Australia confronta a Rusia por derribo de avión

El primer ministro australiano, Tony Abbot, pidió a su homólogo ruso, Vladimir Putin, que se disculpara por el derribo del avión de Malaysia Airlines y exigió una compensación económica.
El primer ministro de Australia, Tony Abbot y el Presidente de Rusia, Vladimir Putin, conversan durante cumbre del foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico.
El primer ministro de Australia, Tony Abbot y el Presidente de Rusia, Vladimir Putin, conversan durante cumbre del foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico. (AP)

Beijing, China

El primer ministro australiano, Tony Abbott, y el presidente ruso, Vladímir Putin, hablaron sobre el avión de Malaysia Airlines derribado en julio por un misil sobre el este de Ucrania.

De los 298 muertos de esa tragedia, un total de 38 eran ciudadanos australianos o residían en ese país, y Abbott había prometido que iba a confrontar a Putin por el incidente, del que Ucrania y algunos gobiernos occidentales responsabilizan a los separatistas prorrusos del este ucraniano.

Ambos dirigentes hablaron hoy brevemente, al margen de la cumbre del foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), y "el encuentro estuvo centrado en la catástrofe del Boeing malasio en Ucrania", según señaló después el portavoz del Kremlin, Dmitri Pskov.

"Putin y Abbott se pronunciaron decididamente por acelerar la investigación de la catástrofe", agregó Pskov.

"El presidente de Rusia indicó que es inadmisible la situación cuando los expertos no pueden acceder al lugar de la catástrofe debido a que las unidades ucranianas abren fuego", añadió el portavoz oficial ruso.

Cumpliendo con su promesa que hizo antes de viajar a China de enfrentar personalmente el presidente ruso sobre el incidente, Abbott pidió a Putin disculparse por lo ocurrido y exigió una compensación económica, informó la portavoz del jefe de gobierno australiano.

Además, el premier australiano señalo que "Australia dispone de información que sugiere que el MH17 fue destruido por un misil de una lanzadera que había llegado de Rusia, fue disparada desde el este de Ucrania y luego devuelta a Rusia", según una declaración de la oficina del primer ministro.

El Boeing 777 que realizaba el vuelo MH17 viajaba entre Amsterdam y Kuala Lumpur cuando fue abatido el 17 de julio por un misil lanzado presuntamente por milicianos prorrusos mientras sobrevolaba el este de Ucrania con 298 personas a bordo (283 pasajeros y 15 tripulantes), entre ellas 38 ciudadanos y residentes australianos.