Argentina revoca representación del Bank of New York en el país

El gobierno de Cristina Kirchner prepara el terreno para cambiar la sede del pago de la deuda reestructurada en el país, tal y como prevé el proyecto de ley oficialista que hoy inicia su discusión ...
El jefe de Gabinete de Gobierno de Argentina, Jorge Capitanich, acompañado del ministro de Economía, Axel Kicillof
El jefe de Gabinete de Gobierno de Argentina, Jorge Capitanich, acompañado del ministro de Economía, Axel Kicillof (EFE)

Buenos Aires

El Gobierno argentino revocó la autorización para operar en Argentina al Bank of New York Mellon (BONY) y prepara el terreno para habilitar el pago de deuda reestructurada en el país, tal y como prevé el proyecto de ley oficialista que mañana comenzará a analizarse en el Senado.

"El superintendente de entidades financieras y cambiarias ha revocado la autorización para la representación del BONY en la República Argentina", anunció hoy el jefe de Gabinete del Gobierno argentino, Jorge Capitanich, durante su rueda de prensa diaria.

Según la resolución del Banco Central de la República Argentina (BCRA), fechada el 25 de agosto, "The Bank of New York Mellon no registró operaciones activas, ni existen operaciones activas vigentes desde el período que finalizó en diciembre de 2012".

"Dicha entidad es la única que no cuenta con financiamiento a residentes del país desde enero de 2013 hasta la fecha", agregó el BCRA, que adujo un incumplimiento del "objetivo operacional" que los representantes de las entidades financieras extranjeras tienen en Argentina para revocar el permiso.

El Bank of New York Mellon es el agente fiduciario establecido por los contratos de los canjes de 2005 y 2010 para intermediar en el pago a bonistas de deuda reestructurada que recientemente se vieron afectados por el bloqueo impuesto por el juez neoyorquino Thomas Griesa.

Aunque el Gobierno argentino depositó en el BONY los montos adeudados a los bonistas reestructurados, el banco neoyorquino no ha derivado los fondos a sus destinatarios porque la operación fue declarada ilegal como parte de la aplicación del fallo de Griesa favorable a fondos especulativos que reclaman el pago íntegro de la deuda.

Con el fin de evitar que el bloqueo de fondos se repita en el próximo vencimiento de deuda, el 30 de septiembre, la presidenta argentina, Cristina Fernández, confía en una tramitación rápida en el Congreso, de mayoría oficialista, del proyecto de ley de pago soberano local de deuda externa.

Esta iniciativa, que mañana comenzará a ser analizada en comisiones en el Senado, prevé que los títulos públicos emitidos en los canjes de deuda de 2005 y 2010 puedan ser cobrados voluntariamente por los tenedores en Buenos Aires, sin correr riesgo de embargo por parte de jueces extranjeros.

El proyecto habilita al Ministerio de Economía a substituir al BONY como agente de pago por la empresa de gestión de fideicomisos del estatal Banco de la Nación Argentina, Nación Fideicomisos.

Durante su rueda de prensa, Capitanich confirmó también que un grupo de inversores, liderados por el multimillonario estadunidense George Soros demandó al BONY "por incumplir el pago de bonos argentinos representando a Hyman Capital Management, por no distribuir 226 millones de euros de pago de bonos argentinos".

"El pago de intereses se rige por la ley del Reino Unido, que no se ha pronunciado sobre esto. Hasta que haya una orden similar en el Reino Unido, nos deben nuestros intereses", señalaron los inversores en la denuncia, presentada en Londres. La oposición, que se divide entre rechazar el proyecto de ley o abstenerse, lanzó hoy duras críticas a la gestión del Gobierno en el litigio con los fondos especulativos.

"La negación de los problemas trae como resultado el agravamiento de los problemas. Con la sentencia y el no acuerdo, nos encontramos con un proyecto de ley que tiene cuestiones peligrosas y complicadas", dijo hoy el diputado y líder del opositor Frente Renovador, Sergio Massa.

"El camino elegido plantea, además, restricciones que van a limitar la posibilidad de éxitos de Argentina", agregó en un comunicado Massa, candidato presidencial en las elecciones de 2015.

"Cristina (Fernández) busca irse como heroína, pero llevándose puesta a la Argentina", señaló la diputada opositora y también aspirante presidencial Elisa Carrió, quien calificó a Capitanich de "buitre entre los buitres".