"Argentina se sostiene porque esperamos el cambio": Macri

El candidato presidencial del partido Cambiemos, afirmó que "el 60 por ciento de los argentinos ha decidido que quiere un cambio", en un encuentro con corresponsales extranjeros en Buenos Aires.
El candidato conservador argentino, Mauricio Macri, durante su reunión con corresponsales extranjeros en Buenos Aires
El candidato conservador argentino, Mauricio Macri, durante su reunión con corresponsales extranjeros en Buenos Aires (EFE)

Buenos Aires

El candidato presidencial del partido Cambiemos, el conservador Mauricio Macri, afirmó hoy que Argentina "se sostiene porque los argentinos estamos esperando el cambio" y se mostró convencido de que se alzará con la Presidencia tras una votación en segunda vuelta.

"El 60 por ciento de los argentinos ha decidido que quiere un cambio", afirmó hoy Macri en un encuentro con corresponsales extranjeros en Buenos Aires, a tres semanas de las elecciones presidenciales.

Las encuestas apuntan una ventaja del candidato oficialista, Daniel Scioli (peronista), frente a Macri y a Sergio Massa (peronista disidente), pero pocos se atreven a pronosticar si alguno de los aspirantes logrará imponerse en la votación del próximo día 25, o habrá una segunda vuelta en noviembre.

La legislación electoral argentina exige un piso del 45 % para ganar en primera vuelta o un 40 por ciento más una diferencia de diez puntos sobre el segundo más votado. "No tenemos duda de que habrá balotaje (segunda vuelta) y que claramente hay una vocación mayoritaria de los argentinos por un cambio", subrayó Marcos Peña, uno de los más estrechos colaboradores de Macri.

El alcalde porteño dijo que más allá de que el Gobierno de Cristina Fernández "haya logrado para unos sectores de la población sostener una ficción, la inmensa mayoría de los argentinos sentimos que estamos para más, queremos vivir mejor".

"Es bastante increíble que la economía argentina, a pesar de las cosas que se han hecho mal, se haya sostenido, siento que a costa de vulnerar muchos resortes institucionales, el Banco Central, las reservas", agregó, pero "el proceso se está agotando".

"La fortaleza de la economía futura argentina es tan grande, que la expectativa del cambio sostiene el mal gobierno que tenemos hoy. Argentina se sostiene porque los argentinos estamos esperando este cambio y eso hace que nos sostengamos a pesar de la recesión económica", subrayó.

Convencido de sus posibilidades, Macri apostó por un diálogo amplio con las distintas fuerzas políticas para afianzarse en segunda vuelta. "Creemos en la necesidad de un cambio, estamos listos para con toda humildad, respeto y escucha necesaria, representar a todos aquellos que queremos convivir de otra manera", apuntó.

"Estamos listos para asumir la representación de los peronistas que quieren un cambio. Confiamos en eso para la segunda vuelta", añadió, y subrayó su voluntad de convocar a gobernadores y legisladores para elaborar "una agenda de futuro".

Macri resumió sus prioridades, en caso de llegar a la Casa Rosada, en un programa de "pobreza cero", derrota del narcotráfico y "unir a los argentinos y a Argentina con el mundo".

El jefe de Gobierno saliente de Buenos Aires abogó también por un pacto contra la corrupción porque "todos tienen que responder ante la Justicia, hay que dejar investigar y colaborar. Aquí no hay impunidad para nadie, no se puede hacer borrón y cuenta nueva".

En materia económica, apostó por impulsar el crecimiento, levantar el llamado "cepo" cambiario, "si es posible el primer día de gobierno porque cada día que pasa sin levantarlo perdemos la oportunidad de desarrollo" y la economía argentina "no aguanta una recesión".

Los subsidios, una de las principales críticas de la oposición al gobierno de Fernández, no se levantarían de inmediato en caso de un triunfo del candidato de Cambiemos, aunque se reducirían "progresivamente" mediante el impulso del empleo, explicó.

Para completar su llamada "agenda del desarrollo", sostuvo, es necesario "volver a poner a Argentina en el mundo". En política internacional, su prioridad es mejorar las relaciones con sus vecinos, especialmente con Brasil, el primer país en su agenda de visitas tras asumir la Presidencia si gana las elecciones, y con Uruguay.

En el caso de China, tras las recientes inversiones millonarias en Argentina, planteó mantener esta "relación estratégica" pero no basada en una "decisión de último minuto bastardeada por la necesidad de dólares".

Impulsar el Mercosur y las relaciones con la Unión Europea forman parte también de la agenda de política internacional de Macri. "Hay mucha esperanza sobre lo que vamos a hacer a partir del 10 de diciembre (fecha de la toma de posesión del nuevo Gobierno)", añadió.

Denuncia kirchnerista

Mientras, una legisladora kirchnerista denunció hoy a Macri por presuntas diferencias en sus declaraciones juradas patrimoniales ante organismos públicos. La denuncia judicial fue presentada por la legisladora porteña Gabriela Cerruti, quien acusó a Macri de haber presentado primero una declaración jurada de bienes correspondiente al ejercicio 2014 en su calidad de alcalde de la capital y luego una con contenido diferente en su condición de candidato presidencial.

"A pesar que ambas declaraciones juradas corresponden al período 2014 y que fueron presentadas con dos meses de diferencia, de su simple confrontación surge la existencia de diferencias sustanciales entre los activos y pasivos declarados por Mauricio Macri para el mismo período", señala la denuncia. Las diferencias, según la denuncia, estarían centradas en las valuaciones de inmuebles y otros activos.

Las declaraciones juradas fueron presentadas con dos meses de diferencia, primero ante el propio Gobierno de la ciudad de Buenos Aires y luego ante la Oficina Anticorrupción de Argentina.

Cerruti dijo a la agencia oficial Télam que la denuncia se realizó por presunta "omisión maliciosa, falsedad ideológica y por negocios incompatibles con la función pública", esto último por sus vínculos con el empresario Nicolás Caputo, uno de los principales contratistas de obra pública en la capital argentina. Tras conocerse la denuncia, el secretario general del Gobierno porteño, Marcos Peña, dijo que se presentará "toda la documentación correspondiente a la Justicia".