Atribuyen rebrote violencia en Copacabana a regreso de narco huido

El secretario de Seguridad del estado de Río de Janeiro atribuyó la última ola de ataques en el popular barrio de Río de Janeiro a la banda dirigida por Pitbull, preso desde 2008 y que huyó el año ...
Un grupo de policías militares camina en las calles de la favela Cantagalo, junto al barrio de Copacabana
Un grupo de policías militares camina en las calles de la favela Cantagalo, junto al barrio de Copacabana (AFP)

Río de Janeiro

El rebrote de la violencia en la favela Pavão-Pavãozinho en Copacabana, el barrio más turístico de Río de Janeiro, se debe al regreso a la zona de un capo del narcotráfico huido de la cárcel, según afirmó hoy el secretario de Seguridad del estado, José Mariano Beltrame. Beltrame atribuyó la ola de ataques contra policías ocurrida en los últimos meses y los disturbios registrados el pasado martes a la banda dirigida por Adauto do Nascimento Gonçalves, alias Pitbull, preso desde 2008 y huido el año pasado durante un permiso de fin de semana.

"Sin duda por detrás de estas acciones hay un movimiento edificado por el tráfico de drogas. Las informaciones de inteligencia nos permiten llegar a esta conclusión", dijo Beltrame en una rueda de prensa. Pavão-Pavãozinho, una barriada pobre ubicada en el barrio más turístico de Brasil, era una favela "muy tranquila" hasta que Pitbull regresó a la zona al final del año pasado, según el secretario, que reafirmó que estos episodios violentos no afectarán al Mundial de fútbol de Brasil, que comienza el próximo 12 de junio.

"Con relación al Mundial no tendremos problemas, haremos una Copa segura", afirmó Beltrame, que recordó que el plan de seguridad para el torneo se desplegará a partir del 15 de mayo y contará con el refuerzo de la policía federal y los militares. Los disturbios de la noche del martes, que afectaron a parte de Copacabana, fueron una respuesta a la muerte del bailarín Douglas Pereira, de 25 años, cuyo cadáver fue encontrado por la mañana en una escuela de la favela con una herida de bala y señales de violencia.

Los habitantes de la favela atribuyeron la muerte de Pereira a la policía, durante una operación realizada la noche del lunes para tratar de localizar a Pitbull. Según el secretario de Seguridad, un grupo de diez policías fue recibido a tiros y con bombas caseras por los narcotraficantes durante el operativo. Sobre la muerte del joven que desencadenó los disturbios, prometió una investigación "transparente", "rigurosa" y rápida y confirmó que la autopsia indicó que el bailarín tenía una perforación de arma de fuego "fatal".

En los disturbios del martes murió con un tiro en la cabeza un hombre de 27 años identificado como Edilson da Silva dos Santos, un hecho que también está siendo investigado. Los habitantes de la favela montaron barricadas, causaron varios incendios y se enfrentaron con piedras a la policía que por seguridad acordonó varias cuadras de Copacabana, el barrio que concentra más hoteles de Río.

 En medio de una fuerte presencia policial, los comerciantes de la región abrieron hoy sus puertas normalmente, en un día festivo en Río de Janeiro. Además, la seguridad fue reforzada en Copacabana a 50 días del Mundial en Brasil. La violencia en una de las zonas más ricas y turísticas de la ciudad despierta dudas sobre la capacidad de las autoridades de garantizar la seguridad de cientos de miles de personas que visitarán Rio durante la Copa del Mundo, entre el 12 de junio y el 13 de julio. Pero también sobre el éxito de la estrategia de "pacificación" de favelas impulsada por el gobierno, señalan expertos.

Decenas de policías militares, entre ellos integrantes del Batallón de Operaciones Especiales (Bope), patrullaban hoy los accesos y la favela Pavao-Pavaozinho, "pacificada" desde 2009 y ubicada entre los barrios de Copacabana e Ipanema. Tras la violencia del martes, el clima era de aparente calma en la zona durante este feriado por San Jorge, patrón de ladrones, policías y portadores de armas de fuego y muy venerado en Rio.

Surfistas bajaban a la playa con sus tablas, caminando entre policías de élite fuertemente armados y decenas de basureros que limpiaban los restos de las barricadas que ardieron durante horas en los accesos a la favela.

El martes al anochecer, la muerte violenta del bailarín de TV Globo Douglas Rafael da Silva Pereira, de 25 años, presuntamente a manos de la policía en la favela Pavao-Pavaozinho, desató la rebelión de decenas de jóvenes que descendieron la colina hasta Copacabana e Ipanema y fueron confrontados con disparos de armas de fuego, bombas de ruido y gas pimienta por las fuerzas del orden.

"La policía disparaba balas de verdad y los habitantes se protegían como podían tirando piedras y botellas, con cajones de madera", contó hoy a la AFP un testigo de las protestas que sólo se identificó como Fabio. Un deficiente mental de 27 años recibió un balazo en la cabeza y murió durante la protesta en la favela por la muerte del bailarín.

"Murió tras recibir un disparo en la cara. Estaba desarmado, al igual que el resto de la comunidad que se manifestaba", dijo a AFP Alexandre Cicconelo, asesor de derechos humanos de Amnistía Internacional Brasil que sigue el caso. La policía dijo el martes de noche que el bailarín fue hallado muerto y que sus heridas indicaban que podría haber sufrido "una caída".

Pero el informe forense al que accedió el asesor de Amnistía señala que su muerte fue causada por una "hemorragia interna a raíz de una laceración pulmonar" causada por una herida perforante de tórax, que podría haber sido por un disparo.

La violencia comenzó "con manifestaciones violentísimas por parte de residentes (de la favela) ciertamente alentados por marginales, lo cual culminó con escenas de violencia, depredación, objetos quemados, coches quemados", dijo a la AFP el coronel Frederico Caldas, coordinador general de las Unidades de Policía Pacificadora (UPP) de Rio, como se denomina a las comisarías instaladas desde 2008 en decenas de favelas.

Para el asesor de Amnestía, sin embargo, "hay muchos indicios de que la muerte de Douglas fue causada por la policía". "No sabemos aún lo que pasó, pero hubo intentos de alterar la escena del crimen, y parece que lavaron el cuerpo", añadió.

"Estamos muy lejos de alcanzar el ideal de que la comunidad se sienta protegida por la policía. El objetivo de las autoridades de recuperar el control del territorio (en manos de narcotraficantes o milicianos) está en entredicho en algunas favelas", dijo a la AFP Ignacio Cano, del Laboratorio de la Violencia de la Universidad Estatal de Rio de Janeiro (UERJ).

En los últimos meses, la estrategia de "pacificación" del gobierno ha sido puesta a prueba por una serie de ataques de narcotraficantes a varias UPP, así como por la propia violencia policial, con denuncias de torturas y asesinatos de habitantes de favelas cometidos por las propias fuerzas del orden. Para Cano, las UPPs en algunas favelas han funcionado bien, mientras que en otras como el Complexo do Alemao o partes de Rocinha el Estado no ha podido asumir el control del territorio.

La policía reconoce el desafío y no niega que el narcotráfico persiste. "La política de la UPP ha cambiado la cara de Rio", aunque en muchas favelas como Pavao-Pavaozinho "existen desafíos muy grandes, ya que la venta de droga aún es muy lucrativa y la demanda solo aumenta" en Brasil, primer consumidor mundial de crack y segundo de cocaína, sostuvo el coronel Caldas.