Australia busca impedir presencia de Putin en la Cumbre G-20

La víspera el país de la región Asia Pacífico amplió las sanciones comerciales contra Rusia, debido a su involucramiento en la crisis ucraniana.

Canberra

Australia buscará en la reunión de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en Gales estos jueves y viernes, apoyo para impedir que el presidente ruso Vladimir Putin acuda a la próxima cumbre del Grupo de los 20 (G-20).

Australia, que albergará esa cumbre en la noreste ciudad de Brisbane del 15 al 16 de noviembre, no quiere tomar esa decisión sola y negociará apoyo con otros países que forman parte del G-20 y que estarán en Gales, dijo el ministro australiano de Comercio Andrew Robb.

Australia no es miembro de la Alianza Atlántica pero en Gales se sumará al programa de sociedad ampliada, que le dará presencia en los órganos de gobierno, mismo estatus que compartirá con Finlandia, Georgia, Jordania y Suecia.

Alemania, Canadá, Francia, Estados Unidos, Italia, Reino Unido y Turquía son miembros de la OTAN y participan en el G-20.

La oposición australiana respalda de manera plena la posición oficial, dijo Bill Shorten, líder laborista.

La víspera el país de la región Asia Pacífico amplió las sanciones comerciales contra Rusia, debido a su involucramiento en la crisis ucraniana, recordó la Australian Broadcasting Corporation (ABC).

En tanto, en Nueva Zelandia, el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, insistió este martes en el diálogo para solucionar la crisis entre Ucrania y Rusia, y acotó que la salida a ese conflicto no pasa por acciones militares.

El modo más sustancial para un arreglo es el diálogo a fin de llegar a una solución política, dijo tras una reunión con el primer ministro neozelandés John Kerry, donde discutieron una agenda que incluía Medio Oriente, el cambio climático y la crisis en Ucrania.

En conferencia de prensa con medios neozelandeses e internacionales, añadió que la situación en Ucrania ha evolucionado a una caótica y peligrosa situación, la cual tiene implicaciones globales.

Ban, quien recibirá un doctorado Honoris causa por parte de la Universidad de Auckland, fijó su posición en vísperas de que la OTAN celebre en Gales su reunión anual con el tema ucraniano en el centro de sus deliberaciones.