Arabia Saudí lanza nuevos ataques aéreos en Yemen

El objetivo de los bombardeos de esta noche sigue siendo frenar el avance de los rebeldes chiitas apoyados por Irán, lo que amenaza con internacionalizar el conflicto en el país árabe.
Yemeníes transportan varios heridos en una camioneta en la ciudad de Adén
Yemeníes transportan varios heridos en una camioneta en la ciudad de Adén (AFP)

Adén

Al frente de una coalición de países árabes, Arabia Saudita lanzó esta noche nuevos ataques aéreos en Yemen para frenar el avance de rebeldes chiitas, que contarían con el apoyo de Irán.

En momentos en que el presidente yemení Abd Rabo Mansur Hadi, viajaba a El Cairo para participar en una cumbre de los países árabes y buscar apoyo en el exterior, el líder de los rebeldes chiitas hutíes, Abdel Malek al Huti, calificó de "injustificada" la "agresión criminal opresiva" de la coalición liderada por Riad.

Estados Unidos, en plenas negociaciones con Teherán sobre el programa nuclear iraní, prometió apoyo logístico y de inteligencia a la coalición militar liderada por Arabia Saudita, pero sin participar directamente.

Fuertes explosiones sacudieron esta noche la capital de Yemen, Saná, donde la defensa antiaérea replicó a lo que los testigos consideraron como nuevos ataques de esta coalición, que ya había bombardeado esta ciudad, así como otras zonas del país, en la madrugada del jueves.

Además de Arabia Saudita, Bahréin, Kuwait y Catar, países del Golfo vecinos de Yemen, la operación militar cuenta, entre otros, con la participación de Egipto, Jordania, Sudán, Pakistán o Marruecos, según distintas fuentes.

El presidente iraní, Hasan Rohani, condenó esta noche "la agresión militar" contra Yemen, así como "toda intervención militar en los asuntos internos de los países independientes", pidiendo a "los países de la región que eviten cualquier acción que acentúe la crisis" yemení. "La solución al problema yemenita no es militar", agregó.

El Hezbolá libanés e Irak también condenaron lo ocurrido. Bagdad dijo ser partidario de "soluciones pacíficas, sin intervención extranjera". Por su parte, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, sostuvo hoy "que a pesar de la escalada, las negociaciones siguen siendo la única opción para resolver definitivamente la crisis en Yemen".

Confirman paradero de presidente

Por primera vez desde que los rebeldes empezaron a amenazar está semana su bastión de Adén, se logró confirmar hoy el paradero del presidente yemenita Abd Rabo Mansur Hadi, considerado como legítimo por la ONU, quien se dirigía a El Cairo.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, se refirió hoy a los ataques aéreos de Arabia Saudí en Yemen pero evitó afirmar si la acción militar se enmarca dentro de las leyes internacionales.

Ban recordó que la intervención saudí se debe al pedido del presidente Abd Rabo Mansur Hadi, quien es considerado el legítimo jefe de Estado por el Consejo de Seguridad de la ONU.

Además dijo que el Consejo de Seguridad llamó a los países a abstenerse de interferencia externa y a apoyar la transición política en Yemen. En un discurso, Ban sostuvo "que a pesar de la escalada, las negociaciones siguen siendo la única opción para resolver definitivamente la crisis en Yemen". Ban habló hoy más temprano con el ministro de Exteriores saudí, el príncipe Saud al Faisal, dijo el vocero Farhan Haq a los periodistas.

Estados Unidos, que manifestó hoy su preocupación por las "actividades iraníes" en Yemen, contempla proveer reabastecimiento en vuelo y enviar aviones radar a Arabia Saudita en apoyo a la operación militar dirigida por Riad, informaron hoy funcionarios estadunidenses.

Horas antes, la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, había denunciado un "riesgo de graves consecuencias regionales". "Estoy convencida de que la acción militar no es una solución", agregó. En cambio, el secretario general de la Liga Árabe, Nabil al Arabi, expresó su "apoyo total" a la intervención militar.

Por su parte, el Fondo Monetario Internacional (FMI), que había otorgado en septiembre a Yemen una línea de crédito de 552 millones de dólares a desembolsar por etapas durante un período de tres años, anunció hoy la suspensión por tiempo indeterminado de dicho plan de ayuda a causa de "numerosos interrogantes" sobre la crisis yemení.

Yemen es el único país de la Primavera Árabe donde el levantamiento popular llevó a la salida negociada del presidente, sustituido por quien era su vicepresidente, Abd Rabo Mansur Hadi.

Al menos catorce civiles perdieron la vida en un barrio de la capital yemenita en los primeros bombardeos, en las primeras horas de hoy, según una fuente de defensa civil. "Me voy con mi familia, Saná ya no es segura", contó Mohamed, que, como muchos otros, decidió huir de la capital de Yemen después de una noche de intensos bombardeos aéreos saudíes.

"¿Por qué Arabia Saudita y los otros países eligieron intervenir (...) cuando los hutíes ya conquistaron la mayoría de las regiones?", se preguntaba Safwan Haidar, un residente.

Para los expertos, Yemen es el escenario de una guerra entre el Irán chiita y el reino saudí sunita, que podría terminar con la desintegración del país. A esto se añade la actuación de la red sunita Al Qaeda en la Península Arábiga (AQPA), bien implantada en el sureste, y del grupo yihadista Estado Islámico.