Argentina intenta negociar en EU sobre pago de deuda

Toda la clase política hizo frente común ante la decisión judicial estadunidense, que hoy ordenó al gobierno de Cristina Kirchner a pagar unos 1,300 mdd a dos fondos especulativos, lo que pone al ...
Buenos Aires amaneció hoy empapelada con carteles contra los fondos especulativos, denominados "fondos buitre"
Buenos Aires amaneció hoy empapelada con carteles contra los fondos especulativos, denominados "fondos buitre" (EFE)

Buenos Aires

La justicia estadunidense ordenó hoy ejecutar la condena a Argentina a pagar unos 1,300 millones de dólares a dos fondos especulativos, mientras en Buenos Aires la clase política se unía para hacer frente común ante una decisión judicial que pone al país en riesgo de default.

Luego de que esta semana la Corte Suprema estadunidense rechazara la apelación argentina, el juez federal de Nueva York Thomas Griesa levantó las medidas cautelares que frenaban la aplicación de su fallo, lo que obliga a Buenos Aires a cumplir al 30 de junio con el pago de la deuda con los fondos, a los que llama "buitres" porque compraron la deuda ya en default.

En la audiencia, abogados de Argentina anunciaron a la corte que una delegación viajará a Nueva York la próxima semana para sostener negociaciones con los fondos. "Estamos preparados para sentarnos (a dialogar) con ellos", afirmó Robert Cohen, que representa a NML. Griesa denunció además a Argentina de buscar evadir el pago de sus deudas.

Los últimos desarrollos de este litigio que se remonta a los meses posteriores a la moratoria declarada por el país sudamericano en 2001, unió a la clase política argentina que dejó de lado la confrontación para hacer frente común ante una decisión judicial en Estados Unidos.

Los políticos de la oposición que lucen como aspirantes a los comicios presidenciales de 2015, expresaron su respaldo unánime a la decisión del gobierno de Cristina Kirchner para buscar negociar una fórmula con Griesa para evitar que Argentina entre en default.

En un reflejo más de unión política frente a un fallo que pinta un panorama negro sobre la economía del país sudamericano, Buenos Aires amaneció empapelada con afiches contra los "fondos buitres". "Basta buitres. Argentina Unida en una causa nacional", se lee sobre un fondo de la bandera estadunidense y la imagen de un enorme buitre.

El juez Griesa expresó su desconfianza de que el Gobierno argentino honre sus compromisos de la deuda y se refirió con especial dureza contra el discurso de Kirchner del lunes. Kirchner dijo que su país no volverá a caer en cesación de pagos, pero acotó que "lo que no tiene es voluntad de ser sometida a extorsión".

Griesa catalogó ese mensaje de Kirchner de "desafortunado". "Eso no me genera realmente confianza de un compromiso de buena fe para pagar todas las obligaciones" de Argentina, dijo el magistrado, expresando sus dudas de que la propuesta de diálogo no fuera un "simulacro" para postergar los pagos.

Griesa había ordenado a Argentina pagar a los fondos, pero la orden quedó congelada mientras las partes esperaban si la Corte Suprema aceptaba la apelación argentina para revisar el caso.

Pero el máximo tribunal estadunidense rechazó los argumentos de Buenos Aires, y al dejar efectiva la sentencia a petición de los fondos, Griesa apuró más el reloj para que Argentina pague la deuda. Argentina debe realizar pagos el 30 de junio a tenedores de bonos reestructurados y ahora también a los fondos especulativos.

El alcalde de la capital, Mauricio Macri (PRO, derecha), archirrival de la presidenta Kirchner, dijo: "Todos vamos a estar de acuerdo en ayudar al Gobierno para que llegue a un acuerdo". "La actitud clara y coherente es privilegiar el interés nacional por sobre cualquier cuestión política", afirmó Macri en un comunicado de prensa desde Israel, donde se encuentra de gira.

Julio Cobos, ex vicepresidente de Cristina Kirchner fuertemente enfrentado a la mandataria y precandidato por el opositor frente FA-UNEN (socialdemócratas, socialistas y socialcristianos), opinó que "la resolución tiene que ser un tema de Estado" y pidió "negociar". En la búsqueda de consolidar una posición común, el ministro de Economía, Axel Kicillof, y otros miembros del Gabinete se reunieron hoy con los jefes de los bloques parlamentarios a puertas cerradas en el Congreso.

"El Congreso, a través de todos sus bloques, ha brindado el pleno respaldo a la posición argentina", dijo al término del encuentro el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich. Para el diputado Sergio Massa, postulante a la Presidencia en 2015 por el peronismo disidente, "este fallo no es el castigo a un gobierno sino una sanción a la Argentina que tiene que resolver su situación con los mercados".

La socióloga Graciela Römer, dijo a la AFP que "la actitud de la oposición no es condescendiente. Es salir a defender la posición argentina, pero no la debilidad de la negociación".