Arrestan a iraníes por hacer video con “Happy”

Afirman que los engañaron porque querían ser actores y participaron en una audición.
Las autoridades los identificaron dos horas después de difundirlo.
Las autoridades los identificaron dos horas después de difundirlo. (Especial)

Teherán

Las autoridades iraníes arrestaron a seis jóvenes de ese país por hacer y distribuir en internet un video en el que cantan y bailan la canción “Happy”, de Pharrel William, algo que han hecho decenas de personas en todo el mundo, informó la televisión nacional iraní IRIB.

El jefe de la policía iraní, Hoseyn Sayedinia, aseguró a la televisora que los seis jóvenes fueron identificados dos horas después de difundirse el video y arrestados en las seis horas siguientes.

En el programa se escuchó la voz en off supuestamente de dos de los detenidos quienes aseguraban que habían sido engañados porque querían ser actores y participaron en una audición en la que se grabó el video.

Los autores de la grabación, afirmaron, les aseguraron que tenían permiso del gobierno para grabarlo y les prometieron que éste no se difundiría.

“Nuestros jóvenes deben intentar no ser engañados por estos individuos que les prometen hacerlos actores o cantantes”, dijo Sayedinia.

El jefe de la policía advirtió, a quienes supuestamente se dedican a engañar a jóvenes, que “la reacción policial para identificar y arrestar a estos individuos es extremadamente rápida.

En el video, seis jóvenes se ven cantando alegremente la popular melodía del cantante estadunidense en terrazas y calles de Teherán.

En las últimas semanas se han publicado al menos tres videos de este tipo grabados en Irán en los que jóvenes bailan la canción, en algunas de los cuales las mujeres bailan (lo que está prohibido en el país) e incluso aparecen mostrando el cabello, sin el velo islámico, obligatorio por ley en espacios públicos.

La noticia de la detención ha provocado duras críticas contra la policía, sobre todo de jóvenes que denuncian que parece que la felicidad es motivo de arresto en Irán.

Las detenciones coinciden con repetidas protestas de los grupos más radicales que exigen al gobierno y la policía que hagan cumplir el estricto código de vestimenta y comportamiento islámico, sobre todo en el caso de las mujeres.