Atentados en el sur de Irak: 22 muertos y 153 heridos

La mayoría de los ataques tuvieron lugar con coches bomba, siendo el más mortífero el que tuvo lugar en el centro de Al Hila, donde cinco personas murieron al estallar dos vehículos cargados con ...
El humo asciende del lugar de la explosión de un coche bomba en la ciudad iraquí de Kut
El humo asciende del lugar de la explosión de un coche bomba en la ciudad iraquí de Kut (AFP)

Bagdad

Al menos 22 personas murieron hoy y otras 153 resultaron heridas en una cadena de atentados, la mayoría con coches bomba y en el sur de Irak, informó a Efe una fuente de la policía.

El ataque más sangriento se produjo en el centro de Al Hila, capital de la provincia meridional de Babel, donde al menos cinco personas fallecieron y otras quince resultaron heridas por el estallido de dos vehículos cargados con explosivos.

También en el sur, pero en la localidad Al Ramiza, en la provincia de Al Muzana, al menos cuatro personas perdieron la vida y otras quince resultaron heridas en un doble atentado similar. En la provincia de Al Wasit (sur), la detonación de seis coches bomba y dos artefactos en Al Kut y Al Azizia al Suairia dejaron cuatro muertos y 62 heridos.

Mientras, cuatro policías murieron y otros tres resultaron heridos cuando dos supuestos suicidas hicieron estallar los explosivos que llevaban adosados a sus cuerpos frente a un puesto de control de la policía federal en el centro de la ciudad de Samarra, 120 kilómetros al norte de Bagdad.

En esa ciudad, un ingeniero murió por el estallido de un artefacto explosivo contra su vehículo en que viajaba. La fuente agregó que un civil pereció y otros dieciocho fueron heridos por la explosión de dos vehículos de forma consecutiva en la ciudad de Al Diwaniya, a 170 kilómetros al sur de Bagdad.

En un atentado parecido perpetrado con un solo coche, otra persona murió y nueve resultaron heridas cerca de una gasolinera en la población de Al Mahmudiya, a 30 kilómetros al sur de la capital. Además, un civil murió y otros ocho resultaron heridos por el estallido de un artefacto explosivo en la zona de Al Ameria, en el oeste de Bagdad.

También hubo dieciséis heridos por el estallido de dos vehículos en Basora, a 560 kilómetros al sur de Bagdad. A estas víctimas en las provincias meridionales se suman un muerto y un herido por la explosión de una artefacto contra un funeral en Samarra. Un soldado resultó herido por la caída de un mortero contra un puesto de control del ejército iraquí en el este de Tikrit, 170 kilómetros al norte de Bagdad.

Cinco civiles resultaron heridos tras ser detonado un artefacto explosivo en la cruce de Al Juzairan, en la zona de Al Saidia, en el suroeste de Bagdad. El terrorismo y la violencia sectaria se han incrementado en Irak estos últimos meses, los más mortíferos en cinco años, con ataques frecuentes contra los efectivos de seguridad y el ejército, y la comunidad chií.

Estos nuevos actos de violencia tuvieron lugar un día después de atentados que tomaron como blanco, entre otros, una calle llena de gente de la ciudad de Samarra, al norte de Bagdad, dejando por lo menos 16 muertos. Entre los muertos hay siete mujeres y un niño de siete años, dijo el doctor.

Esta explosión tuvo lugar en Samarra mientras la gente hacía compras antes de la fiesta de Eid al Adha, la Fiesta del Sacrificio, que comienza el martes próximo. Se trata de la festividad más importante del año para los musulmanes.

Los militantes que tratan de provocar el máximo de víctimas en Irak a menudo colocan bombas donde hay multitudes, incluyendo a los distritos comerciales, los mercados, los cafés y las mezquitas. La violencia en este país ha alcanzado un nivel sin precedentes desde 2008, cuando Irak comenzaba a salir de un brutal conflicto sectario.

Los ataques registraron un aumento muy importante desde comienzos de 2013, llegando al nivel que tenían en 2008, con balances mensuales que ahora oscilan entre 800 y mil muertos. Más de 290 personas murieron desde comienzos de octubre y más de cinco mil desde principios de este año, según un balance establecido por la AFP a partir de fuentes policiales y médicas.

Para el mes de septiembre, la ONU había anunciado un balance de casi mil muertos y más de 2,100 heridos. Pese a que el aumento de los atentados ha sido notable desde comienzos de este año, se intensificó aún más tras la huida de 500 supuestos miembros de Al Qaeda de las cárceles de Abu Graib y de Al Tayi en julio pasado.