Análisis: Macri gana apoyo clave de cara a elecciones presidenciales

El líder derechista argentino ve reforzadas sus aspiraciones de llegar a la presidencia de Argentina en octubre con el apoyo de la Unión Cívica Radical, partido histórico de centro-izquierda.
El alcalde de Buenos Aires, Mauricio Macri, aspira a llegar a la Casa Rosada, la residencia presidencial argentina, tras los comicios de octubre
El alcalde de Buenos Aires, Mauricio Macri, aspira a llegar a la Casa Rosada, la residencia presidencial argentina, tras los comicios de octubre (EFE)

Buenos Aires

El alcalde de Buenos Aires, el derechista Mauricio Macri, logró este fin de semana un impulso clave para las presidenciales de octubre en Argentina: el apoyo de la Unión Cívica Radical (UCR), partido histórico de centro-izquierda.

La alianza con este partido miembro de la Internacional Socialista, el más longevo y el mejor estructurado en la geografía argentina de la oposición al peronismo, era codiciada por dos de los principales candidatos, Sergio Massa, disidente kirchnerista de centro derecha, y Macri.

El analista político Rosendo Fraga consideró que con el pacto a favor de Macri crecen las posibilidades de que se convierta en "el candidato opositor más votado de las PASO (primarias) y en octubre", cuando se celebrarán las presidenciales.

El acuerdo da nacimiento a una alianza opositora de fuerza sin precedentes en los doce años de gobiernos del fallecido Néstor Kirchner (2003-2007) y de Cristina Kirchner (2007-2011 y reelegida), que transita el final de su segundo y último mandato sin bendecir a ninguno de los precandidatos de su sector político.

Macri, un magnate empresario de 56 años y ex presidente del club de fútbol de Boca Juniors, lidera los últimos sondeos, con un 27% de intención de voto, frente a 24% para el gobernador de Buenos Aires Daniel Scioli, principal precandidato por el oficialista Frente para la Victoria (FPV), que nuclea al kirchnerismo (peronismo de centroizquierda).

De primera lectura "el acuerdo representa un punto a favor de Macri que lo va consolidando como el principal candidato opositor", dijo a la AFP la analista de opinión pública Mariel Fornoni, directora de la consultora Management & Fit.

La alianza, sellada en una agitada convención nacional de la UCR el fin de semana, le tiende a Macri sobre la mesa algo que no tenía: estructura en todo el territorio nacional, una ventaja para su joven partido Propuesta Republicana (PRO).

El radicalismo, un partido tradicional fundado en el siglo XIX, posee peso electoral en los 24 distritos del país, y controla una gobernación provincial, en Corrientes (nordeste), y 432 alcaldías, según cifras del Comité Nacional UCR.

El radicalismo aporta poder

La flamante alianza debilitó a Massa, otro peronista disidente y candidato a la presidencia que figura tercero en la intención de voto, con 18%, y que pugnaba por conseguir igual trato con la UCR, pero acabó con las manos vacías.

Macri y Massa querían sacar provecho del ala más conservadora de la UCR, liderada por Ernesto Sanz, quien competirá con Macri en las primarias del 9 de agosto para dirimir el candidato presidencial por este polo opositor del que participa la menos numerosa Coalición Cívica (CC), de centro derecha.

Para Scioli se trata de una "alianza con contradicciones", que se constituyó "en contra de" (el kirchnerismo)". El gobernador de Buenos Aires dijo a radio Mitre que ahora siente "la enorme responsabilidad de llevar al peronismo a la victoria". El analista Fraga, de su parte, declaró a la misma radio que "al kirchnerismo le queda cómodo polarizar con Macri" porque "le da una ventaja".

Pero Juan Germano, director de la consultora de opinión publica Isonomía, fue mas cauto y sostuvo que "aunque Macri aparece como el más beneficiado, el resultado de la jugada en términos electorales es una incógnita", según dijo a la AFP.

Temor al pasado

La decisión fue adoptada en la madrugada del lunes en la ciudad de Gualeguaychú (centro-este) por 186 votos contra 130 en la Convención Nacional del radicalismo, la segunda fuerza legislativa y política de Argentina detrás del gobernante peronismo.

No faltaron los exabruptos por la exasperación en el ala más progresista del radicalismo, que se resiste a participar en unas primarias con la derecha y considera que este pacto puede "llevar al partido a una histórica ruptura", opinó Germano.

Macri y Sanz competirán entre sí en las primarias del 9 de agosto y el más más votado de la coalición PRO-UCR-CC será el candidato a presidente que enfrente al kirchnerismo. El voto del fin de semana refleja las divisiones en la UCR, que en abril de 2014 fundó la alianza de centro izquierda Frente Amplio-UNEN, hoy casi desintegrada.

Los dos últimos presidentes de Argentina que tuvo la UCR reflejan esa dicotomía: Raúl Alfonsín, político de centro izquierda que se convirtió en el primer presidente democrático post-dictadura (1983-89); mientras que Fernando De la Rúa (1990-2001) siguió con la política ultra liberal de los años 1990 que llevó al país a la debacle en 2001, un duro golpe del que nunca más volvió a tener un candidato competitivo.