El rey de Arabia anuncia un puente con Egipto sobre el mar Rojo

La magna obra anunciada por Salman, en el segundo día de su visita en El Cairo, reafirma el apoyo de Riad al gobierno de Abdel Fatah al Sisi, con el que firmó 24 acuerdos de inversiones.
Abdel Fatah al Sisi (d) entrega al rey saudí Salman bin Abdulaziz el Collar del Nilo, la mayor condecoración egipcia, en el Palacio Presidencial
Abdel Fatah al Sisi (d) entrega al rey saudí Salman bin Abdulaziz el Collar del Nilo, la mayor condecoración egipcia, en el Palacio Presidencial (AFP)

El Cairo

El rey de Arabia Saudita, Salman, anunció el viernes un acuerdo con Egipto para construir un puente sobre el mar Rojo que una a ambos países, una muestra del apoyo de Riad al gobierno de Abdel Fatah al Sisi.

El monarca hizo este anuncio durante una ceremonia televisada en el segundo día de su visita a El Cairo, tras entrevistarse con el presidente egipcio Abdel Fatah al Sisi, y antes de la firma de 24 acuerdos de inversiones. "Acordé con mi hermano, su excelencia el presidente (Sisi) la construcción de un puente entre nuestros dos países" indicó el rey de Arabia Saudita en rueda de prensa televisada.

Arabia Saudita es uno de los principales apoyos económicos de la maltrecha economía egipcia, a la que ha proporcionado miles de millones de dólares tras la destitución en 2013 del presidente islamista Mohamed Morsi.

"Esta decisión histórica, que unirá a los continentes africano y asiático, es un salto cualitativo que aumentará el intercambio comercial a niveles sin precedentes", destacó Salman. La idea de realizar un puente entre ambos países ha sido evocada anteriormente, pero el proyecto nunca ha prosperado.

Miles de turistas sauditas visitan Egipto todos los años, y miles de musulmanes egipcios visitan Arabia Saudita cada año para peregrinar a la Meca. Cientos de miles de egipcios trabajan en Arabia Saudita, desde donde envían remesas que son fundamentales para la economía de su país.

Esta es la primera visita de Salman a Egipto desde su llegada al trono en enero de 2015. Sisi, visiblemente orgulloso por el anunció, propuso que el puente lleve el nombre del rey, Salman Bin Abdel Aziz. Poco antes condecoró al monarca con la más alta condecoración egipcia, la Orden del Nilo.

Un aliado estratégico

Para Arabia Saudita, una monarquía sunita, Egipto es un aliado estratégico, sobre todo en un momento en que Riad intenta compensar el peso regional de Irán, una potencia chiita muy imbricada en los conflictos en Siria y en Yemen.

La visita del rey Salman llega tras meses de especulaciones en la prensa sobre las supuestas tensiones entre ambos países, especialmente debido a la reticencia de El Cairo de intervenir activamente en la coalición árabe liderada por Riad para luchar contra los rebeldes chiitas en Yemen.

La cercanía de Sisi con el presidente ruso, Vladimir Putin, que apoya al gobierno de Bashar al Asad en Siria, también ha causado fricciones, ya que Riad asiste a algunos grupos rebeldes.

Pero para Riad, mantener a Egipto en su eje de influencia es vital, por lo que Arabia Saudita ha jugado un rol clave para sostener la economía local, lastrada por años de crisis política y sobre todo por los ataques yihadistas.

Las autoridades también anunciaron un acuerdo para contribuir una central eléctrica al oeste del El Cairo por un valor de cien millones de dólares (87.6 millones de euros), además de la construcción de "nueve complejos residenciales" en la península del Sinaí por 120 millones de dólares y la construcción de una universidad que llevará el nombre del rey saudita en Al Tur, capital de la provincia de Sinaí del Sur.