Gente anónima de todo el mundo dice adiós a Mandela

Desde Pekín a Nueva York, pasando por Londres o París, ciudadanos comunes rindieron hoy un homenaje al líder sudafricano fallecido, un héroe que demostró que "un hombre puede cambiar el mundo".
Una mujer asiste con una vela a una vigilia en memoria de Mandela ante el consulado de Sudáfrica hoy en Nueva York
Una mujer asiste con una vela a una vigilia en memoria de Mandela ante el consulado de Sudáfrica hoy en Nueva York (AFP)

Londres

Velas, flores, retratos gigantes de Nelson Mandela, banderas sudafricanas, canciones, danzas, aplausos. Desde Pekín a Nueva York, pasando por Londres o París, gente anónima rindió este viernes un homenaje al héroe que demostró que "un hombre puede cambiar el mundo". En los confines de China, en la provincia central de Hunan, estudiantes depositaron flores ante una foto del primer presidente negro sudafricano en el campus de Hengyang.

En Francia, en un colegio de las afueras de París bautizado Nelson Mandela, los profesores hablaron de su desaparición "con los alumnos que no hablan de otra cosas desde esta mañana", dijo el director adjunto del establecimiento Xavier Houdot. "Este tiempo de intercambios concluyó con un minuto de aplausos", contó a la AFP.

En la mayoría de los casos, han sido las embajadas sudafricanas las que sirvieron de lugar de recogimiento como en Pekín, donde inmensas coronas de flores flanqueaban dos inmensos retratos en negro y blanco del infatigable luchador por la justicia, muerto el jueves a los 95 años. En Londres, ante la embajada que sirvió de punto de encuentro durante años de los opositores del régimen racista del apartheid, sudafricanos de todos los orígenes, entonaron un canto tradicional.

Mandela "evitó una guerra civil en Sudáfrica a principios de los años 90, y pienso que logró esta hazaña gracias a su capacidad para perdonar y olvidar el pasado por el bien del país", dice Shiraaz, uno de los sudafricanos que danza y canta."Hoy, ¡hay tantos sectores donde se puede seguir su ejemplo!, exclama. Centenares de personas, algunas envueltas en pañuelos con los colores del país, hacen fila en el frío para firmar un libro de condolencias, en el que el primer ministro David Cameron rindió un homenaje un poco antes al "hacedor de paz".

Los mensajes también se acumulan en la acera frente a la embajada. "El padre de África", se puede leer en una foto enmarcada de Mandela. "Gracias por los sacrificios que hizo por nosotros", escribió otro desconocido. En el Parliament Square donde se erige una estatua de bronce de Mandela frente al parlamento, otro anónimos rinde homenaje al que "mostró al planeta que un hombre puede cambiar el mundo". "Nelson Mandela es probablemente la única persona que puede ser calificada con toda justicia de leyenda por todo lo que ha hecho. Logró unir a un pueblo profundamente dividido", dice a la AFP Harry, un habitante de Edimburgo (Escocia).

"Mi momento preferido fue en la Copa del Mundo de Rugby en 1995 cuando Mandela entregó el trofeo (a los Springboks) vistiendo la camiseta del equipo sudafricano. Es un momento que inspiró a cualquiera, independientemente de sus orígenes", estima. Maeve, de Johannesburgo, que trata de contener las lágrimas, admiraba al hombre "lleno de amor y perdón". "No puedo imaginar a nadie que pueda igualar un día su estatura. Fue único en su género", dice. El sábado, los estadios de fútbol de la Premier League observarán un minuto de silencio en homenaje a Mandela, el hombre que utilizó al deporte para dejar KO al apartheid, el régimen segregacionista.

En Ucrania, donde la oposición reclama la salida del presidente Viktor Yanukovich tras su marcha atrás a la integración europea por presiones de Rusia, un manifestante de 58 años, homenajea a Mandela, "símbolo de democracia y de igualdad entre todas las naciones y todas las razas". "Fue un gran personaje, nosotros le respetamos". En Canberra, desconocidos depositaron flores en el césped de la embajada sudafricana. Al igual que en Bruselas.

En Nueva Zelanda, el museo de la guerra de Auckland se vistió con los colores de Sudáfrica: verde, rojo, azul, amarillo, negro y blanco. En Nueva York, en el Times Square, en las pantallas luminosas mensajes anunciaban la muerte de un "hombre verdaderamente grande". Y en París, el ministerio de Relaciones Exteriores desplegó una impresionante foto de un sonriente Mandela, que saludaba con la mano. Aunque a lo mejor era una señal de adiós.