Aspirantes a presidencia de EU se alistan para el 'supermartes'

Las votaciones de mañana en 13 estados y un territorio de Estados Unidos pueden marcar tendencias definitivas en la carrera presidencial de cara a los comicios de noviembre.
Hillary Clinton llega confiada tras su triunfo contundente sobre Bernie Sanders en Carolina del Sur.
Hillary Clinton llega confiada tras su triunfo contundente sobre Bernie Sanders en Carolina del Sur. (Jonathan Ernst | Reuters)

Washington

La carrera hacia la Casa Blanca entrará en unas horas en una etapa que puede definir las tendencias irreversibles en algunos casos, y sacudir la lista de los aspirantes en pos de las nominaciones presidenciales demócrata y republicana.

Un total de 13 estados y un territorio celebrarán elecciones y audiencias vecinales para elegir delegados para los dos candidatos demócratas y los cinco republicanos durante la jornada llamada supermartes, donde estarán en juego casi mil 700 delegados.

La carrera presidencial se extenderá así a más estados del sur del país, ampliando la diversidad racial mostrada en Nevada y Carolina del Sur, donde el sábado Hillary Clinton se impuso por amplio margen a Bernie Sanders en las primarias demócratas.

Un total de mil 39 delegados estarán en juego en la columna demócrata, y apenas 661 entre los republicanos, donde la contienda parece haberse reducido a tres candidatos: Donald Trump, Marco Rubio y Ted Cruz.

Aunque los dos primeros deberán tener una favorable jornada para mantenerse como candidatos viables frente a Trump, para John Kasich y Ben Carson, las elecciones podrían definir su suerte.

Trump mantiene el impulso que le dio su victoria en Nevada, y aparece al frente en muchos de los estados del sur, incluyendo Florida, donde saca una ventaja de 20 puntos a Rubio, reflejando el dominio que el millonario mantiene en las encuestas y que puede consolidar después del martes.

Sin embargo, Cruz aparece a la cabeza en Texas, con un apoyo de 37 por ciento, contra 29 de Trump de acuerdo con la encuesta, aunque es claro que el magnate de bienes raíces será el candidato a vencer, y el que aparece posicionado para llevarse el mayor número de delegados.

En las últimas horas, Trump recibió el espaldarazo de dos gobernadores, Chris Christie, de Nueva Jersey, y Paul LePage, de Maine, así como de la ex gobernadora de Arizona Jan Brewer.

"Van a tener un gran problema conmigo", advirtió Trump ayer en la cadena CNN aludiendo a los ataques de otros precandidatos republicanos.

"Reunimos un número considerable de gente", dijo, de ciudadanos "encolerizados por la forma en que este país es dirigido", pero también por "la manera en que es dirigido el Partido Republicano".

También desató nuevas polémicas, al retuitear una cita de Benito Mussolini, además de que ayer evitó tomar distancia de David Duke, líder de extrema derecha y ex jefe del Ku Klux Klan, que apoya al magnate. Presionado para condenar al KKK y a los movimientos supremacistas, Trump dijo que antes debía "informarse" sobre esos grupos.

Esas declaraciones ambiguas fueron criticadas por tres de los otros cuatro precandidatos republicanos, Ted Cruz, Marco Rubio y John Kasich, gobernador de Ohio.

Pero ni Kasich ni el neurocirujano Ben Carson ganaron una sola de las cuatro contiendas republicanas, aunque Kasich terminó en tercer lugar en Nueva Hampshire. Esa elección llevó a la salida de Carly Fiorina y Chris Christie, cuyas candidaturas nunca pudieron despegar, y dos semanas atrás Jeb Bush hizo lo propio al terminar en el cuarto lugar en Carolina del Sur.

Mientras, el triunfo de Hillary Clinton en Carolina del Sur descansó en el voto negro, la mayoría de la población en ese estado, y con peso considerable en Virginia, Georgia y Arkansas, tres de los 12 estados donde habrá elecciones y convenciones demócratas.

Clinton encabeza la intención de voto en la mayoría de los estados con los más altos números de delegados en juego, como en Texas, donde 60 por ciento de los hispanos la apoyan, según la encuesta conjunta de la Universidad de Texas/Texas Tribune Poll, que mostró igualmente a Clinton con el respaldo de 70 por ciento del voto negro, contra 27 para Sanders.

Aunque Sanders domina las preferencias en Massachusetts, donde la mayoría de la población es blanca y se proyecta ganador en Vermont, Clinton parece enfilada a llevarse el mayor número de estados y delegados de la jornada del supermartes.