Asesinato de chavista aumenta temor a violencia en Venezuela

Los cuatro disparos en el rostro y el pecho de Eliécer Otaiza son un ejemplo del salvajismo cada vez mayor de los homicidios en el país sudamericano, mientras uno de los autores del crimen ha ...
Activistas contrarios al gobierno venezolano queman una camioneta de la Guardia Nacional en Caracas
Activistas contrarios al gobierno venezolano queman una camioneta de la Guardia Nacional en Caracas (AFP)

Caracas

El asesinato con saña de un ex jefe de inteligencia e histórico compañero de Hugo Chávez agravó la preocupación por la violencia Venezuela, país que ocupa el segundo lugar del mundo en índice de homicidios, que cada vez incluyen un mayor salvajismo. Cuatro disparos en el rostro y en el pecho, signos de abundantes golpes, rastros de probables torturas.

El cadáver del concejal del municipio caraqueño Libertador --que la morgue demoró 48 horas en poder identificar-- es otra prueba de la violencia desaforada que azota a 30 millones de venezolanos que se sienten indefensos y que se salda con 65 asesinatos diarios.

"He dado la orden de que se haga una investigación completa, a fondo, de las extrañas circunstancias en las que apareció asesinado" Eliécer Otaiza, dijo la noche del lunes el presidente Nicolás Maduro, quien calificó de "hermano" y "héroe" a quien estuvo con Chávez desde primera hora y lo acompañó en su intento golpista de 1992. Otaiza --quien propuso cambiar el nombre oficial del país por el de República Bolivariana de Venezuela, según recordó hoy la televisión gubernamental-- era velado hoy en la Asamblea Nacional y se esperaba que al final de la tarde concurra el presidente Maduro.

El ministro de Interior, Miguel Rodríguez, confirmó hoy la captura de uno de los asesinos de Otaiza sin precisar detalles y reiteró que aún investigan el móvil del crimen, aunque versiones de prensa señalan que fue el robo y que el cuerpo tenía el "rostro desfigurado" y presentaba "signos de haber sido torturado". "Lo identificamos, a pesar de que estaba muy golpeado", dijo a la prensa el concejal Nahúm Fernández, jefe del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) en el Concejo Municipal de Libertador.

"Está capturado uno de los señores estos que actuó en el asesinato de Eliézer Otaiza y eso nos ha permitido la identificación del resto del grupo que lo acompañaba", reveló el jefe de la cartera de Interior en un contacto telefónico por el canal público VTV. Torres señaló que las investigaciones no arrojan motivos "claros" para el asesinato de Otaiza.

Cada día la crónica roja de los medios venezolanos espanta. Y los fines de semana las morgues y casas de velatorio se ven desbordadas para servicios muchas veces con el ataúd cerrado debido a la violencia extrema que precedió la muerte y que no perdona a ningún sector social. El fin de semana, un camarógrafo del canal ViveTV fue asesinado con seis disparos por su asistente en un estacionamiento, presuntamente debido a una deuda. En otro sitio un empresario fue asaltado y asesinado de ocho disparos. Hoy, una mujer que comía un 'hot dog' en un puesto callejero fue asaltada y asesinada de varios balazos.

"La criminalidad es multicausal, pero en Venezuela las dos principales causas son la altísima impunidad --que llega al 95%-- y la altísima polarización, que como ha ocurrido en otros países de América Latina o África, termina elevando la violencia en las calles", explicó a la AFP el psicólogo Ángel Oropeza. Para el también politólogo, la impunidad además deriva en que cada vez sean más comunes los homicidios con una excesiva violencia. "Hay tanta impunidad, que si mato con facilidad y me acostumbro a matar, el siguiente paso es la saña, porque el delincuente siente que no tiene freno", opinó.

En un país crispado por la violencia y las divisiones políticas profundas, ni siquiera quienes tienen por función o preparación la responsabilidad de aquietar las aguas parecen lograrlo. Este lunes, tras conocerse el asesinato de Otaiza, la ministra de prisiones, Iris Varela, prometió "venganza" desde su cuenta de Twitter. "Debemos decirlo: Eliécer, camarada. Tu muerte será vengada", escribió la funcionaria, quien después de tres horas y decenas de críticos tuits, matizó su amenaza explicando: "para mí, venganza es ver tras las rejas a los asesinos".

La inseguridad --y el miedo cerval-- acabó en Venezuela con las salidas nocturnas, las prendas costosas exhibidas e incluso con las llamadas telefónicas en lugares públicos e instauró el miedo en especial a la noche, cuando los pocos automovilistas que se aventuran pasan sin detenerse en las luces rojas de los semáforos, prefiriendo el riesgo de un accidente.

En enero la ex reina de belleza Mónica Spear, de 29 años, y su pareja, Thomas Henry Berry, de 39 años, fueron acribillados a balazos dentro de su automóvil delante de su hija de cinco años, quien sobrevivió. El caso conmocionó a Venezuela y a la comunidad internacional. Desde entonces, el gobierno adelanta planes para reforzar la seguridad, como el patrullaje en los municipios más violentos. Estos planes han recibido un nuevo impulso al calor de las protestas callejeras contra Maduro, que dejan 41 muertos, más de 700 heridos y 145 investigaciones por violación de los derechos humanos -la mayoría por trato cruel-.

Con una tasa de 53.7 homicidios por cada cien mil habitantes, Venezuela es el segundo país del mundo con más asesinatos según cifras de Naciones Unidas de 2012. Pero la ONG Observatorio Venezolano de Violencia indicó que en 2013 esa tasa se situó en 79 cada cien mil habitantes, lo que representa 25 mil muertes.

Mientras, Maduro informó hoy de la captura hace dos días de "El Aviador", uno de los cerebros de la "insurrección guarimbera" (protestas violentas) que vive el país desde el pasado febrero y que, indicó, "está hablando y lo está diciendo todo". "Hemos capturado hace 48 horas a uno de los cerebros, llamado 'El Aviador', de la insurrección guarimbera para derrocar al gobierno durante los meses de febrero, marzo y abril", reveló Maduro durante un acto del gobierno con trabajadores, transmitido de forma obligatoria por las cadenas de radio y televisión.

El mandatario indicó que esta persona forma parte de los que "pretenden una insurrección armada contra la democracia venezolana" y que fue aprehendido con armas, mucho dinero y mucha información. "Ahí está embadurnado medio mundo", aseguró. Maduro afirmó que "El Aviador" recibía la financiación "de allá del norte" para "distribuirla" y "planificar" los cortes de tráfico en varios municipios del país. "Pagaba los francotiradores que mataron los guardias nacionales (Policía militarizada) (...) que hirieron a no sé cuantos centenares de venezolanos", aseguró.

El Gobierno venezolano ha venido denunciando la captura de supuestos líderes de grupos violentos en las últimas semanas en diferentes operativos en varios municipios del país. Maduro también denunció a finales de marzo un intento de golpe de Estado y la detención de tres generales de la Aviación, en un caso en el que supuestamente hay 30 militares detenidos como parte de ese intento de alzamiento.

Venezuela ha vivido desde el 12 de febrero una ola de protestas contra las políticas del Ejecutivo, encabezadas por la oposición y los estudiantes que, en ocasiones, se han vuelto violentas y que han dejado, a día de hoy, un saldo de 41 muertos y más de 700 heridos. Para tratar de buscar una salida, el Gobierno y la oposición han iniciado un diálogo que cuenta con los buenos oficios del nuncio vaticano y los cancilleres de Brasil, Colombia y Ecuador en representación de la Unión de Naciones del Suramericanas (Unasur).

Hoy siguieron las protestas en la calle. Una veintena de manifestantes encapuchados prendieron fuego hoy a un vehículo militar estacionado en una calle del este de Caracas. El grupo de jóvenes estaba bloqueando con escombros en llamas una calle de la urbanización caraqueña de Bello Monte y al ver el vehículo estacionado decidieron prenderlo fuego. La camioneta asignada a la Guardia Nacional Bolivariana fue incendiada principalmente en su interior.

Asimismo, decenas de seguidores del líder opositor Leopoldo López, preso en una cárcel militar desde el pasado 18 de febrero acusado de instigar hechos de violencia, celebraron hoy su 43 cumpleaños en una plaza del este de Caracas con globos de colores, tortas y hasta siluetas con su imagen. "Venezuela contigo en tu cumpleaños", se leía en una gran pancarta colgada frente a la plaza, desde donde dos señoras entregaban trozos de torta a los seguidores del dirigente político, que aclamaban su libertad.

Las tortas tenían la imagen de López y en ellas estaba escrito la frase "lucharemos hasta vencer. Fuerza y fe". "Hoy no podemos abrazar a Leopoldo, no lo podemos felicitar, no me dejaron verlo ni siquiera. Nadie ha podido ver a Leopoldo hoy, además me quitaron las visitas por quince días y con todo y eso les digo que Leopoldo está muy presente, está en nuestros corazones", declaró a los periodistas la esposa del dirigente, Lilian Tintori. Tintori, quien estaba acompañada de sus dos hijos, dijo que a López le han cantado cumpleaños en todos los estados y agradeció el apoyo que le han brindado.

También indicó que le impidieron visitarlo por haber concedido una entrevista dentro de su vehículo a una periodista del diario español ABC, mientras acudía a visitarlo. Los seguidores del líder político soltaron varios globos al aire y exclamaron "libertad" para los "presos políticos" y para López, recluido en la prisión militar de Ramo Verde, en las fueras de Caracas.

El padre de López, Leopoldo López Gil, comentó a Efe sentirse muy "triste por no poder acompañar" a su hijo en su cumpleaños, pero a su vez dijo sentir "mucho orgullo" por saber que el dirigente político le hizo "un regalo al país", que se dio "cuenta que está viviendo una dictadura, con un Gobierno infeliz". "Estamos en manos de una situación donde no es muy fácil saber cuáles son las reglas del juego", expresó López Gil sobre el caso de su hijo.

López ha sido acusado formalmente de los delitos de instigación pública, asociación para delinquir, daños a la propiedad e incendio como supuesto autor intelectual de los incidentes registrados en Caracas el 12 de febrero. Ese día una marcha pacífica terminó con un grupo de manifestantes encapuchados atacando instalaciones y vehículos públicos que fueron incendiados, unos incidentes violentos que dejaron además tres muertos, casos por los que hay acusados ocho funcionarios de cuerpos de seguridad del Estado.

Diputados opositores presentaron hoy un recurso de controversia ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) por "usurpar funciones" luego de una interpretación hecha por esta instancia que exige autorización administrativa para ejercer el derecho a manifestar. "Es un recurso de controversia constitucional que lo ejercimos como diputados en la Sala Constitucional en ocasión de la sentencia del TSJ donde limita el derecho a la protesta", indicó a Efe el jefe del bloque parlamentario de la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), Stalin González.

La Sala Constitucional del TSJ emitió el pasado día 24 una interpretación del artículo 68 de la Constitución que señala como requisito para ejercer el derecho de manifestación el contar una autorización de la autoridad administrativa correspondiente y advierte que, de no existir, podrá actuar la Policía. "Cualquier concentración, manifestación o reunión pública que no cuente con el aval previo por parte de la respectiva autoridad competente para ello podrá dar lugar a que los cuerpos policiales, (...) actúen dispersándola con el uso de los mecanismos más adecuados para ello", señaló el Tribunal en nota de prensa.

La interpretación ha sido rechazada por varios líderes opositores que consideran que tal decisión viola derechos constitucionales. Para González, la Sala "usurpó" funciones de la Asamblea Nacional como órgano legislador "porque modificó la letra y el escrito de la ley". "La ley habla de participación y ellos en la sentencia hablan de autorización para ejercer el derecho a la protesta", dijo.

Además "la Sala Constitucional debe conocer de temas constitucionales, y ellos en la sentencia solo hacen referencia a tres artículos de la ley de Partidos Políticos, lo que quiere decir que se usurpó funciones de otra sala que en este caso debió ser la Sala Político Administrativa", agregó. Para el parlamentario "la usurpación de funciones lo que busca es que el poder Ejecutivo tenga control de las manifestaciones".

Desde hace casi tres meses, Venezuela es escenario de violentas protestas contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro con reclamos contra la inseguridad, la alta inflación de 59.3% anualizada y el desabastecimiento de alimentos como café, leche, papel higiénico o productos de aseo personal, que obliga a los venezolanos a hacer largas colas en los supermercados. Aunque las manifestaciones callejeras han bajado en intensidad, desde su inicio el 4 de febrero han dejado 41 fallecidos y más de 700 heridos.