Aplazan audiencia contra Leopoldo López por incidente

Un incidente procesal trabó la realización de la segunda sesión del juicio contra el dirigente opositor venezolano, acusado por el gobierno de incitar a la violencia en las protestas.
La mujer de Leopoldo Lopez, Lilian Tintori (i), llega junto a la madre del opositor encarcelado, Antonieta Mendoza al tribunal en Caracas
La mujer de Leopoldo Lopez, Lilian Tintori (i), llega junto a la madre del opositor encarcelado, Antonieta Mendoza al tribunal en Caracas (AFP)

Caracas

Un incidente procesal trabó la realización de la segunda sesión del juicio contra el dirigente opositor venezolano Leopoldo López, preso y acusado por los hechos violentos del pasado 12 de febrero, haciendo que la vista fuera diferida para la próxima semana.

Tras cinco meses y medio encerrado en la prisión militar de Ramo Verde, adonde llegó conducido personalmente por el presidente del Parlamento, Diosdado Cabello, López deberá esperar hasta el día 13 para continuar un juicio que comenzó el 23 de julio y se presenta como un largo periplo en el tribunal 28 de Caracas.

Una "pequeña confusión" relacionada con la comparecencia de Ángel González, Damian Martín y Marco Coello, tres estudiantes acusados también por los incidentes de ese día, que están siendo juzgados en libertad, hizo posponer la sesión prevista para hoy, informó el abogado de López Juan Carlos Gutiérrez.

Según el letrado, los tres estudiantes pasaron directamente al tribunal sin identificarse ante la secretaría del tribunal antes para "certificar su presencia". "Se va a producir un diferimiento del acto previsto para el día de hoy, la continuación del juicio en contra de Leopoldo López y los estudiantes (...) para el próximo 13 de este mes", informó Gutiérrez a periodistas a las afueras del Tribunal.

El abogado Roberto Marrero, miembro también del equipo de defensa de López, valoró posteriormente como "raro y capcioso" lo sucedido hoy. "Pudiera ser una estrategia de ellos al no tener pruebas, diferir y darle largas. Esto es un juicio totalmente político. Aquí el derecho poco tiene que ver", indicó a Efe.

El líder de Voluntad Popular (VP) está acusado por los delitos de instigación pública, agavillamiento (asociación para delinquir), daños a la propiedad e incendio por los hechos violentos que se produjeron al término de una marcha el 12 febrero. Por esos incidentes también están acusados González, Martín, Coello y Holdack, los dos primeros por instigación para delinquir y los dos segundos de instigación pública, incendio, daños y agavillamiento.

Holdack es el único que está siendo juzgado recluido. "Sencillamente en este caso estábamos todos en la sala de audiencias, todos los abogados defensores, todos los cinco imputados que están sometidos a procedimiento (...) y por una pequeña confusión no se tenía esa información en el tribunal y se ordenó el diferimiento", aseveró Gutiérrez.

Marrero aseguró que la de hoy no era más que otra "audiencia más" y recordó que la defensa de López se encuentra a la espera de la apelación que presentó el pasado 19 solicitando que se les permita llevar "las pruebas" a juicio, algo que consideran que les fue denegado en la audiencia preliminar del pasado 5 de junio.

"A estas fechas no tenemos respuesta. Una respuesta positiva es lo que estamos esperando pero por lo menos que nos respondan", indicó Marrero a Efe. La defensa de López ha asegurado en varias ocasiones que en la audiencia preliminar se les negó la posibilidad de incorporar el testimonio de 60 personas a los argumentos de la defensa, lo que han tildado de "estrategia perversa" por parte de la jueza.

A las afueras del tribunal, hoy la esposa de López, Lilian Tintorí, se mostraba confiada en las posibilidades del opositor pese a que el presidente venezolano, Nicolás Maduro, afirmó hace unos días que López "tiene que pagar y va a pagar" ante la justicia.

"Tengo mucha fe de que en Venezuela la justicia va a llegar, que en Venezuela la democracia sí la vamos a defender y que le vamos a demostrar a Maduro que así él diga que hay que condenar a Leopoldo, no lo van a condenar", declaró a periodistas Tintori. Los incidentes violentos del 12 de febrero se saldaron con tres muertos y decenas de heridos y detenidos y dio inicio a una ola de protestas en Venezuela, ya extinguida, que dejó un balance oficial de 43 muertos y cientos de heridos.

Días después, el 18 de febrero, acompañado de miles de simpatizantes y con una orden de captura en su contra, López se entregó a las autoridades y desde entonces se encuentra encerrado en el penal militar de Ramo Verde a las afueras de Caracas a la espera de juicio.