Asilo "muy difícil" de obtener para menores indocumentados: EU

La Casa Blanca confirmó hoy la detención desde octubre pasado de más de 52 mil inmigrantes menores de edad que llegaron al país ilegalmente y reiteraron que estos niños y niñas están sujetos a ...
Migrantes centroamericanos caminan por el sur de México en su viaje hacia Estados Unidos
Migrantes centroamericanos caminan por el sur de México en su viaje hacia Estados Unidos (EFE)

Washington

El gobierno de Estados Unidos insistió hoy en que los inmigrantes indocumentados que llegan a ese país, incluyendo un número creciente de niños, serán devueltos a sus países de origen, apuntando que el derecho de asilo será "muy difícil" de obtener. La Casa Blanca confirmó hoy la detención desde octubre pasado de más de 52 mil inmigrantes menores de edad que llegaron al país ilegalmente y reiteraron que estos niños y niñas están sujetos a la deportación a sus países.

"Puede ser que algunos hagan reclamaciones de asilo, pero quiero aclarar que el asilo es muy, muy difícil de ganar. Muy pocas personas ganan asilo en Estados Unidos", dijo Esther Olavarria, consejera del secretario de Seguridad Interna, Jeh Johnson, durante una conferencia de prensa telefónica.

Asesora legal del Departamento de Seguridad Nacional, Esther Olavarría enfatizó que la ley permite deportar a los menores de edad, desmintiendo uno de los rumores que, según las autoridades estadunidenses, ha intensificado la emigración de niños a EU "A los niños se les puede deportar y, de hecho, son deportados cada año", señaló Olavarría.

Estados Unidos se ha visto sorprendido por una migración masiva reciente de niños que entran sin papeles por su frontera suroeste, escapando de la violencia y la pobreza en, principalmente, Honduras, El Salvador y Guatemala.

Aunque el gobierno ha dicho que está aumentando el número de jueces y oficiales de asilo para tratar los casos de los menores y los adultos que los trasladan ilegalmente al país, las posibilidades de ser deportados son muy altas.

El Ejecutivo busca "asegurar" que las personas que tengan argumentos para recibir asilo puedan quedarse en Estados Unidos, "pero la gran mayoría de esos casos probablemente van a resultar en volver a sus propios países", dijo Cecilia Muñoz, directora del Consejo de Política Doméstica de la Casa Blanca.

"Esta migración de niños la hemos visto durante años", dijo Cecilia Muñoz. "Pero ahora esta migración ha aumentado por la violencia en los países centroamericanos y porque las bandas criminales le dicen a la gente que una vez que los niños entran a EU reciben un permiso y se quedarán", agregó.

Otro rumor que alimenta el éxodo de menores desde América Central señala que los niños podrán ampararse en el "status de protección temporal" (TPS), que Estados Unidos haya otorgado a sus padres. El Gobierno de EU ha extendido en décadas pasadas esos TPS a cientos de miles de centroamericanos que huyeron de sus países debido a desastres naturales como terremotos o huracanes.

"Las personas amparadas por un TPS tienen que estar en Estados Unidos a la fecha cuando se otorga el TPS", dijo Olavarría. "Los niños que vienen después no califican para el TPS", afirmó Olavarría.

Entre octubre de 2013 y mediados de junio de 2014, unos 52 mil menores cruzaron la frontera sin la compañía de adultos, más del doble de la cantidad registrada entre octubre de 2012 y el final de 2013. Además, para finales de mayo, unos 39 mil adultos con niños también fueron detenidos por las autoridades migratorias estadunidenses, según el gobierno.

"Hasta ahora hemos visto muy pocas reclamaciones de asilo por parte de estos niños", dijo Muñoz, sin detallar cuántos menores de edad siguen actualmente en los albergues que el gobierno dispuso en la frontera para alojarlos. Rick Perry, gobernador del estado de Texas, vecino de México y uno de los más afectados por el cruce de menores, visitó hoy varios centros de detención de migrantes y anunció un reforzamiento de la seguridad fronteriza.

El fenómeno de niños que cruzan la frontera sin compañía de adultos se remonta a unos tres años, pero el incremento reciente obedece, además de a la violencia centroamericana, a la creencia difundida de que los menores no serían deportados a su llegada a Estados Unidos, según el gobierno.

Ante ello, las autoridades han insistido en que los niños no se beneficiarán de un trato migratorio especial y que la prioridad es devolverlos a sus países. "El largo y arduo viaje no solo es peligroso, sino que no hay permisos o salvoconductos al final", señaló Johnson en una carta en español a los padres que envían a sus niños hacia Estados Unidos, divulgada este fin de semana en la prensa.



Ricardo Zúñiga, director para Latinoamérica del Consejo de Seguridad Nacional, enfatizó también que "quienes entran a Estados Unidos sin documentos, sean menores o adultos, están sujetos a la deportación y no recibirán los beneficios de una reforma de las leyes de inmigración ni de la 'acción diferida'".

La "acción diferida" responde a un decreto emitido en 2012 por el presidente de EU, Barack Obama, que dejó en suspenso la deportación de jóvenes nacidos en el exterior y que fueron traídos de pequeños como inmigrantes indocumentados por sus parientes.

Zúñiga añadió que Estados Unidos destinará 40 millones de dólares para la "seguridad ciudadana" en Guatemala, 25 millones para programas de prevención de la delincuencia en El Salvador -incluidos 77 nuevos centros para jóvenes- y 18.5 millones para "policía comunitaria" en Honduras, a fin de enfrentar a las pandillas.

Además, Washington proveerá 161.5 millones de dólares para programas de seguridad en América Central, dijo el funcionario. Advirtió, asimismo, que tanto los adultos como los niños que hayan sido deportados y sean capturados nuevamente por otro ingreso ilegal están sujetos a un trámite de deportación más expedito. "Los que lleguen, serán devueltos a sus países", dijo.