Ataques suicidas y coches bomba dejan al menos 21 muertos en Irak

Cuatro personas con cinturones explosivos ingresaron a una comisaría tras detonar un coche bomba estacionado fuera del edificio; intentaban liberar a  detenidos.

Bagdad

Varios ataques suicidas y con coches bomba en Irak dejaron al menos 21 muertos el lunes, dijeron fuentes médicas y policiales, en la última de una serie de acciones que han llevado la violencia a su nivel más alto en cinco años.

El ataque más mortífero tuvo lugar en Baiji, unos 180 kilómetros al norte de Bagdad, donde cuatro personas con cinturones explosivos ingresaron a una comisaría tras detonar un coche bomba estacionado fuera del edificio, dijeron fuentes policiales.

Dos de ellos detonaron su carga dentro del edificio, matando a cinco policías, mientras que otros dos tomaron el control de la comisaría durante una hora antes de detonar sus explosivos antes de que las fuerzas especiales llegasen al edificio, dijeron las fuentes.

"Creemos que el ataque estaba dirigido a la liberación de los detenidos que están en el edificio de al lado", dijo el alcalde Salih al-Qaisi, un agente de policía que estaba en el lugar.

"Todos los milicianos murieron antes de que alcanzaran el edificio de la Policía donde están los detenidos", agregó.

Ningún grupo reivindicó la responsabilidad del ataque del lunes, pero los suicidas con bomba son el sello de la rama iraquí de al Qaeda, que se fusionó este año con su filial siria para formar el Estado Islámico de Irak y Levante.

En Bagdad, una serie de coches bomba dejaron al menos 14 muertos y 34 heridos, dijeron fuentes policiales y médicas.

Este año ha sido el más violento en el país desde el período 2006-2007, cuando decenas de miles de personas murieron en un conflicto entre suníes y chiíes.

El Gobierno acusa a los grupos principalmente vinculados a al Qaeda por el repunte de la violencia, que dice que se ha agudizado con la guerra civil en Siria, donde los rebeldes mayoritariamente suníes luchan contra un Gobierno aliado de Irán, predominantemente chií.

Cientos de iraquíes murieron el mes pasado, según datos de Naciones Unidas y del Gobierno iraquí.