Argentina y fondos dialogan con mediador, sin avanzar hacia un acuerdo

El gobierno argentino dijo que en la reunión su equipo informó al abogado Pollack su disposición a dialogar pero insistió en suspender una decisión judicial que le obliga a pagar 1,330 ...

Nueva York

El abogado estadunidense Daniel Pollack, mediador en el conflicto legal entre Argentina y los fondos especulativos, mantuvo hoy encuentros por separado con las dos partes, sin que se avance en dirección a un acuerdo, informó su gabinete. "Las partes, incluyendo representantes de la república Argentina y de los bonistas, junto a sus respectivos abogados, vinieron a verme esta tarde. Cada uno me presentó sus posiciones, pero no en presencia de la otra parte", señaló el mediador judicial en una nota.

En la escueta declaración, Pollack añadió que "no ha sido alcanzada ninguna resolución. Tengo esperanzas de que habrá diálogo en el futuro". Argentina envió a la reunión un equipo formado por tres altos funcionarios del ministerio de Economía, además de integrantes del equipo de abogados de ese país en Nueva York.

En tanto, en una nota oficial, el gobierno de Argentina dijo que en la reunión su equipo informó a Pollack sobre su disposición a mantener el diálogo pero insistió en que sea puesta en suspenso una decisión judicial que obliga a pagar 1,330 millones de dólares a los fondos especulativos.

"La República Argentina está dispuesta a continuar con un diálogo que permita encontrar una solución en condiciones justas, equitativas y legales para el 100% de los bonistas", apuntó el comunicado. "A tal efecto resulta imprescindible que el juez disponga una suspensión de la sentencia (stay) habida cuenta de la magnitud de los montos involucrados" en la negociación, de acuerdo con la nota distribuida en Buenos Aires.

Hace exactamente una semana, el propio ministro argentino de Economía, Axel Kicillof, había encabezado la delegación de ese país en una reunión de cuatro horas con Pollack, sin la presencia de representantes de fondos especulativos. Argentina y un grupo de fondos especulativos (a los que Buenos Aires denomina "fondos buitre") mantienen una feroz batalla judicial por bonos en default desde el año 2001.

Luego de su default de 2001, Argentina realizó dos operaciones de reestructuración, en 2005 y 2010, con adhesión de casi 93% de acreedores, quienes aceptaron importantes quitas. Una parte del 7% de acreedores restantes pasaron a exigir el cobro integral en los tribunales.

Un juez de Nueva York, Thomas Griesa, determinó en un fallo que Argentina no podría efectuar nuevos pagos a los acreedores que participan de la reestructuración de su deuda (el 93% del total) hasta que no pague también a fondos especulativos que buscaron resarcimiento en los tribunales (estos fondos integran el 7% restante de acreedores que no ingresaron a canjes ofrecidos por el país sudamericano).

De acuerdo con el gobierno argentino, la sentencia de Griesa empuja al país a un nuevo cese de pagos. Argentina efectuó pagos de su deuda reestructurada el 30 de junio pero el agente fiduciario (el Bank of New York Mellon) no acreditó el dinero a los acreedores del país para no violar la sanción de Griesa.