 miembros del EI mueren ...
Soldados sirios patrullan en una zona suburbial del este de Alepo, en el norte de Siria
Soldados sirios patrullan en una zona suburbial del este de Alepo, en el norte de Siria (AFP)

Beirut

Los activistas y la oposición siria han comunicado hoy que el avance de tropas del gobierno con el respaldo de Rusia en el norte de la provincia de Alepo está obligando a huir a un gran número de civiles.

El jefe de una unidad de ayuda médica en Siria, Zaidun al Zoabi, vaticina un éxodo "dramático" en los próximos días. "Cada vez más gente abandona la zona por la creciente intensidad de los bombardeos y los enfrentamientos", informó a dpa Al Zoabi, director ejecutivo de la Unión Siria de Organizaciones Médicas y Humanitarias.

A comienzos de la semana, la organización calculó que un número aproximado de entre 70 y cien mil personas huyeron de la zona de Alepo. Al Zoabi afirmó que su organización había mantenido contactos con agencias de la ONU y que esperan la llegada de unas cinco mil tiendas de campaña para atender a los desplazados.

El martes, la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA) dijo que unas 35 mil personas se han visto obligadas a desplazarse de la periferia sur de la ciudad de Alepo, capital de la provincia homónima.

"Los pueblos que se sitúan en primera línea como Al Wodiha y otros puntos estratégicos de los suburbios de Alepo están ahora mismo vacíos", informó a dpa Osama Abu Zeid, un consejero militar del opositor Ejército Libre Sirio.

"Estos refugiados no tienen adónde ir. Su única esperanza es llegar a cruzar la frontera turca, algo que es muy complicado porque la frontera entre Turquía y Siria no está abierta y las autoridades turcas sólo la abren para casos de crisis humanitaria", añadió.

El presidente sirio, Bashar al Asad, lanzó a principios de semana una gran ofensiva militar sobre la zona tras los bombardeos de Rusia. Rami Abdel-Rahman, jefe del Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, afirma que los durísimos bombardeos sobre las áreas rebeldes al sudeste de Alepo han provocado una nueva oleada de emigración también allí.

"Principalmente, la población ha abandonado el lugar por temor a encontrarse sitiada si las tropas de Al Asad siguen avanzando", afirmó. La mayoría de los habitantes de la zona son pobres, indicó.

Médicos Sin Fronteras advirtió hoy en un comunicado que la situación en Alepo "no hace más que empeorar" y que los hospitales están "constantemente desbordados".

En Alepo, al menos dieciséis miembros del grupo terrorista Estado Islámico (EI) murieron hoy en combates contra las fuerzas del régimen de Bashar al Asad en la periferia meridional de la ciudad, la mayor del norte de Siria. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos agregó que en las filas del régimen hubo al menos treinta muertos y heridos en los choques.

Los enfrentamientos se concentran en la carretera que une los pueblos de Janasir y Azariye, la única vía que conecta las zonas bajo control de las autoridades en Alepo con otras áreas en sus manos en el sur, centro y oeste de Siria.

Los efectivos gubernamentales están respaldados por la aviación rusa, que está bombardeando posiciones del EI. La organización extremista ha tomado el control de entre cinco y seis kilómetros de la carretera, aunque el régimen ha logrado arrebatarle algunas partes.

En paralelo, el Ejército avanzó por el este de Alepo, donde ha recuperado el dominio de la zona de Al Yubul y otras áreas próximas en su intento de romper el cerco impuesto por el EI al aeropuerto militar de Kueires, donde hay atrapados desde hace meses efectivos del régimen.

Las Fuerzas Armadas sirias, en colaboración con la aviación de Rusia, iniciaron la semana pasada un ataque en el extrarradio de Alepo, dentro de la ofensiva que desarrolla en distintas provincias del país.

Rusia comenzó su campaña de bombardeos en territorio sirio el 30 de septiembre pasado, en su primera intervención militar directa en este país desde el estallido del conflicto en 2011.

El conflicto civil sirio, que comenzó en forma de manifestaciones pacíficas, provocó el desplazamiento forzoso de más de la mitad de la población de unos 22 millones de personas que tenía el país antes de la guerra y la muerte de unas 250 mil personas.

Bombardeo en Raqa

Mientras tanto, al menos 18 personas, incluidos 7 civiles, murieron anoche por bombardeos de aviones, que se cree que eran rusos, en la ciudad de Al Raqa, principal bastión del grupo terrorista Estado Islámico (EI) en Siria, informó hoy el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Los fallecidos son once yihadistas y siete civiles, entre los que hay dos menores de edad, indicó la ONG, que no descartó que el número de muertos aumente porque hay 30 heridos, algunos de gravedad.

La fuerza aérea de Rusia lanzó un total de trece bombardeos contra distintos barrios de la población, como el antiguo edificio de la Gobernación provincial, el Hospital Nacional o una escuela donde el EI tiene su "Oficina de Al Zakat" (limosna).

Por otro lado, al menos catorce civiles, entre ellos seis menores y cinco mujeres, perdieron la vida hoy por bombardeos de aviones de guerra, cuyo origen se desconoce, en la localidad de Telbise, en la provincia central de Homs. Desde la pasada madrugada, esa área es escenario de fuertes combates entre las fuerzas gubernamentales y los rebeldes, destacó el Observatorio.

En las últimas semanas, tanto la aviación siria como la rusa han tenido como objetivo zonas del norte de Homs, entre ellas Telbise. Rusia inició los bombardeos en el territorio sirio el pasado 30 de septiembre, en la que es su primera intervención militar directa en el conflicto en el país árabe desde su comienzo en 2011.

Rechazan zona autónoma

De otra parte, la Coalición Nacional Siria (CNFROS), principal alianza política de la oposición, rechazó anoche la administración autónoma declarada el miércoles en la estratégica zona de Tel Abiad, en el norte del país.

En un comunicado, uno de los vicepresidentes de la CNFROS, Mustafa Usu, afirmó que se trata de "un acto ilegal y unilateral" por parte del Partido de la Unión Democrática (PYD, en sus siglas en kurdo), la principal formación política kurdo-siria. Usu acusó al PYD de "querer imponer su administración e ideología por la fuerza en un nuevo enclave del territorio sirio".

A juicio del dirigente opositor, el mayor beneficiario es el régimen del presidente sirio, Bashar al Asad, mientras que la más afectada es la minoría kurda "por unas acciones que contribuyen a aumentar las disputas entre los componentes de la sociedad siria".

En ese sentido, consideró que "los intentos de imponer una administración sin consenso reflejan la ideología de una sola parte, que no sirve a las demandas de los kurdos, sino que perjudica a su causa y sirve a sus enemigos, el régimen de Al Asad y los shabiha (matones del régimen)".

El miércoles, el Consejo de Notables de Tel Abiad, situada en el norte de la provincia nororiental de Raqa, proclamó una administración autónoma similar a la declarada por los kurdos en otras regiones como Kobani, Afrin y Al Yazira.

Las milicias kurdo-sirias, las Unidades de Protección del Pueblo, brazo armado del PYD, controlan Tel Abiad desde el pasado 15 de junio, cuando expulsaron de su interior al Estado Islámico (EI).