Aprendiz de yihadista a los 12 años

El Estado Islámico entrena a cientos de niños para matar a supuestos “infieles”, sin importar las consecuencias piscológicas que tendrá dicho proceso en los menores.
EI difundió un video donde un adolescente mata a dos rusos.
EI difundió un video donde un adolescente mata a dos rusos. (AFP)

Bagdad

Empuñando una pistola, un adolescente ejecuta a sangre fría a dos hombres arrodillados frente a él. Este video estremecedor difundido recientemente por el grupo yihadista Estado Islámico (EI) ilustra el adoctrinamiento de una nueva generación.

El aprendiz yihadista, que ronda los doce años de edad, acaba de matar a dos personas acusadas de trabajar para los servicios de inteligencia rusos, dice el EI. Una afirmación que no se ha podido confirmar a través de fuentes independientes.

El joven verdugo ya había aparecido en un video de propaganda del EI en 2014. Preguntado entonces sobre qué será cuando sea adulto, el chico contesta: "Seré el que los masacre, a ustedes los infieles. Seré un muyahidín (combatiente de Dios)".

El niño, que dice llamarse Abdalá y provenir de Kazajistán, ex república soviética, porta un Kaláshnikov bajo la atenta mirada de otros chicos de su edad. Los niños también asisten a cursos de religión y árabe, y participan en ejercicios de tiro y en entrenamiento físico. "Son la próxima generación", advierte el narrador.

En los últimos seis meses, explica Charles Lister, analista de Brookings Doha Center, el EI "ha aumentado gradualmente el nivel de violencia de los niños" en su material de propaganda.

"Presentar a niños realizando actos de semejante violencia es una forma para el EI de sugerir que cualquier hombre en edad de combatir debería participar en su lucha armada", explica Lister.

El grupo yihadista inculca la violencia desde la infancia para, según Lister, "crear un entorno que le permitirá seguir reclutando a simpatizantes durante los próximos años".

Para el EI, se trata de que su "califato", decretado en junio en los territorios bajo su control en Siria y en Irak, perdure a lo largo de los años.

El EI no es el único en usar niños para su propaganda, explica Aymenn al Tamimi, investigador del Middle East Forum, pero en el caso de esta organización el mensaje cobra especial importancia, debido a que "se presenta como un verdadero Estado".

"El EI considera que los niños son esenciales para perpetuar su existencia", asegura Tamimi.

Actualmente, el grupo yihadista publica fotografías propagandísticas en las que figuran niños. Una de ellas muestra a un grupo de jóvenes enmascarados, con ropa de camuflaje y Kaláshnikov en mano, posando delante de la bandera negra de la organización.

En otra imagen se ven otros dos fusiles Kaláshnikov cerca de un joven que va calzado con botas que le quedan muy grandes.

Recientemente el grupo extremista difundió dos fotografías de niñas con velo y Kaláshnikov en mano.

Este adoctrinamiento ideológico y la participación en actos violentos tienen consecuencias psicológicas dramáticas para los niños, estima Jeffrey Bates, portavoz de la agencia de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) en Irak.

Esto planteará —dice— un grave problema a Irak dentro de unos años, porque "estamos hablando de miles y miles de niños".