Busca Merkel “conversaciones razonables” con EU

La canciller alemana afirmó que "la confianza sólo puede ser restaurada a través de conversaciones y ciertos acuerdos", respecto al espionaje.
La canciller alemana, Angela Merkel, respondió con una sonrisa ante la sorpresiva interpretación.
La canciller alemana, Angela Merkel. (Especial)

Berlín

Alemania quiere sostener unas "conversaciones razonables" con Estados Unidos sobre el presunto espionaje norteamericano, afirmó el viernes la canciller Angela Merkel, indicando que Berlín mantiene su objetivo de lograr un acuerdo formal.

Washington ha rechazado la idea de un posible trato para no espiar, como lo ha exigido Alemania desde el año pasado tras divulgarse versiones de que la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos estaba realizando un espionaje masivo a los ciudadanos alemanes, incluso interceptando las llamadas del celular de Merkel.

El descubrimiento de dos presuntos espías de Estados Unidos en Alemania a principios de mes avivó aún más la ira de Alemania, lo que provocó que Merkel exigiera la salida del jefe de la oficina de la CIA en Berlín.

"La confianza sólo puede ser restaurada a través de conversaciones y ciertos acuerdos", dijo Merkel en su primera conferencia de prensa larga desde que ambos dos casos de espionaje salieron a la luz.

"Vamos a buscar esas conversaciones, aunque no puedo anunciar nada concreto en este momento", dijo. Merkel dijo que no espera "acuerdos rápidos".

Merkel, quien creció en la Alemania Oriental comunista, donde la vigilancia estatal era común, dijo que su gobierno y el del presidente Barack Obama tienen "posiciones diferentes sobre lo que se necesita hacer para garantizar la seguridad y al mismo tiempo proteger los datos de las personas".

Mientras que el gobierno de Obama ha mantenido prácticamente el silencio, los comentaristas estadunidenses han defendido la necesidad de espiar, incluso a aliados cercanos como Alemania, citando los estrechos vínculos del país europeo con Rusia y el hecho de que varios miembros de la célula terrorista de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 vivían en Hamburgo antes de lanzar los atentados.

Merkel desestimó la idea de que su gobierno pudiese permitir que Edward Snowden, el ex contratista de la NSA cuyas filtraciones desataron una oleada de revelaciones sobre el espionaje norteamericano en el mundo, viaje a Alemania.