Argentina vive con dolor crecimiento del narcotráfico: Iglesia

La Conferencia Episcopal católica del país sudamericano advirtió que "si la dirigencia política y social no toma medidas urgentes costará mucho tiempo y mucha sangre erradicar estas mafias que ...

Buenos Aires

La sociedad argentina vive "con dolor y preocupación" el crecimiento del narcotráfico y el país "está corriendo el riesgo de pasar a una situación de difícil retorno", afirmó este viernes la Conferencia Episcopal católica. En un documento emitido por la asamblea de obispos, se advirtió que "si la dirigencia política y social no toma medidas urgentes costará mucho tiempo y mucha sangre erradicar estas mafias que han ido ganando cada vez más espacio".

"La sociedad vive con dolor y preocupación el crecimiento del narcotráfico en nuestro país. Nos quedamos sin palabras ante el dolor de quienes lloran la pérdida de un hijo por sobredosis o hechos de violencia vinculados al narcotráfico", indicó la Conferencia. Argentina se ha convertido en los últimos años en un país de fuerte consumo, además de mantener su papel histórico de lugar de tránsito de estupefacientes, según organismos internacionales.

Atentados y crímenes se han vuelto moneda corriente, en particular en Rosario, la tercera ciudad argentina, donde se llevan contabilizados 215 homicidios en lo que va del año, la gran mayoría por hechos vinculados al narcotráfico, según estadísticas oficiales. Tras su 106 reunión anual en una casa de ejercicios espirituales de la periferia oeste, los prelados sostuvieron que "lo que escuchamos decir con frecuencia es que a esta situación de desborde se ha llegado con la complicidad y la corrupción de algunos dirigentes".

"La sociedad a menudo sospecha que miembros de fuerzas de seguridad, funcionarios de la justicia y políticos colaboran con los grupos mafiosos", se subrayó en la declaración. En setiembre pasado, el jefe antidrogas de la policía de la provincia de Córdoba (centro, segundo distrito del país) y otros cuatro agentes quedaron detenidos bajo el cargo de tener vínculos con el narcotráfico.

En octubre, el jefe de la policía de la provincia de Santa Fe (centro-este, tercer distrito), renunció tras ser acusado de presuntos lazos con el tráfico de drogas. "Es alarmante la expansión de las llamadas drogas sintéticas, que se distribuyen en diversos espacios festivos, y nos duelen las conductas autodestructivas en adolescentes o jóvenes que consumen diversas sustancias", indicaron los obispos.

En un informe de 2012 sobre Control Internacional de Narcóticos, basado en la agencia antidrogas estadunidense DEA, se subrayó que "Argentina tiene el segundo número de consumidores de cocaína en la región (600 mil), sólo después de Brasil". "Recogemos también la preocupación por la desprotección de nuestras fronteras, y por la demora en dotar de adecuados sistemas de radar a las zonas más vulnerables", agregaron los miembros del Episcopado.

En julio último, la Auditoría General de la Nación (contralor administrativo), sostuvo que "hay un cuadro general de falta de control de drogas en puertos y espacio aéreo". Sin embargo, el gobierno salió al paso de este reporte y dijo en un comunicado que "la Organización Mundial de Aduanas (OMA), con sede en Bruselas, ha efectuado auditorias en Argentina y remarcado su liderazgo en materia de incorporación de tecnología y técnicas de gestión de riesgo".

El Episcopado comentó que "a cada uno de los que han caído en la droga, le decimos con el Papa Francisco: 'Puedes levantarte, puedes remontar, te costará, pero puedes conseguirlo si de verdad lo quieres'". Entre los hechos de violencia más resonantes, en octubre pasado la vivienda del gobernador de Santa Fe, Antonio Bonfatti, fue acribillada con catorce impactos de bala por hombres que se desplazaban en motos, en un ataque que la policía atribuyó a bandas del narcotráfico.

En 2012, el jefe de la Policía de Colombia, José Roberto León, sostuvo que "frente a los fuertes golpes del gobierno colombiano contra el narcotráfico, cambian su modus operandi, buscando nuevas rutas de la droga y algunas de las que hemos detectado incluyen a Argentina, Chile, el Cono Sur para volver al Caribe e ingresar en Estados Unidos".