Aprueban en Rusia leyes antiterrorismo más severas antes de Olímpicos de Invierno

El evento deportivo se realizará cerca del Mar Negro, a pocos kilómetros de la región del Cáucaso Norte donde rebeldes luchan por forjar un estado islámico.
Vladimir Putin
Vladimir Putin (AFP)

Moscú

El presidente ruso, Vladimir Putin, ha firmado leyes antiterrorismo más severas antes de los Juegos Olímpicos de Invierno del 2014, que podrían obligar a familiares a pagar por cualquier daño causado por milicianos que llevan a cabo una campaña separatista en el sur de Rusia.

Los juegos se realizarán en febrero cerca del complejo turístico de Sochi, en el Mar Negro, a pocos cientos de kilómetros de la montañosa región del Cáucaso Norte donde rebeldes están luchando por forjar un estado islámico.

Moscú ha tomado medidas enérgicas para combatir la insurgencia islámica en Daguestán, el epicentro de la violencia en el Cáucaso Norte. Pero un ataque suicida -perpetrado a las afueras de la región y en el que se acusa a una mujer de Daguestán- subrayó las amenazas a la seguridad.

La nueva ley, que Putin firmó el 2 de noviembre, según documentos publicados el domingo en un sitio de internet de autoridades rusas, incluye penas de cárcel de hasta 10 años por participar en entrenamientos que "busquen llevar a cabo actividades terroristas".

"La compensación por los daños (...) causado como resultado de un acto terrorista está cubierta (...) con los bienes de una persona que cometió un acto terrorista y también de los familiares cercanos, familiares y conocidos cercanos si (...) obtuvieron dinero, objetos de valor y otras propiedades como resultado de la actividad terrorista", según la ley.

La legislación, propuesta originalmente al Parlamento por el Kremlin, también permite la incautación de propiedades de familiares y conocidos cercanos de supuestos milicianos si no logran proveer documentos que demuestren su legítima adquisición.

Activistas acusan a las autoridades de violar los derechos humanos en el Cáusaso Norte y sostienen que estas severas tácticas sólo avivan la ira y el resentimiento entre los habitantes locales.