Autor de matanza en Noruega gana juicio al Estado por trato "inhumano"

La justicia del país europeo consideró que el aislamiento de Anders Behring Breivik, quien pasa entre 22 y 23 horas diarias en su celda, viola sus derechos humanos.
El asesino noruego Anders Behring Breivik hace un saludo nazi al llegar a la corte en el gimnasio de la prisión de Skien, el 15 de marzo
El asesino noruego Anders Behring Breivik hace un saludo nazi al llegar a la corte en el gimnasio de la prisión de Skien, el 15 de marzo (AFP)

Oslo

El aislamiento durante años en prisión de Anders Behring Breivik, el hombre que asesinó a sangre fría a 77 personas en 2011, violó los derechos humanos del prisionero, según consideró la justicia noruega.

Un tribunal en Oslo condenó ayer al Estado noruego debido a una violación del Artículo III de la Convención Europea de Derechos Humanos, destacando que Breivik pasa entre 22 y 23 horas diarias solo en su celda.

"La prohibición de un tratamiento inhumano y degradante representa un valor fundamental en una sociedad democrática. Esto se aplica sin distinciones, también para terroristas y asesinos", afirmó la juez Helen Andenaes Sekulic en su dictamen.

Breivik denunció al Estado noruego y explicó que debido a su confinamiento en régimen de aislamiento sufre dolores de cabeza y abatimiento. No obstante, el dictamen señaló también que el Estado noruego no violó el derecho de Breivik a una vida privada y familiar.

El prisionero aseguró durante el proceso que era inhumano no tener prácticamente contacto con el mundo exterior. Desde la muerte de su madre en 2013 solamente tuvo un visitante privado, señaló. Breivik mató en julio de 2011 en ataques en Oslo y la isla de Utoya a 77 personas, entre ellos numerosos jóvenes que participaban en un campamento del Partido Laborista.

Al año siguiente fue condenado a 21 años de prisión por los asesinatos. Desde su detención en 2011, Breivik se encuentra en régimen de aislamiento. Breivik tiene acceso a tres celdas, entre las que hay un espacio para entrenar, varios televisores y una PlayStation.

Según información de la televisión noruega, el tribunal le hizo llegar por la mañana a Breivik una copia de la decisión. "Ganamos en el punto más importante, por eso no vemos necesidad de ir a una apelación", declaró su abogado Oystein Storrvik a la emisora NRK.

Ahora el Estado deberá presentar un plan para las futuras condiciones de detención de Breivik, añadió. El abogado opinó que en el futuro su cliente ya no debería poder comunicarse únicamente con otras personas a través de un vidrio. No quiso contar cómo reaccionó Breivik ante el fallo.

Mientras tanto, el fiscal Marius Emberland se mostró sorprendido por  la decisión del tribunal. Afirmó que hablará con el Ministerio de Justicia para determinar si el Estado pide una apelación. De acuerdo con la sentencia, el Estado deberá pagar los costos del proceso de Breivik, que ascienden a 331 mil coronas noruegas (unos 40 mil dólares).

Familiares de las víctimas, entre ellos numerosos participantes del campamento, acusaron a Breivik de utilizar el proceso contra el Estado como un escenario público para sus manifestaciones de extrema derecha.