Aseguran que atentados del 11-M se idearon en Pakistán

El especialista Fernando Reinares, enfatizó que los atentados fueron “una expresión temprana y compleja de las capacidades con que podía llegar a contar Al Qaeda en Europa, dos años y medio ...

Madrid

Los atentados del 11 de marzo de 2004 en la red ferroviaria de Madrid se idearon en 2001 en Pakistán, como venganza por el desmantelamiento de una célula de Al Qaeda en España, aseguró el especialista Fernando Reinares.

El académico señaló al diario español El País que fue a finales de 2001 en la ciudad pakistaní de Karachi cuando se pensó en atentar en España, y que la movilización de los autores empezó en marzo de 2002.

Indicó que uno de los integrantes de esa célula (llamada Abu Dahdah, por ser quien la lideraba), Amer Azizi, quien tomó la decisión, y otro allegado, Mustafá Maymouni conformaban al grupo.

El investigador español señaló a tres seguidores más de Abu Dahdah —Serhane ben Abdelmajid Fakhet, el Tunecino; Said Berraj y Jamal Zougam— de tener papeles fundamentales en la preparación y ejecución de la matanza en los trenes españoles.

Expuso que a ellos se sumó Allekema Lamari, quien cumplió condena por la desarticulación en 1997 de una célula del Grupo Islámico Armado, y al salir de prisión en 2002 juró que “los españoles pagarían muy caro su detención”.

Reinares subrayó que documentos del Centro Nacional del Inteligencia (CNI) aseguran que su objetivo era atentar “contra la población y los intereses españoles”.

Asimismo, en los atentados se sumaron integrantes de una célula en España del Grupo Islámico Combatiente Marroquí, y radicales que de forma independiente tenían sus conexiones, como Jamal Ahmidan, alias “El chino”.

Tras ello, “los propios líderes de Al Qaeda en Pakistán asumieron los planes terroristas en curso unos cinco o seis meses antes del 11-M”, precisó Reinares que atribuye ese papel a Amer Azizi, que era jefe de operaciones externas de esa organización, que tenía el foco puesto en la guerra de Irak.

Lamentó que a pesar de todo ello, tras las detenciones y el juicio se creó la idea de que los atentados fueron perpetrados por una célula carente de conexiones internacionales integrada por musulmanes radicalizados en el contexto de la guerra en Irak.

Enfatizó que los atentados fueron “una expresión temprana y compleja de las capacidades con que podía llegar a contar Al Qaeda en Europa, dos años y medio después de los ataques del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos”.

Los atentados del 11-M dejaron 192 muertos y más de mil 500 heridos.