Autor de masacre en cine de EU, más cerca de la pena capital

James Holmes, de 27 años, disparó el 20 de julio de 2012 en un cine de Aurora, Colorado, donde se proyectaba "Batman: El caballero asciende", causando doce muertos y 70 heridos.
James Holmes, en su primer juicio, en julio de 2012, días después de la matanza, en la corte del condado de Arapahoe en Centennial, Colorado
James Holmes, en su primer juicio, en julio de 2012, días después de la matanza, en la corte del condado de Arapahoe en Centennial, Colorado (AFP)

Los Ángeles

El jurado que debe decidir el futuro de James Holmes, autor de la matanza en un cine de Estados Unidos que dejó doce muertos y 70 heridos en 2012, dio un paso más hoy para condenarle a la pena de muerte, al considerar "atroz" la matanza y concluir que el acusado demostró "desprecio por la vida" al disparar contra una audiencia indefensa.

El grupo adoptó la primera de las tres medidas que establece el estado de Colorado (centro-oeste) para sentenciar al joven de 27 años a la pena capital, tan solo un día después de que comenzara a deliberar.

Holmes fue declarado culpable la semana pasada de 165 cargos por abrir fuego el 20 de julio de 2012 en un cine de la localidad de Aurora, donde se proyectaba la cinta "Batman: El caballero asciende" (también conocida como "El caballero oscuro: La leyenda renace").

El primer debate sobre los factores agravantes concluyó hoy y, a partir de ahora, el jurado -compuesto por nueve mujeres y tres hombres- debe dirimir hasta qué punto Holmes estuvo influido por su esquizofrenia paranoide cuando, en 2012, irrumpió en el cine con una máscara de gas y guantes negros y comenzó a disparar sus cuatro armas.

Gas lacrimógeno

Holmes llenó el cine de gas lacrimógeno, se dedicó a disparar indiscriminadamente contra el público presente y fue detenido a las afueras del lugar por la policía, ante la que se identificó como el "Joker" (Guasón), uno de los enemigos de Batman, película que se presentaba en el momento.

El acusado, que usó un fusil AR-15, una escopeta, una pistola del calibre 40 y bombas de humo, se había declarado no culpable de los hechos por sufrir problemas mentales. La defensa de Holmes tiene ahora derecho a presentar circunstancias atenuantes, como su incapacidad por determinar qué está bien y qué está mal.

Si el jurado de la Corte del condado de Arapahoe en Centennial, Colorado, rechaza las atenuantes, aprobaría el segundo paso y sólo le quedaría decidir si lo condena a la pena de muerte o no. Durante el juicio, que comenzó en abril, han comparecido 250 testigos, entre supervivientes y autoridades. El juez Carlos A. Samour Jr señaló que el jurado puede dar a conocer su decisión final en agosto.

En su veredicto de hoy, el jurado consideró probado que Holmes actuó con deliberado desprecio a la vida humana, amenazó la vida de otras personas con su entrada mortal a la sala de cine y, además, actuó de una forma "especialmente atroz" en lo que fue una "emboscada" para las víctimas que no tenían posibilidad de escapar.

El jurado, sin embargo, declinó considerar como un factor agravante la muerte de Veronica Moser-Sullivan, una niña de 6 años que la noche del 20 de julio de 2012 estaba viendo "The Dark Knight Rises", la última entrega de la trilogía de películas de Batman del director Christopher Nolan, cuando Holmes irrumpió en la sala.

Los miembros del jurado respaldaron la versión de la defensa de que Homes desconocía que la niña estaba en el cine cuando perpetró el tiroteo. La semana pasada Holmes fue declarado culpable de 165 cargos, 24 de ellos por asesinato en primer grado, después de once semanas de juicio, los argumentos de 250 testigos, la muestra de 1,500 fotografías y la proyección de 24 horas de vídeo.

El joven, que todavía tiene la oportunidad de ofrecer su testimonio para defenderse, reconoció haber perpetrado el tiroteo pero prefirió declararse no culpable por su enfermedad mental.

El tiroteo abrió el debate sobre el control y venta de armas en el país e impulsó cambios legislativos en el estado de Colorado, que tras la matanza aprobó una de las legislaciones más restrictivas para supervisar los antecedentes de los compradores y restringir el número de balas de los cargadores.