Argentina defiende en G20 subir salario mínimo para promover crecimiento

La jefa de la delegación argentina, Marta Novick, respondió en Melbourne a las críticas del secretario de Trabajo mexicano, Alfonso Navarrete, sobre los aumentos salariales en Argentina y Brasil.
Marta Novick, jefa de la delegación de Argentina en la reunión del G20 en Melbourne, en una foto de archivo
Marta Novick, jefa de la delegación de Argentina en la reunión del G20 en Melbourne, en una foto de archivo (Archivo)

Melbourne

La jefa de la delegación argentina en la cumbre de Trabajo del G20, Marta Novick, defendió hoy en Melbourne la subida del salario mínimo como estrategia de crecimiento económico y de garantía social.

El salario mínimo, que este año ha sido elevado un 31 por ciento en Argentina, supone "una contribución a la macroeconomía porque los recursos que llegan a los sectores pobres se traducen en mayor demanda, producción y crecimiento", precisó durante una entrevista con Efe.

Novick, subsecretaría de Programación Técnica y Estudios Laborales del Ministerio de Trabajo argentino, respondió a las críticas del secretario de Trabajo mexicano, Alfonso Navarrete, sobre los incrementos salariales realizados por Argentina y Brasil. "Algunos países tienen ciertas objeciones con respecto al salario mínimo porque está atado a muchas otras vinculaciones", comentó la funcionaria.

La representante sudamericana declaró que durante la cumbre, que finaliza este jueves, no se ha planteado un porcentaje de incremento conjunto del salario mínimo ya que "está vinculado a las características y especificidades de cada país".

Los países que conforman el G20, que representa el 85 por ciento de la actividad económica global y dos tercios de la población del planeta, buscan la fórmula para explicar cómo el crecimiento económico y el incremento en la rentabilidad de las empresas no se ha traducido en mejores salario.

"Si tenemos economías más prósperas con mayor productividad y no se redistribuye en el sector de trabajo, claramente se esta haciendo explotación injusta de la redistribución del ingreso", señaló. La delegada apoyó la creación de empleo como una variable de inclusión social y eje fundamental de la estrategia de crecimiento.

"Argentina y Brasil vienen levantando la jerarquía del empleo como eje en la estrategia de crecimiento porque creemos que no cualquier tipo de crecimiento puede generar empleo", señaló la técnica.

Durante la década de 1990 Argentina registró un crecimiento económico con altas tasas de desempleo que desemboco en una crisis económica, recordó Novick. "No tiene sentido un crecimiento sin empleo", remarcó.

La lucha contra los problemas que conlleva el trabajo sin regularizar, tales como la desprotección de los trabajadores, la competencia desleal entre empresas y pérdidas en las contribuciones tributarias, entre otros, ha sido uno de los temas principales de las reuniones.

"El empleo no será motor de crecimiento", si no se combaten estas prácticas irregulares, declaró la delegada argentina. De cara a la declaración final de la cumbre de Trabajo del G20, Novick insistió en la coordinación de políticas macroeconómicas, laborales y sociales, la especial atención a la situación de grupos vulnerables como mujeres y jóvenes y la creación de empleo de calidad.

El G20 se comprometió a principios de año a impulsar en los próximos cinco años el crecimiento mundial en un 2 por ciento por encima de las previsiones. Los miembros del G20 son la Unión Europea, el G7 (Estados Unidos, Canadá, Japón, Alemania, Reino Unido, Italia y Francia), Arabia Saudí, Argentina, Australia, Brasil, China, Corea del Sur, India, Indonesia, México, Rusia, Suráfrica y Turquía.

España acude como país invitado desde 2010.