Aprueban hoy la reforma educativa en España

La reforma propuesta por el ministro de Educación, José Ignacio Wert, finalmente será aprobada después de dos huelgas generales.
José Ignacio Wert, ministro de Eduación.
José Ignacio Wert, ministro de Eduación. (Especial)

Madrid, España

Con más de mil 600 peticiones de enmiendas, la desaprobación de toda la oposición, decenas de manifestaciones desde su borrador en 2012 y dos huelgas generales, la polémica reforma educativa española promovida por el ministro de Educación, José Ignacio Wert, será aprobada finalmente hoy en el Congreso gracias a la mayoría absoluta del conservador Partido Popular (PP).

 

La Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) supone la séptima normativa de enseñanza de la democracia de España. El proyecto de ley fue aprobado el pasado 10 de octubre en el pleno del Congreso, con el único apoyo del PP, al igual que ocurrió en el Senado la semana pasada.

 

Algunas de las modificaciones más polémicas fue la hecha por el PP en la Cámara baja para unificar los bachilleratos de Humanidades y Ciencias Sociales y que se llevó por delante la oferta obligatoria de matemáticas, lo que generó las críticas de sociedades de matemáticos, economistas y científicos.

 

Otra de las modificaciones introducidas en el Congreso, que originó la disputa entre los nacionalistas catalanes y el PP, fue reforzar el carácter vehicular del castellano en la enseñanza de todo el estado.

 

Uno de los cambios más polémicos es el de la materia de religión (que volverá a tener materia alternativa sobre valores), que contará para la nota media y para conseguir becas.

 

También en el Congreso se incluyó otra enmienda parcial para otorgar la condición de autoridad pública al profesorado, pese a que los sindicatos de profesores querían que este debate se realizara en el marco de la negociación del estatuto docente.

 

La oposición a la reforma educativa es tal que tres comunidades autónomas ya se han declarado insumisas a la nueva ley: Andalucía, Cataluña y País Vasco, que han amenazado con no aplicar el texto y recurrirlo al Tribunal Constitucional.

 

Desde la oposición (la mayor parte de la cual se ha comprometido a derogar la ley en cuanto tengan oportunidad) aseguran que esta ley “nace muerta”, en palabras del portavoz de educación del grupo Socialista, Mario Bedera, pues existe un amplísimo acuerdo de partidos, asociaciones de padres, sindicatos y alumnos contra la reforma

 

Todos estos sectores consideran que la ley será la puntilla del sistema educativo español, que va aunado a un recorte de más de 6 mil 400 millones de euros desde 2010.

 

Tras la aprobación de hoy se abre un periodo de nueve meses para desarrollar la aplicación de la nueva norma que llegará a las aulas de primaria el próximo curso 2014-2015. En 2016 se implementará en secundaria y bachillerato.