Ataques talibanes dejan 18 muertos en Jalalabad

La primera explosión se produjo cuando un camión cargado de explosivos fue detonado en la Plaza Pashtunistan, y la segunda tuvo lugar cerca de la oficina del gobernador y de la estación de la policía.

Londres

Al menos 18 personas murieron y otras 22 resultaron heridas durante los ataques de comando de los talibanes en Jalalabad, capital de la provincia afgana de Nangarhar.

La primera explosión se produjo cuando un camión cargado de explosivos fue detonado en la Plaza Pashtunistan, y la segunda tuvo lugar cerca de la oficina del gobernador y de la estación de la policía.

Más tarde, el grupo de atacantes se enfrentó con las fuerzas de seguridad en la capital de Nangarhar, señaló el general Fazal Ahmad Sherzad a la agencia afgana de noticias PAN (Pajhwok Afghan News).

Sherzad confirmó que la cifra de muertos era 18, entre ellos 10 policías, un estudiante universitario y siete insurgentes, además de 14 herid0s, pero fuentes del hospital elevaron la cifra de 22.

El portavoz policial Hazrat Omar Mashriqiwal explicó que tres atacantes suicidas detonaron sus explosivos y otras dos personas fueron asesinadas por la policía, pero tras un tiroteo que se prolongó por más de tres horas, varios insurgentes huyeron.

El doctor Humayoun Zahir, el director del hospital provincial, confirmó haber recibido 11 cuerpos, entre ellos 10 policías, hasta el momento. La mayoría de los 22 heridos eran también policías, agregó.

De acuerdo con veriones prelimanaresm, el primer jefe del distrito policial, Aminul Haq, estaba entre los muertos, pero Mashriqiwal precisó después que el oficial estaba entre las personas heridas.

El edificio de La Televisión Nacional de Radio (ACR) fue completamente destruido debido a la intensidad de las explosiones. Un periodista resultó herido, de acuerdo con un empleado de la emisora.

El portavoz del Talibán, Zabihullah Mujahid, aseguró que los combatientes hicieron detonar un camión cargado de explosivos antes de irrumpir la oficina del gobernador y un compuesto de la policía.

La ofensiva, que se extendió durante tres horas, involucró hombres armados, bombas activadas por control remoto y atacantes suicidas.

Las fuerzas de la Organización del Atlántico Norte (OTAN) en Afganistán enviaron helicópteros al área para asistir a las fuerzas de seguridad afganas.