Austria y los Balcanes intensifican presión sobre UE por crisis de migrantes

El país centroeuropeo y sus vecinos intentan frenar el flujo migratorio, lo que califican como "una cuestión de supervivencia para la Unión Europea", que este jueves en Bruselas mantendrá una ...
Un soldado húngaro controla la valla de metal en la frontera con Serbia en la localidad de Asotthalom
Un soldado húngaro controla la valla de metal en la frontera con Serbia en la localidad de Asotthalom (AFP)

Viena

Austria y los países balcánicos persistieron hoy en su ofensiva para frenar el flujo migratorio, "una cuestión de supervivencia" para la Unión Europea (UE), lo que augura una reunión difícil este jueves en Bruselas.

"Debemos reducir el flujo migratorio ahora. Se trata de una cuestión de supervivencia para la Unión Europea", declaró la ministra del Interior austriaca Johanna Mikl-Leitner durante la conferencia regional en Viena.

Después que Austria instaurara el viernes cuotas diarias de admisión de migrantes a su territorio, los principales países de tránsito restringieron drásticamente el pasaje de estos, lo que ha creado una gran congestión en Grecia, donde unos doce mil se encuentran bloqueados.

En la práctica, los migrantes económicos, así como las personas que no posean documentos de identidad en regla o hagan falsas declaraciones, serán sistemáticamente rechazados, según el acuerdo que debatirán el jueves en Bruselas los ministros del Interior de la UE. Una cumbre extraordinaria entre la UE y Turquía está prevista a continuación el 7 de marzo en Bruselas.

En una declaración común, los diez países reunidos este miércoles en Viena (Albania, Austria, Bosnia, Bulgaria, Croacia, Eslovenia, Kosovo, Macedonia, Montenegro y Serbia) subrayaron que "el flujo migratorio a través de los Balcanes debe ser reducido masivamente", a pesar de las reservas de la Comisión Europea sobre los métodos para ello.

"Queremos presionar a la UE para que adopte una solución común", resumió Mikl-Leitner. Austria apunta a su vecina Alemania, con la que hasta ahora obró conjuntamente, pero a la que presiona para que ponga un límite de refugiados.

"Esperamos que Alemania diga si está todavía dispuesta a recibir refugiados y cuántos", declaró el jefe de la diplomacia austriaca, Sebastian Kurz, al diario alemán Bild. Austria limitó a 37,500 el número de demandantes de asilo para este año.

Grecia carga el mayor peso

Tras ver transitar por sus territorios cientos de miles de migrantes estos últimos meses, Austria y los países balcánicos se desesperan ante la impotencia de la UE para reducir el flujo y adoptar un mecanismo de reparto permanente, propuesto por Alemania y rechazado por Francia y Hungría.

Además, el primer ministro húngaro, el populista Viktor Orban, anunció en Budapest que convocará un referéndum sobre la cuestión migratoria, lo que vuelve más incierta la posición actual de su país.

Con esta conferencia regional, el gobierno austriaco fue el blanco de las críticas de Atenas y Berlín por su falta de solidaridad, pero también las de la UE que teme una eventual "crisis humanitaria", especialmente en Grecia, si continúan bloqueados miles de migrantes.

"Grecia no consentirá ningún acuerdo si el reparto del peso y las responsabilidades [de la crisis migratoria] no se hace de manera proporcional" entre los países de la UE, afirmó el primer ministro griego, Alexis Tsipras, durante un debate parlamentario en Atenas.

En este contexto, Amnistía Internacional (AI) cargó duramente el miércoles contra la "vergonzosa" respuesta de los países europeos a la llegada masiva de refugiados, que supone la mayor crisis migratoria en el Viejo Continente desde la Segunda Guerra Mundial.

Por su parte, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, declaró que el cierre de fronteras constituía un "retroceso" de los derechos garantizados por la legislación de la UE sobre la protección de refugiados.

En el terreno, las nuevas medidas toman en ocasiones un cariz dramático. En el paso fronterizo de Idomeni, entre Grecia y Macedonia, una mujer siria que viajaba con dos niños de 3 y 5 años no pudo cruzar la frontera porque el menor no tenía pasaporte.

Berlín, sin renunciar a su política de acogida, ha restringido por su parte los ingresos a su territorio y desde el 1 de enero reenvió a unos 5,700 migrantes a Austria, según Viena. Desde principios de 2016, unos 110 mil migrantes han llegado solamente a Grecia e Italia, sumándose al millón largo que ya lo hizo el año pasado.

Según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), de los llegados hasta ahora este año unos 31 mil huían de la guerra en Siria. Un total de 413 personas han perecido desde el 1 de enero en su viaje a Europa, entre ellos 321 tratando de llegar a las costas griegas.