Oscar Arias sugiere una salida anticipada de Nicolás Maduro

El ex presidente de Costa Rica y Lech Walesa, ex presidente de Polonia, criticaron en una sesión especial de la Asamblea Nacional el modelo económico venezolano, "que ha fracasdo en todas partes".
El ex presidente de Polonia, Lech Walesa (i) y el ex presidente de Costa Rica, ambos Premio Nobel, en la conferencia de prensa en Caracas
El ex presidente de Polonia, Lech Walesa (i) y el ex presidente de Costa Rica, ambos Premio Nobel, en la conferencia de prensa en Caracas (AFP)

Caracas

El ex presidente de Costa Rica y Premio Nobel de la Paz, Óscar Arias, sugirió hoy en una sesión especial de la Asamblea Nacional venezolana en Caracas que una salida anticipada del presidente Nicolás Maduro podría facilitar una solución a la crisis por la que atraviesa Venezuela, y abogó por la liberación de políticos presos.

"El pueblo venezolano ha demandado un cambio. El contenido de ese cambio implica una negociación donde ambos bandos hagan concesiones. Para el gobierno, esto puede implicar incluso el término anticipado de su mandato según los mecanismos previstos en la propia Constitución", dijo el expresidente costarricense.

En la sesión para conmemorar el segundo aniversario del arresto del dirigente opositor Leopoldo López, Arias abogó por la promulgación de una ley de amnistía para políticos presos, aprobada por la oposición en primera discusión el martes, pese a que Maduro prometió vetarla.

"De la libertad de los presos políticos, de la libertad de Leopoldo López, depende que Venezuela pueda volver a ser reconocida como una democracia que respeta los derechos humanos", manifestó, ovacionado por la mayoritaria bancada opositora.

Un día después de que el mandatario venezolano anunciara un aumento del precio de la gasolina y una devaluación del bolívar, Arias rechazó "la implementación a ultranza de un modelo que ha fracasado en todas partes", y advirtió que Venezuela "no puede esperar meses" para corregir las distorsiones económicas.

Arias y el ex presidente de Polonia Lech Walesa, ganadores ambos del premio Nobel de la Paz, participaron en la sesión especial en el Parlamento venezolano en la que criticaron el modelo económico del país e instaron a trabajar para salir de la crisis.

"Venezuela atraviesa actualmente una emergencia humanitaria que es consecuencia directa de políticas públicas equivocadas (...) no es posible salir de esta crisis profundizando el modelo económico actual sino más bien abandonándolo", afirmó Arias.

El costarricense consideró que en las pasadas elecciones legislativas del 6 de diciembre, en las que la oposición consiguió la mayoría de los curules, Venezuela demandó "un cambio profundo de rumbo". El país caribeño "logrará salir del marasmo" solo mediante "la acción conjunta del sector público y el sector privado", afirmó.

A su juicio, urge, entre otras medidas, corregir "las distorsiones de los precios", cambiar el control cambiario que "enriquece a unos pocos y empobrece a la mayoría" y "devolver al sector privado la seguridad jurídica" a fin de generar confianza en los inversores y motivar la creación de empleos.

"La recuperación requerirá también de la asistencia de organismos financieros internacionales", indicó. El ex mandatario lamentó el "severo deterioro social" que, a su juicio, experimenta Venezuela y que se manifiesta, dijo, en un aumento de la pobreza y de la delincuencia y en condiciones de vida que "no pueden calificarse como dignas".

"Si en algún momento la revolución bolivariana se juzgo por sus intenciones, hoy es menester juzgarla por sus resultados", subrayó e instó a los gobernantes a admitir errores y negociar un nuevo rumbo para el país. Arias también criticó que el Gobierno responsabilice a actores externos por la situación que afronta Venezuela.

"Es cínico hablar de conspiración internacional, de guerra económica, de inflación inducida y de sabotaje del sector privado a quienes han sido testigos de primera mano de los errores y los abusos cometidos por las propias autoridades", señaló.

Cuando se cumplen dos años de la detención del dirigente opositor condenado a casi catorce años de prisión, Leopoldo López, Arias expresó que de su libertad y de la de "los presos políticos depende que Venezuela pueda volver a ser conocida como una democracia que respeta los derechos humanos".

Por su parte, Walesa consideró que Venezuela tiene grandes riquezas que "no se están aprovechando". "No hay peor cosa que salir del libre mercado", dijo el antiguo sindicalista y ex presidente polaco e instó a la oposición y al chavismo, cuyos representantes no asistieron a la sesión especial parlamentaria, a conversar en búsqueda de soluciones.

"No lleven a las personas a las cárceles, pónganse a trabajar (...) nuestra sabiduría depende de ser unidos", aseguró Walesa quien insistió en "no buscar culpables". En el Parlamento intervino también Nontombi Naomi Tutu, hija del obispo sudafricano y también Nobel de la Paz Desmond Tutu, quien criticó que el juicio de López haya sido "secreto" y no "transparente".

"Un acto de injusticia pone en cuestión a toda la justicia de nuestra sociedad y nuestro país", señaló.
Tutu aseguró que "la injusticia para una persona se expande a los derechos humanos y el sentido de justicia para todos". "Oprimir a quienes se oponen a las políticas es un acto contra la democracia", añadió.

La sesión especial de hoy en el Parlamento venezolano fue convocada con motivo de la visita a Venezuela de los premios Nobel para apoyar a los opositores presos.

La esposa de López, Lilian Tintori, informó que los invitados extranjeros también se encontrarán el viernes con estudiantes y "víctimas de la represión" en las protestas, y asistirán a un foro sobre libertades y derechos humanos auspiciado por Amnistía Internacional y el movimiento opositor Todos por la Libertad.

El gobierno rechaza la amnistía al asegurar que beneficiará a "terroristas" y "asesinos", como considera a López, acusado de llamar a la violencia en las protestas de 2014 que exigían la salida del poder de Maduro, y que dejaron 43 muertes.