Argentina llama al diálogo a Venezuela y EU y rechaza injerencia

El gobierno argentino aboga por el diálogo constructivo y calificó de "inverosímil" que "cualquier país de Sudamérica o Latinoamérica pueda constituir una amenaza para la seguridad nacional de EU".
Un hombre camina junto a un muro con un grafiti que exalta al ex presidente Hugo Chávez, hoy en Caracas
Un hombre camina junto a un muro con un grafiti que exalta al ex presidente Hugo Chávez, hoy en Caracas (AFP)

Buenos Aires

El gobierno argentino exhortó hoy a Venezuela y Estados Unidos al diálogo para superar sus diferencias y rechazó toda injerencia en los asuntos internos de otros países.

"Argentina, al igual que los demás países de la región, considera que el diálogo constructivo y la negociación pacífica son el único camino para superar las diferencias, a la vez que rechaza toda injerencia en los asuntos internos de otros Estados", señaló un comunicado de la Cancillería.

La tensión entre Washington y Caracas escaló el lunes pasado cuando el presidente Barack Obama calificó la situación en el país sudamericano de "amenaza extraordinaria e inusual a la seguridad nacional y la política externa de Estados Unidos".

El gobierno argentino consideró que "la gravedad de dicha denuncia no sólo causa consternación por la dureza inusual de sus términos, casi amenazantes, sino que además provoca estupor y sorpresa".

"Es que resulta absolutamente inverosímil para cualquier persona medianamente informada que Venezuela, o cualquier país de Sudamérica o Latinoamérica, pueda constituir una amenaza para la seguridad nacional de los Estados Unidos de Norteamérica", agrega la nota de prensa.

Argentina reconoce a EU como "el país más poderoso en términos políticos, económicos, militares, científicos y de cualquier otra índole del mundo" y calificó de "absurda e injusta" la acusación.

En este marco, llama a Obama a "evitar el uso de un lenguaje impropio para un país de su importancia y responsabilidad como potencia global, o sanciones que ya han demostrado, en otros casos, que sólo conducen al fracaso y la enemistad entre los pueblos y sus gobiernos".

La Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) tiene previsto reunirse el lunes 23 para responder a la "grotesca e ilegal" injerencia de Estados Unidos en Venezuela, según el presidente de Ecuador, Rafael Correa.

Apoyo de Nicaragua

De otra parte, en Managua, la Asamblea Nacional de Nicaragua (Parlamento) aprobó hoy una declaración de apoyo y solidaridad con Venezuela ante las nuevas sanciones impuestas por los Estados Unidos contra altos funcionarios venezolanos.

La declaración fue aprobada por los 63 diputados sandinistas y sus aliados en el Congreso y tuvo el voto en contra de 23 diputados de la oposición, dijo ante el pleno el titular del Legislativo, el oficialista René Núñez.

En la declaración, a la que se sumó el diputado liberal constitucionalista Wilfredo Navarro, se condenan las sanciones impuestas por el Gobierno de los Estados Unidos a funcionarios venezolanos, y se reafirma el compromiso con la paz y la estabilidad democrática de las naciones.

El mandatario estadunidense, Barack Obama, "desgraciadamente ha actuado diferente a un presidente que busca estabilidad y la paz en el mundo", expresó Núñez durante el debate.

"Un país como Estados Unidos que tiene flotas bélicas, que tiene flotas armadas en todos los mares del mundo, que tiene bases militares en todos los continentes, que tiene armas nucleares, que domina el sistema financiero internacional", no se puede considerar amenazado por Venezuela, consideró el legislador sandinista.

Preocupación en El Salvador

En otro país centroamericano, El Salvador, el gobierno expresó hoy su "profunda preocupación" por las declaraciones del Gobierno de los Estados Unidos que califica a la República Bolivariana de Venezuela como "una amenaza para su seguridad nacional".

La Presidencia de El Salvador manifestó, a través de un comunicado, que "como país democrático y respetuoso del derecho internacional exhortamos a observar el principio fundamental de la autodeterminación de los pueblos y de no intervención en los asuntos internos de los Estados".

Abogó "por el respeto para nuestra región de los mecanismos democráticos establecidos" y alabó los "esfuerzos constructivos" de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR) para promover el diálogo y el entendimiento nacional, "a solicitud del Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela".

El Salvador instó a los gobiernos de Venezuela y Estados Unidos a "que aborden sus diferencias por medio del diálogo en el marco del respeto al principio de no injerencia en asuntos internos de cada país".

Asimismo, hizo un llamamiento a todos los países de América a trabajar por el fortalecimiento de "esta zona de paz", en referencia a Venezuela, tal como fue declarada por la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) en su reunión de La Habana, Cuba, en enero de 2014.