Ataque suicida deja 9 muertos y 22 heridos en Afganistán

Un sujeto detonó las bombas que portaba entre la multitud que asistía a un funeral, en el distrito de Burka.

Kabul

Al menos nueve personas murieron, entre ellas dos policías, y 22 resultaron heridas hoy, la mayoría civiles, en un ataque suicida perpetrado contra un funeral de un líder tribal en la provincia de Baghlan, en el norte de Afganistán, informó a Efe una fuente oficial.

El ataque ocurrió a las 10.50, local (6.20 GMT), cuando el suicida detonó las bombas que portaba entre la multitud que asistía a la ceremonia funeraria en el distrito de Burka, en el norte de la provincia, dijo el portavoz del Gobernador local, Mahmood Haqmal.

"Nueve personas, entre ellas dos policías -uno de ellos un comandante-, murieron, y otras 22, incluidos cuatro policías, resultaron heridas", afirmó Haqmal.

El funeral tenía lugar cerca de las dependencias de la Policía del distrito.

La fuente indicó que los heridos fueron evacuados a centros sanitarios del distrito y los más graves al hospital central de Pul-i-Khumri, capital de la provincia, y que el número de fallecidos podría aumentar, ya que "cuatro de ellos están en situación crítica".

En un comunicado, el jefe de Gobierno afgano, Abdulá Abdulá, cargo creado a partir de la crisis postelectoral que empezó en mayo, calificó el ataque de "acto inhumano" contra civiles.

Afganistán ha sufrido en las últimas semanas una escalada de violencia con un gran número de ataques insurgentes, entre ellos un atentado suicida que causó la muerte a 61 civiles en un partido de voleibol en el este del país hace dos semanas, en una de las peores matanzas de lo que va de año.

Las acciones violentas han golpeado especialmente a Kabul, con al menos nueve ataques en los últimos días, entre ellos tres contra objetivos occidentales.

En este contexto el país asiático se prepara para la retirada de las tropas de la ONU, ISAF, cuya misión comenzó en 2001 tras la invasión de Estados Unidos que derrocó al régimen talibán y finaliza a finales de este año.

Un contingente reducido de tropas internacionales permanecerá en el país, tras la firma ayer por parte del presidente afgano, Ashraf Gani, de dos acuerdos de seguridad que prolongan la presencia de Estados Unidos y la OTAN con un nuevo rol de asesoramiento y equipamiento de las tropas locales a partir de 2015.

Estos acuerdos prevén el despliegue de 9.800 soldados estadounidenses hasta el 2024 y de unos 3.000 o 4.000 militares de la OTAN, frente a los alrededor de 130.000 que había en 2012.