Argentina demandará a Uruguay por planta contaminante ante Corte de La Haya

"Se dicen muchos datos aprovechando que la gente no tiene idea", d el presidente uruguayo Mujica en respuesta al informe presentado ayer por el canciller argentino Timerman, en el que denunció la ...
Jose Mujica, presidente de Uruguay
Jose Mujica, presidente de Uruguay (AFP)

Montevideo, Buenos Aires

El presidente uruguayo José Mujica dijo hoy que "se dicen muchos datos aprovechando que la gente no tiene idea", tras la presentación por parte del canciller argentino Héctor Timerman de informes científicos que indican que una planta de celulosa contamina un río compartido.

El canciller afirmó ayer que la planta de la finlandesa UPM, ubicada en el margen uruguayo del río Uruguay, contamina el cauce de agua con pesticidas, cromo, fósforo y nitrógeno orgánico, entre otras sustancias.

"Lo que no dijo el canciller es que en el lado de Gualeguaychú, en el agua, se encontró diez veces más endosulfán que de este lado", dijo Mujica al informativo Subrayado, en referencia a la afirmación del ministro de que se encontró este insecticida, prohibido en Uruguay, en los afluentes del río.

Aunque está prohibido, este insecticida "se sigue usando" fundamentalmente en los cultivos de soja, según Mujica. "De todas maneras son trazas insignificantes, ¿sabe por qué aparecen? Porque mandamos el agua a un laboratorio de Canadá que es único (...) si lo hiciéramos (los análisis) en un laboratorio de acá ni siquiera nos damos cuenta", aseguró.

"El cromo no tiene nada que ver con la madera, el cromo se utiliza en la industria del cuero y debe venir de por allá arriba (del río)", agregó Mujica. El mandatario uruguayo no cuestionó los datos elaborados por científicos argentinos pero indicó que hay que compararlos con los del estado del río Gualeguaychú, afluente del río Uruguay, de administración compartida.

"Vamos a ver que a lo largo de todo el río hay fósforo", indicó, destacando que "la mayor cantidad de fósforo la produce la ganadería extensiva".

"Se utilizan los números como para dar una idea irreversible, terrorífica, es más complicado el asunto", concluyó el mandatario. "Hay que trabajar y hay que cuidar la naturaleza y tener ciertos márgenes tolerables. Nos movemos con los estándares internacionales y Uruguay no da la derecha en eso, de que hay otros que cuidan más el medioambiente que nosotros".

Timerman presentó el informe luego que el miércoles Mujica autorizara a la planta UPM (ex Botnia) incrementar su producción de un millón de toneladas anuales a 1.2 millones, lo que generó el inmediato rechazo de Buenos Aires, que anunció que volverá a recurrir a la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

Timerman informó que su gobierno formalizará hoy la denuncia contra Uruguay por violar un tratado y una sentencia del Tribunal Internacional de La Haya, luego de que el Ejecutivo uruguayo autorizara a la planta de celulosa UPM aumentar su producción.

La planta, en funcionamiento desde 2007, ha sido objeto desde su construcción de una dura controversia con Argentina, donde ambientalistas sostienen que contamina el río fronterizo. En protesta, vecinos y ambientalistas de la ciudad de Gualeguaychú (231 km al norte de Buenos Aires) bloquearon durante casi cuatro años el tránsito de un puente internacional.

El prolongado conflicto se zanjó en 2010 en La Haya, con un fallo que apoyó la posición uruguaya de que la planta no contamina, pero ordenó un monitoreo regular para observar el impacto en el río. Argentina acusa al país vecino de violar el Tratado del Río Uruguay y la sentencia de 2010 del Tribunal de La Haya.

El presidente uruguayo, José Mujica, dio el miércoles el visto bueno para que la papelera incremente su producción en unas cien mil toneladas anuales, decisión que el Gobierno de la mandataria argentina, Cristina Fernández, llevará nuevamente ante la Corte Internacional.

En declaraciones a la radio Del Plata, el canciller Timerman aseguró que Argentina informará hoy a Uruguay de que "violaron los acuerdos", y añadió que esperan "una reflexión" por parte del Gobierno de ese país para que "se dé marcha atrás con esta decisión". Timerman reiteró que el presidente Mujica tomó una decisión "unilateral", y que por eso Argentina "no tenía otro camino que recurrir a La Haya".

El canciller sostuvo que "dejar que los intereses de una empresa estén por encima de los intereses de dos repúblicas es un error", como lo es también dejar que "manipule las relaciones entre dos países hermanos".

Añadió que "UPM realizó todas las maniobras posibles para forzar al Uruguay a tomar una decisión violatoria de los acuerdos y que llevaba a un problema muy serio entre ambos gobiernos".

Timerman recordó que le había propuesto al canciller uruguayo, Luis Almagro, continuar dialogando, "y unilateralmente el presidente Mujica hace el anuncio y nos deja totalmente descolocados".

"Nosotros pensábamos seguir dialogando y tratando de resolver este tema entre los dos gobiernos pero, sin embargo, las presiones que debe haber puesto la empresa fueron de tal magnitud que hizo que esto fracase", dijo el jefe de la diplomacia argentina.

El canciller salió también al paso de unas declaraciones atribuidas a Mujica por el dirigente socialista uruguayo Enrique Rivero en su cuenta de la red social Twitter, sobre la planta de celulosa. "Genera más fósforo el tajamar (represa) de mi chacra (casa de campo) que la planta de UPM", habría dicho el presidente uruguayo respecto a la contaminación emitida por la planta de celulosa.

En ese sentido Timerman dijo hoy que "si (la chacra de Mujica) tiene más fósforo que Botnia, debe tener una muy importante, porque el nivel de fósforo en Botnia es alarmante". "Si Uruguay va a pedir que bajen el nivel de algunos elementos como el fósforo, entonces Argentina tiene razón: contamina". aseveró el canciller argentino.