CRÓNICA | POR MILENIO DIGITAL

Al Assad, el médico que nunca imaginó ser presidente

Bashar al Assad, estudió medicina y vivió en Londres alejado de la política de su país

Callado, reservado y poco asiduo de la politica, Bashar al Assad se convirtiría en presidente de Siria a los 36 años

Ciudad de México

Médico oftalmólogo, aficionado a la fotografía, hijo y sucesor de Hafez al Assad, él es Bashar al Assad, actual presidente de Siria, uno de los países incluidos en la lista de no deseados por Estados Unidos.

Hace 20 años Bashar al Assad, entonces joven estudiante en Londres, fue notificado del accidente en el que su hermano mayor Basil murió al estrellar su Mercedes-Benz en una de las vialidades del Aeropuerto Internacional de Damasco, esta noticia cambiaría el rumbo de su vida.

Nunca mostró interes en la poítica por lo que decidió estudiar medicina y especializarse en oftalmologia en Londres

Bashar era el segundo en la sucesión de su padre al frente del gobierno Sirio y  tras la muerte de su hermano tuvo que salir de Londres, ciudad donde estudió la especialidad de oftalmología y dedicaba su tiempo libre a la fotografía y a su novia Asma al-Akhras.

Al-Asad nació en Damasco el 11 de septiembre de 1965, y de acuerdo con sus propias declaraciones nunca estuvo interesado en la política o el ejército, era callado y reservado, de hecho cuando su padre era presidente sólo una vez fue a visitarlo a la casa de gobierno.

Después de la muerte de su hermano Basel, su padre tomó la decisión de hacer de Bashar el nuevo heredero y durante los siguientes seis años y medio fue preparado  para su toma en el poder.

En primer lugar, se generó apoyo para Bashar en el ejército, la segunda fase fue posicionar su imagen con el público y por último se familiarizó con los mecanismos para gobernar un país.

Se le concedió poder y se convirtió en asesor político del presidente Hafez al Asad y jefe de la oficina de quejas del ciudadano.

En 1998, se encargó de la ocupación siria del Líbano, donde fue capaz de establecer su propia base de poder en el país.

Fue así como a sus 36 años heredó el lugar de su padre, como uno de los principales enemigos de la primera potencia militar del planeta, Estados Unidos.

El 17 de julio de 2000 tomó posesión como presidente y el comienzo de su mandato planteó una esperanza de cambio democrático que fue abandonada al constatarse la continuidad de la política de su padre.

Actualmente Siria vive una de las peores crisis de su historia y sus detractores, entre ellos el gobierno de Estados Unidos, ha solicitado su renuncia en varias ocasiones, a lo que el mandatario árabe ha contestado que fue hecho en Siria para vivir y morir ahí.