Argentina muestra "malestar" ante declaraciones de embajador interino de EU

Kevin Sullivan, encargado de negocios de la legación diplomática estadunidense, afirmó que el país sudamericano está en cese de pagos, mientras Cristian Kirchner aseguró que seguirán pagando sus ...
Cristina Fernández de Kirchner, presidente de Argentina, asegura que su país pagará su deuda internacional
Cristina Fernández de Kirchner, presidente de Argentina, asegura que su país pagará su deuda internacional (EFE)

Buenos Aires

La Cancillería argentina transmitió hoy su "profundo malestar" al encargado de negocios de la embajada de Estados Unidos en Argentina, Kevin Sullivan, al que convocó por unas declaraciones en las que éste afirmó que Argentina se encuentra en cese de pagos, informaron fuentes oficiales.

El canciller Héctor Timerman citó a Sullivan y le transmitió "el profundo malestar y el enérgico rechazo del Gobierno argentino por las impropias declaraciones del diplomático estadunidense publicadas en el día de ayer", según un comunicado de la Cancillería.

"Consideramos las expresiones del encargado de la embajada de Estados Unidos desafortunadas, incorrectas, inapropiadas, que constituyen injerencia indebida en la soberanía de país", sostuvo hoy el jefe de ministros argentino, Jorge Capitanich, durante su rueda de prensa diaria.

El Ejecutivo de Cristina Fernández rechazó así las palabras de Kevin Sullivan, que se desempeña como embajador interino por ser el cargo de máximo rango diplomático actualmente en Argentina, en las que opinaba que es importante que el país suramericano "salga del default" (cese de pagos) para volver al crecimiento económico.

Sullivan hacía referencia a la crisis provocada por un fallo favorable a los fondos especulativos que demandaron al país suramericano en Nueva York para así cobrar los bonos argentinos en su poder, que no fueron reestructurados y están en mora desde el "default" de 2001.

Como parte de la aplicación del fallo, el juez neoyorquino Thomas Griesa mantiene bloqueados los fondos para el pago del último vencimiento de los bonos reestructurados hasta que el Ejecutivo de Cristina Fernández salde los 1.300 millones de dólares más intereses que debe, de acuerdo con la sentencia, a los fondos litigantes.

Sin embargo, la Casa Rosada defiende que no hay "cese de pagos" ya que Argentina depositó el dinero para pagar a tiempo y que el juez comete una intromisión al impedir que los agentes fiduciarios distribuyan los fondos a sus propietarios.

En este sentido, Timerman transmitió a Sullivan que "Argentina ha honrado todos sus compromisos en tiempo y forma" y recordó que Estados Unidos reconoció "las consecuencias perversas de la sentencia del juez Griesa, tal como expresó en abril de 2012 en su presentación como amicus curiae" de Argentina, según el texto.

"No es un problema de la Argentina; es un problema del juez (Thomas Griesa) que entorpece el proceso de pago, pero queda claro en el prospecto y en los avisos legales publicados por la Argentina que la Argentina ha depositado los fondos, que pertenecen a los bonistas", afirmó Capitanich. "Por lo tanto -agregó- si pertenecen a los bonistas la Argentina cumple, la Argentina paga" y todo ello "implica el efectivo cumplimiento del país", recalcó.

La Cancillería manifestó también al embajador interino que el Gobierno argentino "deplora" que Washington no haya aceptado dirimir las responsabilidades que le corresponden por la actuación de su Poder Judicial y que lamenta que no se haya adherido al amplio consenso logrado en Naciones Unidas para regular las reestructuraciones.

El Gobierno argentino sostiene que no puede cumplir con el fallo del juez Griesa, favorable al 1 % de los acreedores, porque violaría los acuerdos con los tenedores de bonos reestructurados (el 92.4 % del total) y desencadenaría un aluvión de denuncias millonarias.

Mientras, la presidenta argentina, Cristina Fernández, insistió hoy en que su país seguirá pagando sus deudas, pese al litigio con fondos de inversión especulativos en tribunales de Nueva York. "Nosotros pagamos y seguiremos pagando porque no vamos a permitir que tiren abajo el esfuerzo de todos estos años y de tantas generaciones de argentinos", dijo Fernández en un acto en la norteña provincia argentina de Formosa.

Argentina fue demandada ante tribunales de EU por fondos de inversión que poseen deuda argentina que está en mora desde el cese de pagos de 2001 y reclaman unos 1,300 millones de dólares, más intereses. El juez neoyorquino Thomas Griesa, que se pronunció a favor de los demandantes en un fallo que fue luego ratificado por la Corte Suprema, ha impedido que los tenedores de deuda argentina reestructurada en 2005 y 2010 puedan cobrar los vencimientos en EU.

En el acto de hoy, Fernández volvió a destacar la decisión de mayoritaria de la Asamblea General de la ONU de aprobar el pasado día 9 una resolución para impulsar un marco multilateral que regule los procesos de reestructuración de deuda soberana. "Conseguimos el apoyo de 124 naciones para lograr que por fin Naciones Unidas discuta, debate y legisle en materia de reestructuración de deuda soberana", sostuvo Fernández.

Fernández criticó a la oposición que votó la semana pasada en contra del proyecto para el pago local de la deuda como alternativa para aquellos inversores que no pueden cobran en Estados Unidos por el litigio con los fondos buitre en tribunales de Nueva York. "Algunos en su ceguera o en su incomprensión no se dan cuenta de que creen que votan contra un gobierno y en realidad están votando contra los argentinos", sostuvo la mandataria.