Apple rechaza desbloquear iPhone usado por yihadista

Juez pide a la empresa un 'software' para ayudar en investigación del tiroteo en San Bernardino.
“Debemos enfrentarnos a lo que creemos es una extralimitación del gobierno” de EU, afirmó Tim Cook.
“Debemos enfrentarnos a lo que creemos es una extralimitación del gobierno” de EU, afirmó Tim Cook. (Josh Edelson/AFP)

San Francisco

La empresa tecnológica Apple inició ayer el que promete ser un duro pulso con la justicia y el gobierno de Estados Unidos, al negarse a desbloquear el iPhone usado por uno de los autores del tiroteo del 2 de diciembre pasado en la ciudad de San Bernardino (California), en el que murieron 14 personas.

La juez federal Sheri Pym ordenó el martes a Apple ayudar al Buró Federal de Investigación (FBI, por sus siglas en inglés) a desbloquear y acceder al teléfono usado por Syed Rizwan Farook, que murió por disparos de la policía junto con su esposa, Tashfeen Malik, después de que ambos atacaran a sus compañeros de trabajo en San Bernardino.

El aparato fue hallado en el vehículo en el que Farook, de nacionalidad estadunidense, y su esposa, Tashfeen Malik, paquistaní, presuntos seguidores de la organización yihadista Estado Islámico (EI), huían de la policía.

La decisión de la magistrada Pym, que representa una gran victoria para el gobierno estadunidense, fue calificada ayer por el consejero delegado de Apple, Tim Cook, como "un paso sin precedentes" que "amenaza" la seguridad de los clientes de la compañía. "Nos oponemos a esa orden, que tiene implicaciones más allá del caso legal en cuestión", subrayó Cook.

El responsable de Apple aseguró que la sugerencia del gobierno estadunidense de que la herramienta creada para desbloquear el iPhone se utilizaría solo una vez "no es cierta".

"Una vez creada, la técnica puede utilizarse una y otra vez en muchos dispositivos", advirtió Cook, quien añadió que sería el equivalente a "una llave maestra capaz de abrir cientos de millones de cerraduras, desde restaurantes y tiendas a casas".

"Ninguna persona razonable consideraría eso aceptable", hizo hincapié el directivo de Apple en la misiva dirigida a los clientes de la empresa.

Recordó que lo que quiere el FBI es que Apple cree una nueva versión del sistema operativo del iPhone que esquive funciones de seguridad importantes y se instale en el teléfono de Farook, cuya acción es investigada por la policía como un acto de terrorismo.

Subrayó que de caer en las manos equivocadas ese software, que no existe en la actualidad, se tendrá la capacidad de desbloquear cualquier iPhone.

"Oponerse a esta orden no es algo que hacemos a la ligera. Debemos enfrentarnos a lo que creemos es una extralimitación del gobierno de Estados Unidos", afirmó Cook.

El FBI asegura que sus expertos no han podido acceder a la información en el celular de Farook e insisten en que los datos podrían perderse permanentemente tras diez intentos fallidos de introducir la contraseña para desbloquearlo.

Google y Apple, que desarrollan los sistemas operativos utilizados en 96% de celulares del mundo, anunciaron en 2014 que habían rediseñado su software con un sistema de código que les impedía desbloquear sus propios teléfonos.

Las compañías aseguran que el mejoramiento de la seguridad es necesario para que los consumidores tengan cierta confianza en sus aparatos digitales.

En tanto, en la otra esquina, las autoridades temen que la inviolabilidad de los celulares termine ayudando a los criminales y los yihadistas.

"Es una maniobra inteligente de parte del FBI desplazarse del terreno legislativo, donde no obtendrá nada, hacia los tribunales", opina Joseph Hall, del Centro por la Democracia y la Tecnología, un grupo que defiende los derechos digitales.

El ex colaborador de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) Edward Snowden —refugiado en Rusia tras ser acusado por EU de espionaje— dijo en su cuenta de Twitter que las exigencias del FBI harían posible acceder a cualquier iPhone en media hora.

"Si el FBI puede forzar a Apple a hackear los aparatos de sus propios consumidores, entonces todos los regímenes represivos del mundo también podrán hacerlo", alerta Alex Abdo, de la poderosa Asociación de Defensa de las Libertades Civiles (ACLU). "Apple merece nuestro respeto por mantenerse firme y garantizar que los aparatos de sus clientes sean inviolables".

En forma contraria, el aspirante republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, respaldó la decisión de la juez Pym. "Estoy de acuerdo al cien por ciento con los tribunales. En este caso deberíamos de abrir" el acceso al teléfono, dijo Trump en declaraciones a la cadena de televisión Fox.