Atacante en aeropuerto de Los Ángeles envió mensaje suicida

El joven de 23 años que perpetró el tiroteo en el aeropuerto de esa ciudad californiana envió a su hermano un mensaje en el que decía que se quitaría la vida.
El padre del joven agresor avisó a la policía que su hijo iba a suicidarse.
El padre del joven agresor avisó a la policía que su hijo iba a suicidarse. (AP)

Los Ángeles

El padre del joven sospechoso del tiroteo en el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles, ocurrido este viernes, llamó a la policía aproximadamente al mismo tiempo del incidente, para reportar que su hijo había enviado un texto suicida a un hermano y que él necesitaba encontrarlo, dijo un jefe policial en Nueva Jersey.

Paul Ciancia, padre del acusado de 23 años del mismo nombre, llamó al jefe de la policía de Pennsville, Allen Cummings, poco después del mediodía para decirle que uno de sus hijos había recibido un mensaje de texto de su otro hijo "en referencia a que él se quitaría su propia vida", dijo el jefe policiaco.

Tras recibir la llamada del padre de Ciancia, el jefe policial Cummings contactó a la policía de Los Ángeles, que envió una patrulla al apartamento del joven, no se sabe si antes, durante o después del tiroteo.

Al otro lado del país y más o menos al mismo tiempo, dicen las autoridades, el joven Ciancia estaba disparando junto a la puerta de seguridad en el aeropuerto de Los Ángeles con un fusil semiautomático, con el que mató a un trabajador de seguridad e hirió a otras seis personas. Ciancia fue herido en el tiroteo y quedó arrestado, indicó la policía.

El motivo no estaba claro, pero el agresor vestía ropa militar y llevaba una bolsa en la que había una nota manuscrita que decía que "él quería matar a (agentes de la) Administración de Seguridad en el Transporte y a cerdos", de acuerdo con un funcionario policiaco.

Cummings dijo que el Departamento de Policía en Pennsville nunca había tenido problemas con el joven Ciancia, y vecinos en ese pueblo, en el estado de Delaware, señalaron que no tenían indicio alguno de que algo andaba mal.

Paul Ciancia hijo se graduó en 2008 de la Escuela Salesiana, que es católica y sólo para varones.